Domingo, 26 Agosto 2018 00:00

Hasta el hueso

Escrito por 
Valora este artículo
(6 votos)

 

Un viejo aforismo médico indica que cuando existe una severa infección es menester abrir el absceso cortando lo más profundo que se pueda, sin asco, sabiendo que una duda en la terapéutica puede llegar a la pérdida del miembro y aún de la vida.

 

Los cuadernos Gloria son la comprobación fehaciente de todo lo que venimos denunciando desde hace años en las páginas de Notiar. Solo le pusieron hora, lugar, cifras y algunos nombres que se desconocían. La ley del arrepentido hizo el resto.

Ahora es el momento de Karaoke político, con una estampida de arrepentidos que van sumando adoquines al camino del dinero K. Las primeras estimaciones nos dicen que estas “desprolijidades” en la obra pública nos han costado la friolera de 36.000 millones de dólares; a esto habrá que sumarle otros rubros de esta caja de Pandora de consecuencias imprevisibles.

No sabemos cómo termina todo, y qué cambios nos esperan en la bendita Argentina. Por de pronto, gran parte de la estructura política sindical y empresarial se encuentra conmovida por la posibilidad de ir presa y/o perder sus prerrogativas. Muchos de ellos conformaban una cleptocracia corporativista de aceitados engranajes que aseguraban su permanencia en el poder. Creando castas y puestos hereditarios. Los K cometieron el pecado de la soberbia y de la codicia; no supieron hacer bien las cuentas y de esa forma estrangularon a la gallina de los huevos de oro. El país es rico, pero no infinito. Manejado por bestias no hay fortuna que alcance.

Si seguimos sumando dinero a las pérdidas ocasionadas por la corrupción, la inseguridad jurídica y la desinversión que ésta acarreó, se explica por qué está estancado el PBI rondando los 600.000 millones desde hace años, (remito al lector al excelente artículo de Emilio Ocampo del 23 de agosto en Clarín) y cómo el crecimiento vegetativo ha disminuido el ingreso per cápita. Con el 1.2 % de crecimiento anual por 12 años de gobierno K se explica por qué tenemos el estigma del 30 % de pobres, ya que nuestras desventuras vienen, como dijo la caradura de Cristina, desde tiempo antes.

Cuando sigamos sumando los distintos tachos de corrupción que se abrirán en un futuro próximo no sería raro que la plata desaparecida por la corrupción llegue a un 30 % del PBI (los 200.000 millones que sostiene el Presidente). Para tener una idea de la dimensión, es como si durante 120 días de un año todos los argentinos nos fuésemos de vacaciones y nadie hiciese nada. ¿Qué pasa si toda su familia se va de vacaciones por cuatro meses sin contar con el dinero para bancar el dolce far niente? Usted sabe la respuesta. La economía (oikos = casa) es muy semejante a la administración de una casa. Si no trabaja, no gana. Si gasta de más, la plata no alcanza, y si pide prestado y no devuelve, ya nadie le fiará. Y si encima le roban ¿qué puede esperar?

Vale preguntarnos: ¿Cuál era el plan maestro del kirchnerismo? Hacer mierda todo (perdone el exabrupto, pero es lo más descriptivo). Era muy parecido al plan venezolano, que a su vez se copió del cubano: Comprar voluntades, y una vez que el dinero legítimo se hubiese acabado, recurrir a la confiscación de los bienes privados para seguir la fiesta, esperando una nueva bonanza de la soja o el petróleo o el apoyo de una potencia (como el de la Unión Soviética, que permitió el sostén económico del endeble régimen cubano). Lo importante para la oligarquía K era blindarse con mucho dinero para eternizarse en el poder, al mejor estilo Mao, Stalin, los Castro, Somoza, Torrijos, etc.

Para mantener la máscara democrática, les falló la alternancia en el poder por la muerte de Néstor, la falta de preparación de Máximo y ¡sobre todo! no calcularon la persistencia opositora de un grupo de argentinos que no nos tragamos el cuento.

Esa película ya la habíamos visto…

Ahora los K solo esperan que alguno de los múltiples escollos económicos que sembraron mine la posición del macrismo, agregado a los problemas que vienen del exterior (por las políticas de Trump, que también se muestra dispuesto a apoyar a Macri como para que no se despelote el patio trasero de U.S.A.), y algunas “inocencias” de este gobierno… Todos estos problemas van creando un clima hostil. Los agoreros pronostican un diciembre complicado. Es menester adelantarse…

Por esto, y porque es lo que se debe hacer para extirpar la corrupción de cuajo, el gobierno debe profundizar la exposición de la trama podrida de la Argentina en todos sus aspectos. Abrieron la caja de Pandora y deben salir todos los demonios. No la pueden cerrar ahora, no se debe retroceder. Hay que seguir caiga quien caiga.

Probablemente el macrismo no pueda llegar a la ansiada Pobreza Cero, pero quizás sea el inicio de un país con Corrupción Cero. Difícil, pero no debemos perder la esperanza. Sin corrupción ¿podremos arrancar? ¿Podremos armar un país normal? Nuestros vecinos han crecido desde la década del ’80 ¿Por qué no lo hicimos nosotros? La corrupción es solo una de las respuestas. Gravísima, sí, pero no es la única culpable de nuestro atraso.

Ahora se está revisando la obra pública, después seguirán con el destape de Vialidad, Energía, YPF y Salud, donde se malgastaron fondos en una pesada administración burocrática y sindical, con erogaciones excesivas en medicamentos, compras de servicios y suministros, licitaciones viciadas y contratos elegidos a dedo dentro de PAMI y IOMA para empezar.

Hay un duro camino para recorrer. Veremos cuánto dinero se puede recuperar (¡Cientos de personas están dispuestas a dar datos sobre dónde está la plata K!) ¿Quiénes más caerán? ¿Cuántos empresarios se sumarán al Revival de Roberto Galán y su “Si lo sabe, cante”?

¿Cuántas marchas deberemos hacer para que nuestros Diputados (que nos cuestan 25 millones de pesos anuales) y nuestros Senadores (que nos salen el doble) entiendan que el Congreso no es un aguantadero? ¿Cuántos cuadernitos están esperando ser exhibidos y hasta dónde están algunos dispuestos a seguir con el código de silencio, defendiendo a una mujer que considera a sus allegados unos “pelotudos”? ¿Quiénes estarán dispuestos a encabezar los disturbios para apoyar un plan nacional y popular que tiene todas las posibilidades de llevar al país a la ruina total? La joda del kirchnerismo la pagamos entre todos. ¿De dónde sacarán la plata para bancar otro festival populista? Nuevamente será de nuestro bolsillo…

Hay que clavar el bisturí y que no tiemble el pulso.  

Omar López Mato
Médico y escritor  
Su último libro es El general y el almirante - Historia de la conflictiva relación entre José de San Martín y Thomas Cochrane  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  
www.facebook.com/olmoediciones

Gentileza de www.olmoediciones.com para 

Visto 830 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…