Lunes, 09 Mayo 2016 13:32

¿Cómo dijiste Ricardo?

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Walter Benjamín (1892-1914) fue un filósofo y ensayista alemán que escribió, entre otros temas, sobre el lenguaje como pieza clave de la vida. Profundo conocedor del romanticismo alemán, intentó conciliar el marxismo con su herencia cultural judía.

Con el advenimiento del nazismo se alejó de Alemania y durante su exilio se vinculó con Theodor Adorno y Max Horkheimer, quienes fundarían al final de la guerra, la escuela de Frankfurt. Vivió en París, se dedicó a traducir las obras de Baudelaire y Proust, mientras cumplía esta tarea, desarrolló su “teoría de la traducción”, que volcó en un libro del mismo nombre.


Después de la toma de París por os nazis, huyó a España, pero el miedo a ser deportado lo empujó al suicidio. Fue enterrado en Portbou (España).


Ricardo Forster es doctor en filosofía, y ha escrito sobre la obra de Benjamín Walter y la escuela de Frankfurt, cuyos integrantes se declaraban marxistas, y estaban interesados en conjugar el psicoanálisis con el idealismo hegeliano. Sin embargo Forster no pasó a la fama por sus investigaciones filosóficas sino por ser uno de los fundadores de Carta Abierta, y hasta hace poco, titular de la “Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional”, secretaría disuelta al asumir el nuevo gobierno. Vehemente defensor del kirchnerismo, acaba de afirmar: “No quiero que le vaya bien al gobierno de Macri” (Sic). La razón de este funesto deseo, se basa en la sospecha de que el nuevo presidente intenta aumentar “la grieta” con los despidos. Por eso Forster propone recuperar un proyecto de sociedad inclusiva, y sostiene que “existe una hegemonía comunicacional como nunca antes se vivió en el país”. Para culminar sus apreciaciones, dijo que durante el kirchnerismo no hubo censura ni persecución periodística.


Perdón Ricardo, (¿Te puedo tutear? Tenemos la misma edad) quizás vos te perdiste una parte de la película cuando estabas en la Secretaría del Pensamiento Estratégico, construyendo el relato oficial mientras Lázaro compraba estancias, autos y casas, como si fuesen caramelos. A vos seguro que no te persiguieron, pero a los que escribimos en este medio fuimos insultados, amenazados y nos discriminaron… pero no vamos a hablar de nosotros sino de la obnubilación que te impide ver la extensión del daño ocasionado por tus “compañeros”.


Si vos crees que inclusión es llenar el gobierno de ñoquis porque la cacocracia de los cuatreros sureros impedía cualquier proyección económica medianamente lógica, me parece que estás equivocado. Milagrito se levantó 800 palos, Cristobal le debe 8.000 palitos a la AFIP, Jaime compraba chatarra ferroviaria, Julio compraba el gas más caro del mundo, y Lázaro… ¿para qué te voy a contar? Decíme ¿Esto, para vos, es inclusión? ¿Esto es un modelo redistributivo? Y… si, la distribuyeron entre los amigos.


Creo que deberías reflexionar un poquito para darte cuenta que tus “compañeros” se enriquecieron infinitamente vaciando las arcas del Estado con contratos truchos, mientras vos escribías textos elaborados para justificar la destrucción de puestos de trabajo que hizo el kirchnerismo, solo paliados por una dádiva mezquina que atenta contra la dignidad de las personas.


Ricardo, los K se fueron dejando, cómo poco, un 35 % de pobres, mientras se dilapidaban los fondos del gobierno y una banda de ladrones desquiciaba al país. Esto no se arregla de un momento a otro con discursos llenos de palabras difíciles.

Acá no sirve el relato porque el despilfarro, la inflación y la pobreza tienen la inercia de un tren viajando a 200 Km/h.


Te convertiste (¿sin quererlo?) en el escriba de Alí Babá y los cuarenta ladrones, en el lenguaraz de los hunos, en el filósofo de los chorros. Como decía tu querido Benjamín Walter, “El mundo solo vive de sí mismo, sus excrementos son su nutrición”, y vos terminaste junto a varios políticos que estaban flojos de vientre…


Fuiste el publicista de un proceso funesto y una voz cantante en los medios oficiales que sé que nos querían vender la zanata del bienestar como lo había hecho Apold hace 60 años, siguiendo el modelo de Goebbels.


