Viernes, 10 Enero 2020 00:00

Acreedores, impacientes por el secretismo oficial, piden avance en el plan Guzmán para la deuda - Por Leandro Gabin

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El ministro se muestra poco y nada mientras internamente evalúa las características técnicas de la propuesta. Bonistas piden que pise el acelerador

"Esto viene más lento de lo que pensábamos. No sé qué están esperando para empezar en serio a negociar la deuda". La frase corrió por cuenta de un fondo de inversión de Nueva York que también es tenedor de bonos argentinos.

Hay cierto desencanto en Manhattan con la velocidad (o la falta de ella, mejor dicho) que el Ministerio de Economía le está imprimiendo al tema deuda. "Evidentemente hay discusiones internas que no están saldadas en el Gobierno con respecto a qué negociar y qué no, y por eso no hay avances", interpretan los bonistas del exterior. "Pero realmente no hay tanto tiempo para esperar", avisan.

Lo último que se conoció oficialmente fue, hace escasos días, el "llamado" de la secretaría de Finanzas a los bancos de inversión para que hagan un rastreo de los tenedores de la deuda. Esto es muy usual y se hace, en realidad, en cualquier reestructuración.

Se busca conocer, más o menos, quiénes tienen los bonos argentinos para hacer una radiografía del inversor. Pero la realidad es que esto mismo está contemplado en las propuestas que ya los bancos le están enviando al ministro de Economía, Martín Guzmán.

O sea, nadie se postula para presentar una oferta por la deuda si no tiene "hablado" a la mayoría de los bonistas. Es un paso esencial.

Avidez por los detalles

La interpretación que se hace en el exterior es que Guzmán aún no puede pisar el acelerador porque, en realidad, todavía no tiene definido los parámetros básicos de la negociación.

Esto ya no es el eslogan oficial de tener una reestructuración que le permita a la Argentina "crecer para pagar", sino más bien cuestiones técnicas de la oferta en sí. Léase, los años de gracia y qué pasará con los intereses (si se capitalizan o no).

Fuentes relacionadas con las negociaciones le dijeron a iProfesional que esas charlas técnicas corren por cuenta de Lisandro Cleri -el titular de la Unidad de Reestructuración de la Deuda- mientras que el secretario de Finanzas, Diego Baustorre, está enfocado en lo que es la oferta local.

La intención oficial es, precisamente, que Guzmán no esté al frente de las negociaciones con los bonistas y fondos. ¿Por qué? Creen en el mercado que para "preservar al ministro" del desgaste que esto conlleva.

"No es un súper ministro, es un persona de muy bajo perfil y es conveniente que tenga gente que le informe sin involucrarse en forma directa", contaron desde un fondo que dialoga con funcionarios de Economía.

La idea de "no quemarlo" a Guzmán también se ve en la nula exposición que el ministro planea en el exterior. Fuentes de Economía indicaron que no tiene previsto ningún viaje a Nueva York o Europa para hablar mano a mano con inversores.

Tampoco asistirá al Foro de Davos en Suiza. Algunos interpretan que Guzmán juega al "secretismo" por pedido explícito del Presidente Alberto Fernández. "Ellos funcionan así, no muestran ninguna carta hasta que tiren todas sobre la mesa. Es una forma. Pero ese hermetismo impacienta a los bonistas", resaltó el gerente de un fondo inversor en Manhattan.

Si embargo, fuentes allegadas a Guzmán dicen que la supuesta demora en comenzar las negociaciones formales con los bonistas tiene que ver con que el ministro está delineando una oferta que le asegure una baja drástica de la tasa de riesgo de la Argentina.

Hablan de que la oferta tiene que ser "lo suficientemente sólida" y "aceptable por los inversores" para que el país reduzca el riesgo país, algo que le permitirá obtener no sólo acceso a los mercados a precios más lógicos, sino que reducirá la rentabilidad demandada de las empresas que vengan (¿a Vaca Muerta?) a invertir.

"Si la reestructuración sólo logra patear para adelante el problema y no bajamos la tasa de riesgo del país, no va a tener sentido. Uno hace esto para abaratar el costo de hundir capital en la Argentina", señalan personas cercanas a Guzmán.

Otra cosa que podría estar demorando novedades por la deuda es que además de las negociaciones con los bonistas se cree que el Gobierno podría intentar hacerlo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Circula el rumor de que la estrategia de Alberto Fernández sería comenzar formalmente las tratativas con el Fondo y los acreedores en simultáneo. Se sabe que si la oferta argentina por la deuda tiene la bendición de Washington será mucho más fácil que se logre un nivel de aceptación mayor.

"Es una idea que tienen, hay que ver si lo logran", confirmó una fuente que participó de reuniones con el equipo de Guzmán.

Litigar, la última opción

De todas formas, el ministro de Economía juega con viento a favor. Los tenedores de la deuda argentina son inversores profesionales que entienden el costo de no cobrar y litigar versus el beneficio de cobrar esperando un par de año sin quita excesiva.

En los bancos de inversión que actúan como nexo entre bonistas y Gobierno cuentan que nadie quiere que esto termine en manos de los abogados.

"Muchos se quemaron en el pasado con la Argentina y saben que un juicio va para rato. Esta es una situación que se puede negociar bien y arribar a una oferta que le sirva al país y a los acreedores por igual", destacan.

Por esto es que hay muchas expectativas con que empiecen a aparecer avances con la deuda. Un informe de Portfolio Personal Inversiones (PPI) habló precisamente la falta de noticias con respecto al tema.

"No hubo novedades prácticamente en las últimas dos semanas en un escenario de poca actividad ante los feriados por las fiestas. No obstante, esto cambiaría –o al menos, se espera- en las próximas semanas en donde se espera noticias concretas sobre el avance en las negociaciones con privados y el FMI", señalan.

"Hablar de voluntad de pago y mostrarse abierto a negociar ayuda, pero la propuesta concreta será la que determine la realidad de qué tanto valor hay hoy en la curva de bonos. Las próximas semanas entendemos deberá ir avanzándose en noticias concretas, si lo que se busca es no perder el impulso positivo reciente, y en especial no entorpecer la estrategia financiera en pesos que parece buscar el Gobierno que apunta a contener la emisión, y no tener que re-reperfilar los vencimientos de corto", agrega PPI.

Sucede que, como advierten en el exterior, el "tiempo es tirano" y mientras tanto hay que seguir pagando los vencimientos de la deuda. En lo que resta de enero son unos u$s1.530 millones, dentro de un total mensual de u$s1.720 millones.

De hecho, esta semana que está llegando a su final vencían u$s95 millones y la semana próxima, unos u$s700 millones entre pagos de cupones de bonos denominados en euros y dólares. Mientras que la última semana del mes el Gobierno afrontará una tanda adicional de bonos en dólares y Lecaps por u$s420 millones, además u$s315 millones correspondientes a obligaciones con organismos internacionales.

Leandro Gabin

Visto 259 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…