Miércoles, 29 Enero 2020 00:00

Dólares y pesos, por dos vías distintas en días muy sensibles - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El representante del FMI destacó el resultado de la reunión con Martín Guzmán. Y el Central garantiza que habrá pesos.

 

Luis Cubeddu, jefe de la misión para la Argentina del Fondo Monetario, puso un bálsamo sobre el clima de la negociación de la deuda pública.

Dijo que la reunión con el Ministro de Economía argentino había sido "extremadamente positiva" y compensó el resultado adverso que había obtenido el día anterior Martín Guzmán​ en una reunión con banqueros y bonistas en Nueva York.

Según los banqueros, Guzmán hizo hincapié en varias oportunidades sobre la necesidad de lograr una "reestructuración sustentable de la deuda" pero no puso sobre la mesa la forma en que piensa lograr el superávit fiscal necesario para respaldar el repago de los bonos.

Dijeron en voz baja que el Ministro dejó en blanco los casilleros referidos al ajuste fiscal. Y si ese superávit de las cuentas públicas alcanzará a 1,5% o 2% del PBI en los próximos años como forma de darle sustento al pedido de postergación del plazo de pago y a previsibles quitas de capital e intereses.

Tal vez , la escasez de metas y objetivos numéricos se hizo notar más después de la advertencia del Premio Nobel Joseph Stiglitz , mentor de Guzmán, con relación a que los acreedores debían prepararse para una pérdida fuerte en la tenencia de deuda argentina.

El Ministro dejó en claro su objetivo de priorizar una propuesta de reprogramación de la deuda para después, en base al resultado, avanzar en la confección de un programa "sustentable". La expectativa del ministro y la de los bonistas no lograron amalgamarse, pero la negociación recién comienza.

El número destacado de aquel encuentro fue el que brindó Guzmán referido a que el 26% de los bonistas (necesita el 75% de las adhesiones) había aceptado hasta ayer la propuesta del gobernador bonaerense, Axel Kicillof de postergar hasta mayo el vencimiento de los US$250 millones del bono BP21 que venció el domingo pasado.

El dato es importante y surgió el mismo día en que el Gobernador flexibilizaba su posición inicial y le propuso pagarle los intereses a los acreedores para tentarlos a aceptar la postergación del cobro. El telón se correrá el 5 de febrero, fecha límite que puso Kicillof, cuando se sabrá si Buenos Aires paga con plata propia, si la consigue de la Nación o si defaultea el bono.

Mientras Guzmán intentará alguna reducción de la deuda para hacer "sustentable" el tránsito económico de los próximos años, y Kicillof está en pleno tira y afloje para evitar un default de la deuda en dólares, un comunicado del Banco Central sobre “lineamientos de su política monetaria” bosquejó un posible futuro de la parte en pesos de la economía.

Uno de los matices a destacar del informe de dos páginas sobre temas sensibles como son: tasas de interés, precios, agregados monetario, tipo de cambio, crédito y nivel de actividad y empleo es que, a diferencia de las administraciones anteriores, no contiene metas numéricas a las cuales referenciarse sino "lineamientos" definiendo un cambio importante hacia más flexibilidad y discrecionalidad en la toma de decisiones.

Tal vez el punto más destacado sea el siguiente: "en el contexto de emergencia económica y social y de una situación crítica en lo que hace al acceso al mercado de crédito voluntario externo, el BCRA considera necesario asistir excepcionalmente al Tesoro tanto en la eventualidad de pagos de deuda al exterior como, de ser estrictamente necesario y bajo límites prudentes que respeten el equilibrio en el mercado monetario, financiamientos en moneda local".

El mercado interpretó rápidamente los conceptos del Central como que está dispuesto a darle al Tesoro los dólares de las reservas y, también, los pesos necesarios para pagar la deuda en moneda local.

El primer resultado fue que los bonos en pesos subieron 3% bajo la interpretación de que, más allá del futuro de la deuda en dólares, el pago de los bonos en pesos estaría asegurado.

El tema cobra relevancia por el monto a vencer de la deuda en pesos en la primera parte del año.

Sólo a modo de ejemplo, del bono AF20 el vencimiento del 13 de febrero es por $110.000 millones y alcanza a $70.000 millones el del A2M2 del del 6 de marzo.

Pero hay un número más inquietante para alimentar el concepto de “montaña de pesos" a vencer desde ahora hasta junio: los compromisos alcanzan a $850.000 millones.

Aun suponiendo que el mercado refinancie la mitad de los vencimientos, el monto a emitir es importante y con posibles consecuencias o sobre la inflación o la "brecha" entre el dólar oficial y el paralelo.

Con un control de cambios como el actual (el Central habla de una política de flotación administrada) tal vez el impacto inflacionario resulte contenido. Por lo que la atención habrá que centrarla en la brecha cambiaria que hoy está en torno de 35%.

Por último y a modo de dique de contención, el Central dice que favorecerá el ahorro en pesos lo que “supone un manejo de tasas de interés donde se evitará que caiga en niveles reales negativos".

Dólares en duda, pesos con certezas, dos vías en días de mucha incertidumbre.

Daniel Fernández Canedo

Visto 217 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…