Quizás en estos días que te has tomado de descanso, después de abandonar la Secretaría del relato, te has percatado que los chicos de la Cámpora poco te entendían, porque solo les interesa la guita (que cuando se mezcla con un poco de poder, es casi afrodisíaco). En realidad pocos te entendían, salvo los muchachos de Carta Abierta, que después de pifiarlo fiero con “el Manco” (cómo lo llamaban cariñosamente a Scioli) enviaron a la sociedad cada día mensajes más crípticos, porque como no podían ser profundos, se volvieron oscuros.


Después que te dejaron sin la Secretaría, mascullando la derrota (porque en tu caso no hubo transición sino un corte abrupto), te fuiste de boca y expresaste el deseo del inconsciente colectivo K: “Que le vaya mal a Macri” lo dijiste con todas las letras, clarito y sin retórica. Te despachaste lindo en una FM perdida en el dial, porque ya no están los medios hegemónicos que antes tenías a tus pies. Hoy que estás en el llano no necesitás sofismas ni metáforas para justificar las tropelías de tus compañeros, camaradas, colegas y acompañantes de ruta. Ahora te liberaste y de tu boca surge esta cloaca subterránea, esta reacción visceral que traiciona tus deseos más íntimos. ¡Que todo se vaya a la mierda! ¡Que caigan rayos y centellas, truenos y relámpagos sobre el país! Así se cumplen tus deseos más íntimos, sin importarte que sufran todos los argentinos –porque de la suerte de un presidente dependemos todos (no sé si te habías percatado de ese detalle, Ricardo). Te faltaba decir como el general: “Al enemigo ni justicia”. ¿No es mejor recordar lo que decía Walter Benjamín de las palabras? Si vos que trabajas con las ideas, que sos doctor en filosofía te quedaste sin recursos orales ¿qué le queda a Milagro Sala o a tu amigo Boudou?


Ricardo, ser marxista en el siglo XXI es difícil, ya nada es igual en este mundo desde los añorados setenta, cuando la Revolución Cultural y Política era posible. Pero cayó el muro de Berlín, y nada volvió a ser igual. Los chinos y rusos producen millonarios de fortunas tan obscenas como las de Báez y López. Ya no quedan marxistas, salvo en Corea del Norte, manejada por un gordito loco y sádico, y en la isla de Fidel, que hace agua por todos sus costados (quizás por eso sus jefes tienen millones de dólares en Panamá). También colapsa la fantasía chavista a pesar de toda la plata que pusieron (y la que se llevaron a EE.UU.). ¿Qué le vas a hacer, Ricardo? Llegaste cuando los bolches estaban de capa caída y a los populistas se les caía la careta de salvadores de la patria para mostrar lo que eran: piratas.


Si tu amigo y correligionario D’Elía le hubiese deseado el fracaso a Macri, seguro pasaba desapercibido porque nos tiene acostumbrados a sus barbaridades, y sabemos que el gordo se está jugando pasarse el resto de sus días en gayola cuando se demuestre lo del pacto con Irán y la muerte del fiscal Nisman.


Pero vos, que trabajás con las palabras, no podes decir semejante barbaridad, porque demostrás que lo único que te importa es el triunfo de tu ideología sobre el bienestar de los argentinos. Muchos no simpatizamos con todas las propuestas del macrismo, pero apoyamos la normalización de un país desquiciado por una manga de bandidos. Si no apoyamos ahora, no salimos nunca de este túnel que nos conducía directamente al desastre venezolano.


Pero por suerte para todos ya no sos parte del gobierno, y no le va ir mal a Macri y tampoco al país, porque somos muchos los que vamos a hacer lo imposible para que no se vuelva a cometer el error que dejó a la Argentina en ruinas, aunque vos no quieras verlo, porque como decía tu maestro: “toda acción trágica… arroja una sombra cómica tras si”. Y lo de ustedes por cínico y ramplón, al trasuntar ese odio tan primitivo, solo nos produce un rictus de desprecio y una sonrisa irónica al verlos convertidos en malas caricaturas de lo que fueron.


Omar López Mato  Médico y escritor    
Su último libro es IATROS Historias de médicos, charlatanes y algunos tipos con ingenio
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

www.facebook.com/olmoediciones

Gentileza de www.olmoediciones.com para  

Visto 2166 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 21:31

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…