Martes, 09 Junio 2020 00:00

Juan Grabois: "El presidente no corta el bacalao, se necesita un liderazgo fuerte"

Escrito por  Mariano D'Arrigo
Valora este artículo
(2 votos)

El dirigente social Juan Grabois asegura estar "desencantado" con el gobierno nacional y advierte a La Capital que la agenda de los movimientos sociales está muy relegada.

 

El dirigente social Juan Grabois asegura estar "desencantado" con el gobierno nacional. En ese sentido, el referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) advierte a La Capital que la agenda de los movimientos sociales está muy relegada, fustiga a los ministros Daniel Arroyo y María Eugenia Bielsa y plantea: "Tenía esperanza, y todavía tengo alguna, cada vez más chica, de que este gobierno tenga una política de transformación más profunda".

—En las últimas semanas se agravó la situación sanitaria en los barrios populares en el AMBA, ¿falló la estrategia de los tres gobiernos?

—Hay cosas que se podrían haber hecho mejor, sobre todo en la Capital Federal, hubo lentitud en abordar el tema. En la provincia de Buenos Aires se trabajó mejor, incluso con medidas drásticas como cerrar un barrio. Al principio me sorprendió, pero después vi que el desembarco del Estado no fue de naturaleza policial sino asistencial y sanitaria. Dentro de las posibilidades del país, las cosas están bastante bien dentro desde el punto de vista sanitario, sobre todo por una decisión estratégica de priorizar la salud. Dicho eso, que es la parte buena, hay también una parte mala.

—¿Cuál es?

—El tema es cómo vamos a reconstruir la Argentina desde las cenizas, y no veo que haya una política para eso. Me da mucha tristeza, porque tenía esperanza, y todavía tengo alguna, cada vez más chica, de que este gobierno tenga una política de transformación más profunda. Me decepciona que no haya un proyecto de país más allá de la administración de las crisis económica, social y sanitaria. Veo a tres ministros sólidos y bien orientados, como Eduardo Wado de Pedro, Ginés González García y Martín Guzmán. Pero, en la agenda de tierra, techo y trabajo, que es por la que nosotros luchamos, hay incompetencia e improvisación supina. Tengo una gran decepción por la gestión de Bielsa.

—¿Por qué?

—Nuestro espacio hizo un gran esfuerzo por promover como secretaria de Integración Socio Urbana a una habitante de una villa muy importante como La Cava: Fernanda Miño. Es un tema fundamental que tiene que ver con deshacinar las villas y darles servicios básicos, y no tiene posibilidades de desarrollar su potencial por las características de un ministerio que no arranca, que hace presentaciones ficticias. Por ejemplo, decir que con 5 mil viviendas se van a generar 750 mil puestos de trabajo ofende el sentido común. Hacerle decir dos veces al presidente eso me da vergüenza.

—Presentaron un plan social y económico a Alberto Fernández. ¿Tuvo receptividad del presidente?

—Antes y después de que asuma el gobierno presentamos, desde la mesa nacional de barrios populares y el Frente Patria Grande, varios proyectos que el presidente y otras personas más vieron con buenos ojos. El problema es que hay un desconocimiento muy grande en los principales niveles de gobierno de la compleja trama en la que vive, por los menos, un tercio de nuestra población, que incluye movimientos sociales, iglesias y municipios, pero también narcos. Hay distintos estratos de la miseria, distintas generaciones. Por eso soluciones fáciles como transferir la IFE o la Tarjeta Alimentar tienen un costo presupuestario muy grande, pero no ningún impacto más que el emparchar, en poder comprar algunos paquetes de fideos más. Eso no le cambia la vida la gente y tampoco resuelve el problema del hambre, porque los más golpeados ni siquiera tienen la tarjeta porque no tienen documento, porque la entrega no se realizó en tiempo y forma o porque viven en comunidades campesinas e indígenas donde no hay lugares donde puedas usar la tarjeta. Veo con mucha preocupación que el presidente no corta el bacalao y que sigue fragmentando el poder entre distintas fracciones en un momento en el que se necesita una orientación clara y un liderazgo muy fuerte en todas las áreas.

—Fernández lo ha reivindicado mucho a Arroyo, supuestamente uno de los principales expertos en la materia. ¿Qué está fallando en el ministerio?

—Arroyo es una excelente persona y un pésimo ministro. Es un muy buen divulgador, buen predicador y un pésimo gestor. Arroyo y Bielsa son personas de honestidad a toda prueba, con un compromiso personal muy grande por los sectores populares, pero su expertise es académica. Son personas sueltas, no están enraizadas en una realidad social y sus experiencias previas de gestión no han sido buenas. Ahora, algunas cuestiones se enderezaron porque los movimientos nos pusimos firmes con algunos temas. Esos equilibrismos y tibiezas, ese tratar de que todo el mundo esté cómodo pone en el centro a los funcionarios y relega a los sufrimientos del pueblo. Todos los dirigentes ya nos sacamos nuestras fotos con el presidente, recibimos su solidaridad y su cariño, pero los problemas no se resuelven.

-El presidente dijo que también es el gobierno de los movimientos sociales. ¿Lo ven de esa forma?

—Hay una intención de abrir, pero eso no se manifiesta en soluciones efectivas. ¿Para qué estamos los movimientos sociales y la CGT? ¿Para contener los reclamos de la gente, o para que esos reclamos se conviertan en derechos y en realizaciones? No tengo ningún interés de ser parte de un juego de contención, cuando no hay un proyecto de transformación. El pacto de una coalición de gobierno es que se puedan representar los intereses de los sectores que son parte de ese pacto y la agenda de los movimientos sociales está muy relegada. En general, la gestión, salvo algunas áreas específicas, es regular tirando para mala.

—¿Tienen expectativa de que pospandemia pueda haber avances, o ya están desencantados?

—Estoy muy desencantado, mis expectativas son muy bajas. Seguiremos con nuestros reclamos puntuales y concretos, como el salario social, al acceso a la cobertura en salud y los proyectos de urbanización de los barrios. Lo haremos de la manera en que lo hacemos siempre: primero, a través del diálogo, después a través de la movilización, la acción directa. Me da mucha lástima, mucha tristeza, esperaba otra cosa del gobierno. Tengo la impresión de que esa otra cosa no va a estar y que habrá representaciones teatrales. No quiero ser parte de eso, quiero ser parte de una transformación.


Mariano D'Arrigo

Visto 2261 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…