Economia

Economia (772)

A algunos dirigentes políticos con posiciones afines al populismo, es probable que se les haga agua la boca al imaginar que, durante tres años, la Argentina dejaría de pagar amortizaciones de capital e intereses por los bonos sujetos a legislación extranjera incluidos en la propuesta de renegociación de la deuda, a cuyos tenedores se les ha dado plazo hasta hoy para informar si aceptan o no la agresiva oferta de canje formulada por el gobierno de Alberto Fernández.

 

Mientras países de la región como Perú, Chile, México y Paraguay colocan deuda en el mercado a tasas de interés entre 2,5% y 4,5% para financiar las políticas compensatorias y paliar los efectos del coronavirus sobre la economía y el empleo, Argentina inventa malabares para evitar que se le dispare más la brecha cambiaria (hoy en 80%) frente la enorme expansión fiscal y crediticia que intenta financiar con un BCRA descapitalizado y sin credibilidad.

 

El principal acreedor de la Argentina no es el fondo de inversión Blackrock, ni Templeton, ni Fidelity ni PIMCO.

 

En mi columna de principios de abril me preguntaba si el fin justifica los medios. Porque no hay que dar muchas vueltas para que nos pongamos de acuerdo en que tanto la salud como la economía deben preservarse sanas y que, por lo tanto, no es cuestión de tomar cualquier medida económica por más que se las piense como "transitorias" y "so pretexto" de las urgencias.

 

Mil empresas presentaron la documentación requerida para poder volver a fabricar y vender sus productos. El presidente de la Nación decidirá, en cada caso, si otorga la respectiva autorización.

 

Es extraño el juego de roles que el presidente Alberto Fernández practica con su ministro de Economía.

Presión de los empresarios por liberar áreas antes que el daño en muchos sectores de la producción sea aún más doloroso. Expertos le dan visto bueno, pero los números de la curva preocupan. Se empieza a aceptar que no hay sobrevida sólo con asistencia del Estado.

 

Los países emergentes están atravesados por un doble shock. Al shock de oferta por las restricciones socio-sanitarias se le suma un shock externo de una magnitud inédita.

 

¿Será que quiere conocer los nombres sólo para comprobar si hubo o no maniobras especulativas?

 

Todo indica que antes de dar un paso al precipicio del default, el presidente Alberto Fernández ordenó explorar alternativas para que no fracase por completo la reestructuración de la deuda, y no caer en cesación de pagos desde el 22 de mayo.

 

Página 7 de 56

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…