Economia

Economia (573)

Nadie podría sensatamente reclamarle al gobierno de Alberto Fernández que tuviera todo previsto y calculado al declarar la cuarentena obligatoria para enfrentar la dimensión desconocida de la pandemia global de coronavirus.

 

La cuarentena está teniendo un efecto devastador sobre el sector privado. Hubo fuertes presiones de las principales cámaras empresarias del país para que el Gobierno suavice las medidas de aislamiento. El Presidente tuvo que aceptar que después de Semana Santa habrá un regreso a la actividad comercial, aunque con restricciones

 

La recaudación tributaria nacional de marzo difundida la última semana reflejó el impacto sobre la actividad económica de la cuarentena impuesta por el gobierno y se prevé un efecto peor en abril.

 

En la UIA dicen que, en materia económica, el Gobierno no tiene plan de crisis y va detrás de los acontecimientos. El Presidente puso a otros funcionarios a monitorear la negociación de la deuda que lidera el ministro Guzmán. Quiere resolver el tema.

 

Nunca lo reconocerán en público, pero casi todos los gestores de la salud privada en la Argentina habían ayer levantado el teléfono para hacerles consultas a sus abogados.

 

Órdenes de Alberto F.: abrir importaciones para controlar precios de productos que se fabrican en el país y evitar trampas impositivas

 

La economía de la Argentina transita por un terreno mucho más pantanoso de lo que esperaba. La frazada es corta y cualquier situación que se atienda se sabe que tiene algo negativo como contrapartida. Es decir, si la elección es cubrirse el cuerpo, los pies quedan afuera, y viceversa.

 

La pandemia del coronavirus nos ha obligado a todos a incursionar por la selva de lo desconocido y lo ignorado en varias dimensiones.

 

Estamos frente a un shock de una duración y magnitud impredecibles. Se pueden aventurar hipótesis y hacer proyecciones de variables económicas claves a partir de esas hipótesis; pero siempre quedaremos insatisfechos.

 

Las fábricas y los comercios, mientras están cerrados, tienen ingresos cero, pero igual tienen que pagar salarios, seguros, impuestos, etc. Ergo, no es que ganan menos, sino que pierden. Esta verdad elemental fue ignorada por el presidente Alberto Ángel Fernández, cuando el domingo pasado anunció la prolongación del aislamiento hasta el 13 de abril próximo.

 

Página 1 de 41

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…