Domingo, 19 Enero 2020 00:00

Sueldos y jubilaciones: chau cláusula gatillo, hola suma fija - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El Presidente decidió terminar con la indexación para salarios y haberes previsionales. La apuesta antinflacionaria

 

¿Es el dólar controlado por el cepo cambiario? o ¿será la suspensión de la fórmula de actualización de las jubilaciones? ¿Cuánto ayudará el congelamiento de las tarifas de luz, gas y transporte? y ¿cuánto el retraso en el aumento de la nafta?

Son sólo algunas de las preguntas que van confluyendo en la táctica del Gobierno (lejos está aún de ser un plan) en el intento de moderar la inflación y empezar a sentar las bases para desindexar algunas variables clave de la economía. En ese sentido, hay una fundamental que comenzó a cobrar fuerza en la última semana.

La decisión del presidente Alberto Fernández de eliminar de las discusiones salariales la "cláusula gatillo", que había ganado espacio durante del gobierno de Mauricio Macri como forma de proteger a los salarios de la inflación, constituye una señal potente y más aún después de la difusión de que la inflación del año pasado fue de 53,9% y que las proyecciones para este año no bajan de 40%.

La decisión de desenganchar los aumentos salariales de la inflación fue avalada en la semana por dos líderes de la CGT que en tiempos del gobierno anterior hubiesen llamado a una marcha para enfrentar a un gobierno que consideraban anti-trabajadores. Ahora creen que los aumentos de suma fija son viables y que la cláusula gatillo, antes reclamada por el sindicalismo para proteger a los salarios de la inflación, forman parte del pasado.

Para Alberto Fernández ese apoyo es fundamental, y sobre todo en lo que hace a los salarios públicos, porque entre ese desenganche y la propuesta de cambio de la fórmula de actualización de las jubilaciones, se consolidaría un ajuste real importante en el gasto público.

Ese ajuste, basado en la desindexación de salarios y jubilaciones, convivirá con la política de favorecer a los que menos ganan ratificada por el anuncio de que las jubilaciones y pensiones tendrán un aumento promedio de 11,56% a partir de marzo pero que no se aplicará de forma pareja sino que tendrá más impacto en los haberes mínimos.

Una simulación presentada por Ismael Bermúdez en Clarín resulta interesante para pensar cómo podría impactar esa suba teniendo en cuenta el plan "achatamiento" de ingresos a partir de la táctica oficial.

Decía la nota que "sólo a modo de ejemplo, si los $18.000 millones (cifra que destinaría la ANSeS al aumento) se distribuyeran como una suma fija entre los 7,3 millones de beneficiarios, resultaría un incremento de $2.465 por persona. Y en ese caso, para los que ganan el haber mínimo representaría un incremento de 17,5%. Para los que perciben $20.000, un 12,3% y el 11,56% sería los que ganan 21.323. Así, el que gana $25.000 el aumento sería de 9,9%" y de ahí para abajo.

El criterio de "suma fija" basado en beneficiar a los que menos ganan, y a la vez intentando reactivar el consumo, va a formar la matriz de comportamiento de la táctica de "frenar la pelota" frente a la inflación con el complemento de frases como la del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, al afirmar: "se nota que la gente tiene un manguito más en el bolsillo" acorde, a su vez, con el "ya se notan los brotes verdes" de los funcionarios del gobierno anterior sobre los finales del primer año de gestión.

En el intento para reactivar el consumo jugarán también un rol destacado la baja de la tasa de interés que está aplicando el Banco Central en las letras de liquidez (Leliq, ahora en 50% anual) y el arranque de las primeras paritarias bajo el paraguas de uno de los hombres de mayor confianza del Presidente como es el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

El comienzo de las paritarias tiene el marco dado por el congelamiento temporal de variables esenciales como el dólar (aunque el Banco Central subió unos 10 centavos en la semana el tipo oficial para dar la señal de que no está "clavado"), las tarifas y la nafta (Alberto Fernández les pidió a los petroleros que le presenten una propuesta de aumento. ¿Volverá aquella idea de que los empresarios pueden aumentar precios pero que no se note?).

El intento oficial de aquietar las aguas está en marcha y cobró cuerpo en la semana de la mano del título: "Chau cláusula gatillo, hola suma fija".

Daniel Fernández Canedo

Visto 535 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…