Jueves, 18 Enero 2018 00:00

La muerte de Alberto Nisman: analizan pedir que el crimen sea declarado delito de lesa humanidad - Por Daniel Santoro

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

La querella de Sandra Arroyo Salgado estudia esa posibilidad, mientras Diego Lagomarsino define si apela su procesamiento.

 

La querella de las hijas de Alberto Nisman estudia la posibilidad de solicitar que el crimen del fiscal de la AMIA sea declarado por la Justicia como delito de lesa humanidad.

Si se consiguiera esta calificación legal, la búsqueda de los autores materiales e intelectuales del asesinato, según la reciente resolución del juez federal Julián Ercolini, se podría investigar por tiempo indeterminado sin riesgo de que prescriba.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral ya declaró de lesa humanidad el atentado contra la AMIA de 1994 y que precisamente venía investigando Nisman hasta su muerte, el 18 de enero de 2015, de la cual se cumplen tres años.

La figura de delito contra la humanidad ya la usó la Justicia argentina para las violaciones a los derechos humanos cometidas por la dictadura a fin de que no prescriban con el paso del tiempo. Esta categoría se tomó de los juicios por los crímenes de guerra cometidos por el nazismo a partir de los famosos juicios de Nüremberg.

La ex mujer de Nisman y jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, lanzó esa posibilidad el domingo pasado durante un debate sobre el caso Nisman y el atentado contra la AMIA organizado por los Amigos de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Punta del Este.

“El asesinato de Nisman fue un acto de terrorismo”, agregó la ex mujer del fiscal que estaba acompañada por sus dos hijas.

En tribunales se explicó que, hasta ahora, el crimen de Nisman “es investigado como un hecho aislado” y no encajaría con la definición de lesa humanidad del tribunal penal internacional.

Sin embargo, si la defensa demostrara que se trató de un asesinato por el origen judío de Nisman y se lo vinculara como un eslabón más del atentado contra la AMIA, esa figura podría funcionar.

En la misma conferencia, Arroyo Salgado reclamó un procesamiento más duro contra el técnico informático Diego Lagomarsino, quien le prestó la pistola Bersa 22 a Nisman con la que resultó muerto y quien desde diciembre tiene puesta una pulsera electrónica y lo sigue una custodia permanente de Prefectura.

Para Arroyo Salgado en vez de partícipe necesario por homicidio simple, debería ser procesado por “homicidio agravado por ensañamiento y alevosía”.

La jueza recalcó que en ninguna de las dos pericias, la realizada durante la investigación de la fiscal Viviana Fein y la actual del fiscal Eduardo Taiano “nadie sostuvo la hipótesis del suicidio”. Para ella la personalidad de Nisman “no era la de un suicida” e hizo una revelación: “Su único miedo era morir de un infarto como su padre”.

En cuanto a la calificación del delito, en los tribunales federales se explicó que Ercolini determinó que fue un homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego. Pero no agregó que fue con alevosía porque “no está demostrado” que los autores materiales le inyectaron la ketamina para dejarlo atontado y trasladarlo a los golpes hasta el baño.

Tanto Ercolini y Taiano como Arroyo Salgado no descartan que en el futuro se pueda identificar a los autores materiales e intelectuales del crimen. Ponen sus esperanzas en varias pruebas en proceso.

Una es el entrecruzamiento de una inusual cantidad de llamadas para un domingo entre el ex director de Operaciones de la SIDE Antonio Stiuso, el ex jefe del Ejército César Milani, y el director de Reunión de la SIDE, Fernando Pocino, entre otros popes del espionaje local, y que Clarín adelantó en exclusiva en noviembre de 2015.

Como la SIDE informó que Lagomarsino no era agente orgánico, a Stiuso en la testimonial el juez y el fiscal querían preguntarle si sabe si fue un informante informal de ese u otro organismo de inteligencia. Lagomarsino siempre lo negó. Stiuso fue echado por Cristina Kirchner en diciembre de 2014.

También se espera que el gobierno y la justicia de EE.UU contesten a una serie de pedidos de cooperación vinculadas con la computadora de Nisman -que el domingo a la noche accionó una serie de programas- y los mails del ex fiscal de la AMIA.

Cuando el fiscal Taiano, quien tiene delegada la investigación, regrese de vacaciones a fin de mes, deberá decidir si manda a Lagomarsino y los cuatro custodios procesados por encubrimiento a juicio oral o sigue buscando pruebas sobre estos imputados. La defensa del técnico informático “ya decidió no apelar” ante la cámara federal y así va rápidamente a juicio oral donde, sostiene, se demostrara la inocencia de su cliente y el "mamarracho de este procesamiento", informaron voceros de Lagomarsino a este diario. En cambio, no se sabe qué harán los abogados de los custodios. Tienen plazo hasta los primeros días de febrero.

Taiano, si no apela nadie, podría impulsar que la causa pase a juicio oral contra Lagomarsino y los policías, mientras decidirá si pide la indagatoria de la ex fiscal Viviana Fein y el ex secretario de Seguridad K, Sergio Berni, en la causa conexa en que se investigan las irregularidades cometidas en el primer procedimiento realizado el 18 de enero del 2015 en el departamento de Nisman en las torres Le Parc.

En este expediente, aún no se sabe por ejemplo con qué criterio un oficial de guardia de la Policía Federal le mandó el caso de la muerte de un fiscal federal, que investigaba un atentado terrorista internacional y debía ampliar al día siguiente su denuncia ante el Congreso, al fuero penal ordinario y no al federal.

“Ni siquiera hubo consultas informales entre ambos jueces de turno, como sucede en este tipo de casos, sino que se lo envió directamente a ese fuero”, contó una fuente judicial. Si hubiese ido al federal, donde estaban de turno el juez Sergio Torres y el fiscal Carlos Rívolo -el mismo que le allanó el departamento a Amado Boudou por el caso Ciccone en 2012- seguramente el avance en la causa hubiese sido más rápido, al igual que las detenciones de los acusados.

Para el juez Ercolini esta decisión fue “deliberada” de parte del gobierno de Cristina Kirchner y parte del “relato” para hacer aparecer al crimen como un suicidio.

En general, en las querellas, en tribunales y en las organizaciones de la comunidad judía hay satisfacción porque “se avanzó mucho en menos de un año”, luego de que la Corte quitó el caso al fuero penal ordinario donde era investigado por la fiscal Fein, quien luego de jubilarse, confesó que a su criterio la muerte de Nisman fue un suicidio inducido. 

Daniel Santoro

Visto 2585 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…