Martes, 03 Marzo 2020 00:00

Pulseada por la deuda: grandes fondos exigirán a Guzmán que no haya quita en el capital - Por Leandro Gabin

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Los acreedores más importantes dicen que el país tiene un problema de liquidez y no de solvencia, y por eso no avalarán una oferta agresiva

 

Después de que el Gobierno confirmara al consorcio de bancos que trabajarán en el tema de la deuda, comienzan las reales negociaciones entre el equipo económico y los principales acreedores de la Argentina. Algunos, incluso, están llegando esta semana a Buenos Aires para los primeros contactos. "Son fondos más bien chicos o medianos. Los grandes, en realidad, esperan que los funcionarios vayan a Nueva York", dice una fuente al tanto de las negociaciones.

Fatigados y molestos por la falta de comunicación que hubo durante todo este proceso con Martín Guzmán y sus funcionarios de Finanzas, los acreedores más grandes de la deuda saben que tendrán una negociación muy dura. No sólo porque el ministro de Economía ya avisó que habrá "frustración" para los bonistas por la oferta -con lo que dejó entrever que impulsará algo agresivo-, sino porque éstos últimos plantearán sus demandas.

Según pudo saber iProfesional, los fondos más grandes como BlackRock, PIMCO, Templeton o Fidelity, que forman un bloque unido en el universo de los acreedores, pedirán que no haya quita en el capital. Ellos están dispuestos a ceder en términos de la tasa de interés (ven factible disminuirla, pero tampoco a la mitad) o el alargamiento de los plazos (famoso período de gracia para pagar), pero -a priori- se plantarán con el tema del capital de los bonos.

O sea, están dispuestos en aceptar quitas en "valor presente neto" pero no en el nominal de sus tenencias. La estrategia, además, tiene sentido ya que los fondos son en realidad gestores del patrimonio de otros inversores (los reales acreedores), como compañías de seguros, retiro, de pensión y demás. Es más "digerible" para estos ahorristas de esta manera.

La razón fundamental que esgrimen los acreedores para pedir que el capital no se toque es que, a diferencia de lo que dicen el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Gobierno, la Argentina no tiene un problema de solvencia de su deuda, sino de liquidez. También critican la forma "antojadiza" en la que ambos calculan la relación deuda contra el PBI, argumento utilizado para apoyar una fuerte quita a los inversores privados.

Tanto Economía como el FMI dicen que ese número está arriba del 90%. Guzmán lo venía afirmando y consiguió el aval del Fondo, que puso el mismo cálculo en su último y polémico informe sobre el país después de haber estado de visita por Buenos Aires. Pero los fondos de inversión, en privado y en reuniones reservadas, hablan de un número sustancialmente menor, en torno al 46% "bien medido".

Esto es porque se quita del cálculo los pasivos con el FMI que "se negocian por otro lado" y la deuda intrasector público; o sea, lo que está en manos de organismos del Estado como ANSeS, Pami o el Banco Central. "Bien medida y neteada por todo eso, el peso de la deuda sobre la economía es bajo. Entonces, no se justifica que nosotros tengamos que aceptar quitas en el capital. Si pusimos 100 dólares, queremos cobrar 100 dólares", deslizan los acreedores.

Entre los tenedores de la deuda aún hay desconcierto en torno a si los mensajes que envió Economía son parte de una estrategia (dura) para negociar o si, por el contrario, Guzmán finalmente presentará una oferta agresiva sin que le tiemble el pulso a pesar de un incierto desenlace. Más allá de eso, la sensación que tienen es que el Gobierno carga las tintas sobre los bonistas para que ellos sean los únicos que pierdan en esta novela.

Destacan que el plan fiscal que presentó el ministro, para nada ambicioso y en el que estima recién un equilibrio fiscal en 2023 y crecimiento del 2% en los próximos años, "no es consistente con una renegociación de buena fe".

Los fondos de inversión más grandes, que son los tenedores de la deuda más relevantes, creen que el sendero fiscal puede ser algo que ingrese en las negociaciones que empezarán a sucederse en las próximas semanas.

Dicen que dentro del "mix" que podría llegar a presentar Guzmán habría un mayor esfuerzo fiscal para lograr un nivel de adhesión alto en la reestructuración. "Lo que mostró en el Congreso no es un plan consistente en lo fiscal. Parece que los costos de los desequilibrios quieren que los pague el bonista, y eso no lo vamos a aceptar", repiten en Nueva York.

Sea como fuere, los acreedores ven una "larga y tediosa" negociación con el equipo económico por la deuda. Ya es virtualmente imposible cumplir el cronograma oficial de tener resuelto el tema a finales de este mes. A no ser que la oferta de Guzmán sea muy atractiva para los bonistas, algo descartado, habrá un ida y vuelta intenso que extenderá los plazos.

Asesores para la deuda

Por lo pronto, se aceleran los tiempos. El Gobierno confirmó el fin de semana a Lazard como entidad asesora (la misma que la del canje del 2005, cuando Alberto Fernández era Jefe de Gabinete); y dos bancos colocadores de los bonos como Bank of America (por su presencia en Estados Unidos principalmente) y HSBC (con llegada a Europa y Asia).

En este último punto, sorprendió la elección porque fue una entidad perseguida por Cristina Kirchner durante el último tramo de su gobierno: propició que echaran a su entonces presidente Gabriel Martino (que regresó con el macrismo y ahora con Alberto Fernández se volvió a ir) y la puso en la lista negra de entidades con problemas por "lavado de dinero". En este tema, Alberto mostró su carta de pragmático.

El dato de que Lazard vuelva a ser la entidad asesora confirma la posición de dureza que busca imprimirle el Gobierno. En 2005 avaló el plan de Roberto Lavagna y Guillermo Nielsen que proponía una quita nominal de hasta el 66% con los bonos Discount. A pesar de la dureza de la poda, esa operación logró el 75% de aceptación. Claro, no despejó del todo el default porque aparecieron los "fondos buitre", pero logró encaminar la situación.

"Seguramente, en esta primera ronda de negociaciones se irán conversando algunos aspectos de la oferta. Pero esto seguirá y habrá que esperar a ver si se ponen de acuerdo. Los acreedores llegan con una mirada 'racional' del tema, saben que les va a tocar ceder, pero esperan que el Gobierno también ponga lo suyo para evitar un default", remarcaban desde un banco de inversión con llegada a los acreedores.

La pulseada entre el Gobierno y los acreedores recién comienza. El desenlace se desconoce, pero lo que sí se sabe es el tinte.

"En el tema de la deuda hay muchos intereses en juego. Hay gente con intereses distintos a los del país, que no duda en jugar fuerte", deslizó Alberto Fernández el domingo al inaugurar las sesiones ordinarias del Congreso. El verdadero partido comienza ahora.

Leandro Gabin

Visto 258 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…