Imprimir esta página
Viernes, 02 Agosto 2019 00:00

Inquietudes empresarias a nueve días de las PASO - Por Silvia Naishtat

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

En la UIA resaltan la calma social que no se alteró pese a la disputa electoral y alientan un giro copernicano del próximo gobierno en lo fiscal para estimular un shock de inversiones.

 

Basta verlos en el comedor central de la Rural, como estrellas de las mesas que sientan a dueños de campos e industrias, mientras dura la muestra de Palermo. Son los sociólogos y analistas políticos que no difunden sus encuestas salvo para clientes que las pagan. Uno comentó que el largo plazo de la Argentina son las primarias del domingo 11. “Estamos en el empujón final de una elección con cierta paridad. Después vendrá octubre”, dijo. Goethe supo escribir que cada paso es una meta, sin dejar de ser un paso.

Puesto a trazar escenarios, otro soltó que, con el dólar tranquilo, el votante del Conurbano encontró “excusas” en la obra pública y en la lucha contra los narcos para votar al oficialismo. ¿Cuántos son?, preguntó un empresario. “Los que tienen resuelto el día a día” inquietó el consultor, dada la situación social. Y señaló una línea divisoria que atraviesa todas las clases sociales entre los jóvenes y mayores de 50. Los sub 50 se inclinan por los Fernández.

En ese ambiente imaginan que si gana el oficialismo habrá otra gestión de poder y nuevas figuras entre los gobernadores jóvenes que buscarán suceder a Macri. Y si triunfa Alberto Fernández describen un sistema que buscará durar ocho años.

Entre tanto, aquellos empresarios que frecuentan Olivos deslizan que observan a un Macri muy enfocado en la campaña, que les insiste que no hay margen de error y que, si bien la economía influye, también lo hace el sistema de valores. El Presidente saludó a uno de ellos con esta frase: “Hicimos lo que teníamos que hacer, pero no lo que vinimos a hacer”.

Será por eso que Laura Alonso envió una carta personal a los dueños y CEO de las 100 mayores compañías de la Argentina para comentarles acerca de la sanción de la ley 27.401, vigente desde marzo de 2018 y conocida como la ley de responsabilidad penal empresaria por el delito de corrupción. La intención de la titular de la Oficina Anticorrupción es clarificar las “zonas grises”. Tal vez lo hizo para que se vayan haciendo a la idea de planes de integridad y cuanto antes, mejor. Esta semana circuló entre las cotizantes argentinas en Wall Street que la SEC (Security Exchange Commission) decidió aumentar su premio a los “soplones” que informen sobre hechos de corrupción con recompensas de US$ 4 millones por la “cooperación”. En ese mecanismo la SECya lleva desembolsados US$ 365 millones desde 2012.

Por cierto, para muchas empresas el escenario es otro desde los cuadernos de las coimas. A las que están mencionadas en los cuadernos los bancos les dieron vuelta la cara. Y a las que no lo están, pero son del rubro de la construcción, les cuesta obtener financiamiento. También cambió el criterio de elegibilidad para trabajar con el Estado. En la Cámara de la Construcción, Julio Crivelli, habla de la tormenta perfecta entre la obra privada, que es el 70% de la actividad, paralizada por la incertidumbre electoral y la de ingeniería, que es la obra pública de envergadura, sin financiamiento. Varias están en serias dificultades. Los estudios de abogados expertos en concursos concluyen que, gracias al clima electoral, se prefiere esperar a fin de año para acudir a la justicia, mientras se multiplican acuerdos privados con acreedores y protocolos laborales de coyuntura por seis meses con los sindicatos. Hay incluso un activo grupo de managers que ofrece firmas medianas con participación de mercado que hoy están boqueando. Negocian la venta con manejo incluido a fondos integrados en parte por argentinos que conservan ahorros afuera.

En la secretaría de Energía, con la batuta de Gustavo Lopetegui, describen otro panorama con el gasoducto para sacar el gas de Vaca Muerta que acaban de licitar. La obra que involucra US$ 2.000 millones tiene urgencia ya que hay gas de sobra. A tal punto, que YPF está cerrando los pozos y muchas inversiones dirigiéndose al petróleo no convencional. Suena increíble en una Argentina que tuvo un déficit energético de US$ 7.000 millones por año en el último tramo de Cristina Kirchner. El equipo Lopetegui viene de decirles a las petroleras que el precio de la nafta está en paridad con el internacional y que al desdoblarse el aumento del impuesto a los combustibles no hay necesidad de aumento. ¿Se quedará quieto?

“Hola Joaquín soy Mauricio Macri, gracias por haber conformado este grupo de nuez pecan en Entre Ríos y haber abierto las exportaciones a Brasil… un cariño grande a todos los productores y a sus familias”, fue el mensaje que recibió Joaquín Torassa, de Alto Pecan. Al relanzar el ministerio de Agricultura, Macri apuesta a ese nuevo eje de exportaciones competitivas y mano de obra intensiva como las del vino, olivo, avellanas, las ciruelas, y el pistacho, que requieren un dólar normal y financiamiento razonable. La familia Bulgheroni picó en punta con sus campos en la Patagonia desarrollando las cerezas de aparición más tardía. Los chilenos están desembarcando con la trucha salmonada en Neuquén. Y el “rey de las legumbres”, José Macera, decidió apostar también por la carne: está abriendo un frigorífico de última generación en Tartagal para exportar carne desde Chile a China. Beijing por los precios atractivos que paga ya está cambiando el negocio.

Para Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal que aglutina a las alimenticias, los datos de actividad son menos malos y ayudan a aflojar tensiones, dentro de realidades muy disímiles aún en este sector con fama de ser el más competitivo. Entre los que más sufren están las bebidas sin alcohol, golosinas y conservas, en medio de un costo financiero tan alto que muchos prefieren financiarse con los planes de la Afip que cobran menos intereses si se demora el pago de impuestos. En la UIA resaltan la calma social que no se alteró pese a la disputa electoral y alientan un giro copernicano del próximo gobierno en lo fiscal para estimular un shock de inversiones. ¿Alcanzará? Teddy Karagazian resume en su experiencia personal lo que ocurrió entre los textiles. De 9 plantas se quedó con cinco y de 1.900 personas, con 1.000. “Nunca dejé de innovar y me adapté al nuevo consumidor que compra en la calle Avellaneda. A mí me va bien porque me ajusté. Pero la gente que dejé en la calle, la está pasando mal”.


Silvia Naishtat

Visto 274 veces
Silvia Naishtat

Latest from Silvia Naishtat

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…