Martes, 17 Septiembre 2019 00:00

Inflación, salarios, tarifas: lo que hay y lo que puede venir - Por Alcadio Oña

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Algunas consultoras pronostican no menos de 6% de inflación para septiembre, un 4,3% en octubre y nada inferior a 3% hasta entrado el 2020. En términos anuales, las cifras del INDEC señalan una pérdida de 12,5 puntos porcentuales para los sueldos privados en blanco.

 

Entre tantas cosas arrasadas por el vendaval de las PASO hubo una que el macrismo acariciaba desde hacía 18 meses: la posibilidad de mostrar, por fin, un índice de precios que empezara con el número 1. El dato que manejaban en despachos importantes del área económica marcaba 0,9% hasta el viernes previo a la elección, y en sus cálculos agosto pintaba para 1,7 o 1,8%, después de un año y medio de meses que arrancaron con un 2 o con más de un 2. Por si no se sabe, el INDEC cantó 4%.

Está claro que el 4% no registró el impacto completo de la devaluación del 38% que hubo en agosto, casi toda violentamente concentrada en los tres días que siguieron al aplastante triunfo del cristinismo. Luego, hay un porcentaje que se irá volcando a los precios durante estos meses y, sobre todo, durante el que corre.

Según estimaciones de especialistas, es usual aquí que un tercio de los aumentos del dólar termine en las góndolas, bastante más que en Chile, Brasil, Uruguay y que en el resto del vecindario. O era usual, pues últimamente la experiencia les dice que se traslada cerca de la mitad del ajuste.

Algunas consultoras pronostican no menos de 6% para septiembre, un 4,3% en octubre y nada inferior a 3% hasta entrado el 2020. El año cerraría con una inflación en torno del 55% y, así, el ciclo macrista se anotaría con un impresionante 300%.

Todo resulta notable en la estadística oficial, pero pocos o ningún número suena tan fuerte, por su magnitud y significado, como el 58,8% que aumentó el costo de los alimentos en los últimos doce meses. Al interior del promedio hay: 84,7% en leche y productos lácteos; 72,4% en aceite; 65% en café, té y yerba; pan con un 57,6 y el 56% de la carne.

Esta historia de la crisis continúa con la caída a pique del salario real. En términos anuales, las cifras del INDEC señalan una pérdida de 12,5 puntos porcentuales para los sueldos privados en blanco; 13 redondos para los empleados públicos y 20,5 para quienes están ocupados en negro, o sea, un universo que abarca a casi 5 millones de trabajadores.

Previsible, el combo de agosto sacudió al consumo y agregó leña al fuego que había. Según un par de consultoras especializadas, el bajón promedió del 5,4 al 11%, con 9,2% y hasta 11% en alimentos, esto es, allí donde se concentra el 59% del consumo total. Todavía sin cifras frescas, un informe del INDEC dice que hasta junio las ventas en supermercados y shoppings acumulan doce meses de caídas.

Mezcla de recesión, de tarifas y malaria, en agosto el consumo de energía eléctrica retrocedió 1,6%, tras un 4,6% en julio y el 10,4% de junio. El de gas natural llevaba hasta julio 10 meses sin levantar cabeza y 13 el muy ilustrativo transporte urbano y suburbano de pasajeros. Tickets a precios acomodados y dólar carísimo, hay finalmente algo que vuela: los viajes aéreos de cabotaje, que están volando al 26%.

Se sabe que tanto número junto fatiga y que fatiga, incluso, a los aficionados a los números. Pero se sabe también que a menudo los datos crudos informan sobre la realidad mejor que los discursos.

Dicho esto, otra tanda de números. Ahora la venta de naftas, que medida en conjunto bajó 4,7% entre enero y julio y baja sin pausa desde julio de 2018. Sube al 5% la demanda de nafta súper y sube a expensas de la cada vez más distante nafta premium, cuyas ventas han llegado a hundirse 30% en estos meses.

Vale agregar que gran parte de esto ha ocurrido con tarifas congeladas. El freno macrista concluye a fin de año, lo cual desata un después qué a cargo del presidente electo.

A propósito del porvenir, una definición bien reciente de Cristina Kirchner: “Lo que los argentinos no queremos es que nos hagan pagar con precio internacional lo que producimos acá”. Habló de “precios nacionales” y, de hecho, habló de los costos internos del petróleo, del gas natural y de los combustibles.

A cuento de lo mismo o de algo semejante, Nicolás Arceo, director de YPF en tiempos de Miguel Galuccio y ex funcionario clave de Axel Kicillof, planteó un dilema durante un encuentro organizado por la Universidad Flacso. Dijo que, según los marcos regulatorios acordados con las distribuidoras y el cuadro tarifario vigente, el gas natural debería subir 66% en enero o abril. La salida, agregó, consiste en hallar un punto intermedio entre los consumidores y el desarrollo del sector.

Alberto Fernández ha anunciado que si llega al poder avanzará en un pacto social que, entre otros elementos, tocará a precios y salarios. Se supone, un congelamiento por 180 días. Pregunta nada inocente: ¿incluirá también a las tarifas?

Detrás de la movida asoma, nítida, la idea de congelar la inercia inflacionaria que arrastra aumentos de precios en continuado, probablemente una desindexación de facto. Otra pregunta nada inocente: ¿el corte incluirá a jubilaciones y planes sociales?, que representan el 60% del gasto público. Al menú le falta nada menos que el dólar o una alta dosis de control de cambios.

Antes herencia kirchnerista, ahora herencia macrista. Antes y ahora errores de todos los colores y tamaños y, en cualquier caso, un saldo bastante parecido a la misma moneda. Pagan, eso sí, los argentinos de Cristina, pero nunca pagan parejo.

Alcadio Oña

Visto 78 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…