Jueves, 17 Octubre 2019 00:00

Inflación: los peores del barrio - Por Ricardo Roa

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Con Venezuela, somos los únicos de la región que perdemos y por goleada con la inflación.

 

Con la inflación no es otra vez sopa. Entre nosotros hace muchos años, muchas décadas, que es siempre sopa. Es material para discusiones interminables de especialistas y no especialistas que en los países de la región se terminaron.

Hace tiempo que nadie se rompe la cabeza para encontrar la forma de resolver el problema: el problema ya no existe. Y donde existe, más que un problema es una catástrofe: Venezuela, campeón mundial de la inflación y por escándalo. Los últimos datos anuales de los más próximos dicen: Chile 2,2%; Uruguay 7,7%; Perú 2%; Brasil 3,4%; Paraguay 2,6% y Bolivia 2,25%. ¿Y nosotros?: 53,5,%, lejos por arriba de la suma de todos ellos. Recontra lejos.

Tienen cifras del Primer Mundo, aunque en el PBI mundial no movamos el amperímetro. Las economías que por acá más vienen creciendo son la peruana, la boliviana y la paraguaya. Países sin protagonismo regional, con mala política incluida. En Paraguay casi voltean al presidente Abdo por firmar un contrato de provisión de energía a Brasil a precio irrisorio. Lo salvó su cliente Bolsonaro.

Morales cuida los equilibrios en Bolivia. Administra bastante bien pero habrá que esperar hasta el domingo para saber si sobrevive a la ilimitada ambición de seguir en el cargo. Ya va por tres presidencias y busca una cuarta. Morales integra, sin mucho ruido, el Grupo de Puebla que impulsa desde México López Obrador y que intenta convertirse en una remake del populismo de la UNASUR.

Allí tallan varios ex como el español Rodríguez Zapatero, el ecuatoriano Correa y el colombiano Samper más el lulismo y el kirchnerismo. Son defensores de lo que llaman el autoritarismo de Maduro, que es el modo que usan para evitar la palabra dictadura. En las sombras, los cubanos acompañan la jugada.

Y en Perú, la economía corre como si nada pasara a su alrededor y como si no hubiera un impresionante lote de ex presidentes presos por la corrupción de Odebrecht y ahora, encima, el parlamento disuelto. Otro país donde puede convivir la mala política con la buena economía.

Decir inflación normal es decir una inflación menor al 10% y en los alrededores del 5%. ¿Y cuándo empezó a descarrilarse en la Argentina? La respuesta puede ser tan imprecisa como aquella que Vargas Llosa demanda en Conversación en la Catedral: “Cuándo se jodió Perú?”.

Podríamos decir que aquí nos empezamos a joder por los años 40, con Farrell y Perón y también con la Libertadora en los 50. Pasamos del primero al segundo dígito, que quiere decir: dejamos el 10% anual atrás. Casi todo lo que sigue, lo que deja atrás es el 20 anual. Tuvimos, con Cámpora, inflación negativa como con la convertibilidad de Menem, una bomba de tiempo. Rodrigazo mediante, Isabel Perón inauguró los tres dígitos.

Es difícil encontrarle a nuestra inflación rival en altura y duración en el mundo. Algo hay muy malo entre nosotros para que no podamos con ella. Si nos ponemos a buscar razonamientos técnicos, bien a la Argentina, nunca nos pondremos de acuerdo. Desde hace mucho gastamos más de lo que producimos, pero eso solo no explica una inflación de semejante magnitud: hace 27 meses que el gasto crece menos que los ingresos. Claro que a la vez crecen y mucho más que el ahorro, los intereses de la deuda.

Si es por el método, hemos probado de todo. Y los resultados están a la vista. La inflación sigue viva y coleando.

Ricardo Roa

Visto 132 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…