Viernes, 17 Enero 2020 00:00

Kicillof se endurece y Guzmán dice que no hay que ser agresivos - Por Silvia Naishtat

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El gobernador bonaerense y el ministro de Economía siguen estrategias diferenciadas en la negociación con los acreedores. El Presidente tiene claro que hay que evitar un default.

 

Como en los viejos tiempos, los fondos y sus abogados volvieron a los pasillos desangelados del Palacio de Hacienda. En estos días hay movimiento. Quienes también frecuentaban a ministros de Macri observan el cambio de cuadros en los despachos. Otro estilo. En vez de los abstractos y conceptuales de Pablo Siquier regresaron los figurativos que recuerdan a la Argentina granero del mundo. El ministro Martín Guzmán, que en las reuniones suele pedir café con leche, les anticipa que busca una negociación “ni agresiva, ni amigable, sostenible”. Ese es el reto. Sobre todo, tras el anuncio de estirar pagos por parte de Axel Kicillof. Cerca del gobernador deslizan que están “marcando la cancha a los acreedores”. Kicillof, por ahora sin banco que lo represente, pulseará con Fidelity, con buena parte de esos títulos y cuyos ejecutivos deslizan “que ya no creen en Argentina”. Ellos también se preparan para la batalla.

Alberto Fernández puso como fecha límite el 31 de marzo al cierre de las negociaciones. El 22 de abril vencen los títulos que acordaron Prat-Gay y Caputo con los bonistas que habían quedado fuera del canje de deuda en el gobierno de Néstor Kirchner. El Presidente tiene claro que hay que evitar el default. Conoce qué pasa cuando se deja de pagar: los acreedores se desprenden de los títulos obligados por sus propios reglamentos y los papeles pasan a ser comprados por chirolas por fondos buitres que luego litigan en los tribunales internacionales contra Argentina. El 40% de la deuda se encuentra bajo legislación de Nueva York.

¿Ayudará el escenario global? Andrés Malamud sostiene, desde su cátedra en la Universidad de Lisboa, que somos una hoja al viento en un contexto en el que Trump, “lejos de ser torpe se muestra como un hábil calculador en la tensión con Irán, un país que nunca ganó una guerra, pero jamás perdió una negociación”. Malamud reflexiona que Trump, que nos tenía como prioridad dada su amistad con Macri, “ha dejado a la Argentina en manos de la línea técnica”. De allí otra novedad que pasó inadvertida y es el ascenso de Jorge Argüello como coordinador de la relación con el FMI, Banco Mundial y BID, en un rol que trasciende al de embajador en Washington. Esta designación, ¿habrá sido una recomendación del asesor Gabriel Tokatlian a Felipe Solá?

En Nueva York casi no dejaron en paz a Martín Redrado. Impulsado por Sergio Massa​ para ministro, Redrado habría sido “bochado” por Cristina. No guarda rencor. En EE.UU. calmó a los acreedores al señalar: “Nadie quiere un default”. Entre las observaciones que trascendieron es que, pese a un cronograma muy apretado, aún no se formó un comité que junte las cabezas de los acreedores y decepcionó que Daniel Marx no se haya sumado formalmente a la unidad creada para la negociación de la deuda. Lo suplanta Lisandro Cleri, “un desconocido en Wall Street”, soltó allá.

“Martín, qué esperás de un plan económico”, supo preguntarle en una de sus charlas Alberto Fernández a Redrado. “Confianza”, le dijo el economista que aconseja a sus clientes que sigan la negociación de la deuda, que se fijen si se amplía la distancia entre el dólar​ oficial y el paralelo y que estén atentos al día 181, cuando termina el congelamiento de tarifas.

En cuanto a la deuda, Miguel Bein anticipa para los acreedores privados una postergación de pagos por cuatro años con quita de 20% en intereses y otro 20% en el capital. Este economista, profesión que combina con su creciente pasión como productor agropecuario, destaca como novedad de peso para normalizar las cosas, el anuncio de paritarias sin cláusula gatillo: “No habrá recomposición en los salarios medios y altos de lo perdido en 2019, es una manera de combatir la inercia inflacionaria. El esfuerzo cae sobre la clase media y con un criterio austero el Gobierno ayudará a los más complicados”. La austeridad se está convirtiendo, precisamente, en bandera de algunos gobernadores, como el salteño que congeló y bajó sueldos y emprende una reforma para reducir las 50 intendencias que tiene la provincia.

Guillermo Carracedo, vice de la Bolsa, cuenta, tras una charla con inversores estratégicos en Miami que entre las inquietudes hay de todo. Advierte que así como las inversiones productivas no vinieron con Macri, tampoco lo harían ahora. “Sobran los financieros, pero el que hunde capital busca otras condiciones, como remitir utilidades. Y piensan en diez años, un período que incluye a más de un gobierno”.

Claro que cuando aparecen oportunidades muchos se tiran a la pileta; como el ex Las Leñas, Diego Petracci, que destinó US$ 6,5 millones para el primer We Care, un cinco estrellas de cuidado a personas mayores. O las decenas de millones que Alejandro Bulgheroni desembolsa para desarrollar los viñedos más australes del mundo en el límite entre Chubut y Santa Cruz. Bulgheroni acaba de ser elegido por sus pares como el sucesor de Oscar Vicente al frente del Club del Petróleo.

Con los sindicatos y las organizaciones sociales sin tirar de la cuerda, por donde asoma el conflicto es con el campo. Roberto Bisang, ex coordinador del Censo Agropecuario que llevó adelante el Indec de Todesca, señala que coexisten múltiples realidades en una actividad en transformación que corrió la frontera agrícola a Santiago del Estero, San Luis, Salta y Tucumán y que incorporó etapas industriales en las explotaciones. Los casos más emblemáticos son los feed lot, los biocombustibles y la conversión de los granos en pollos y cerdos. “Estamos hablando de un tren lanzado, con agricultura de precisión y con 80 empresas de porte a la vanguardia mundial. Hoy sufren el descalce entre el dólar con retenciones que les pegan, los impuestos y los insumos dolarizados que deben afrontar”, señala al explicar la bronca que vuelve a unir a grandes y chicos.

“Soy de los que piensan que antes de desarreglar la Luna, convendría que arregláramos la Tierra”, escribía Perón en una de sus cartas desde el exilio que, vueltas de la vida, se encuentran en la Hoover Institution de la Universidad de Stanford. ¿Lo considerarán?

Silvia Naishtat

Visto 277 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…