Martes, 05 Mayo 2020 00:00

La nueva regulación cambiaria del Banco Central complicó a las empresas que deben pagar importaciones y deuda - Por Matías Barbería

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

En los bancos señalan que por las normas que impiden acceder al mercado formal a las firmas que hayan operado dólar contado con liquidación o dólar bolsa, ahora muchos van a necesitar autorización previa para pagar importaciones o deuda

 

Las nuevas restricciones cambiarias impuestas por el Banco Central (BCRA) prometen generar problemas para que empresas puedan hacer frente a obligaciones en dólares como el pago de deudas en moneda extranjera y la cancelación de pagos por importaciones. Preocupada por la disparada de la brecha cambiaria, la entidad conducida por Miguel Pesce endureció los controles de cambio al punto de impedir a quien compró divisas a través de las operatorias conocidas como “contado con liquidación” y “dólar MEP” acceder al mercado cambiario oficial, y viceversa, por un período de 30 días. Las empresas que enfrentan pagos en moneda extranjera pueden sufrir demoras con graves consecuencias debido a esta nueva vuelta de tuerca al cepo cambiario.

La Comunicación A 7001 publicada el jueves pasado busca evitar que empresas y personas físicas operen indistintamente en el mercado formal y en las plazas paralelas que permiten hacer transacciones cambiarias en la Bolsa. En el caso de las personas físicas, desde hoy están forzadas a firmar una declaración jurada que asegure que no realizaron “ventas de títulos valores con liquidación en moneda extranjera o transferencias de los mismos a entidades depositarias del exterior" en los 30 días previos a su compra.

De la misma manera, las personas jurídicas -empresas- deberán firmar una declaración jurada antes de cualquier operación en el mercado formal. Esto incluye las compras para hacer frente a obligaciones que hasta ahora eran autorizadas por el BCRA, como la compra de divisas para el pago de importaciones o para hacer frente a vencimientos de deuda con bancos o establecidas en bonos corporativos.

La norma preocupó a importadores y a empresas endeudadas porque, si bien empieza a regir hoy, el plazo de 30 días se computa como si hubiera estado vigente desde antes. Con lo cual varias van a quedar temporalmente inhabilitadas para comprar divisas en el mercado formal desde este mismo momento.

En los hechos, lo que establece la nueva normativa es que esas empresas van a necesitar “conformidad previa” del BCRA antes de poder acceder al mercado oficial de cambios, un eufemismo que desde que se establecieron los controles de cambio en septiembre del año pasado supone un eufemismo para la prohibición de acceder con, apenas, una ventana de discresionalidad para que la autoridad monetaria pueda liberar el paso a alguna empresa en particular.

En los bancos, esta mañana empezaban a informar a sus clientes de los cambios en la operatoria y comunicaban que muchas de sus operaciones iban a tener que demorarse.

“Es un endurecimiento muy fuerte de los controles, que puede demorar muchas operaciones”, dijeron en una entidad privada.

Pero no sólo las trabas para operar dólares financieros en la Bolsa y dólar oficial en el mercado único de cambios complicaban esta mañana las transacciones de las empresas. También otro punto de la misma comunicación promete hacer más lento al comercio exterior y a los pagos de deuda. El ítem 4 de la comunicación reduce de USD 2 millones a USD 500.000 el piso a partir del cual toda compra debe ser informada con dos días de antelación antes de poder ser concretada.

“Todas las operaciones de entre USD 500.000 y USD 2 millones están paradas”, contaron desde la mesa de otra entidad. “Es porque se tienen que informar hoy y el proceso puede tardar una semana”, agregaron.

La única transacción cambiaria que no tendrá ningún tipo de traba, porque implicaría terminar de desenganchar al sistema financiero local del resto del mundo, es el pago de saldos de tarjetas de crédito. Los usuarios, generalmente, pagan sus resúmenes de tarjeta en pesos, aun cuando hayan hecho consumos en moneda dólares. A eso se le aplica el impuesto solidario del 30%.

Esas compras implican operaciones cambiarias, que se concretan cuando las emisoras de los plásticos usan los pesos de sus clientes para comprar las divisas necesarias para pagar por esos consumos y gastos. Esas transacciones seguirán habilitadas, aunque el titular de la tarjeta haya agotado su límite de USD 200 mensuales para atesoramiento -como ya lo estaban- e independientemente de que haya operado títulos valores en el último mes.

Impiden un truco para evadir el cepo

El celo que pone Pesce por intentar disminuir toda salida de divisas al tipo de cambio oficial, cada vez más atractivo por la ampliación de la brecha cambiaria, llegó también al comercio online de joyas y metales preciosos. Como ya había sucedido en el pasado con las páginas web de apuestas -el “dólar Bolsa”- y billeteras digitales, que permitían cargar saldo en pesos para luego retirarlo en moneda extranjera habiendo pagado al tipo de cambio oficial, los reguladores pusieron el ojo sobre un nuevo tipo de truco.

Según pudo saber Infobae, en los últimos meses había ganado volumen la compra de metales preciosos y joyas a través de servicios online. Las compras, luego desarmadas se transformaban en crédito en moneda extranjera en las cuentas de esas webs que les permitían a los compradores superar el límite de USD 200 mensuales. La Comunicación A 7001 bloqueó también ese nuevo bache en la normativa.

Matías Barbería

Visto 245 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…