Domingo, 28 Octubre 2018 00:00

Herminio Iglesias: El féretro que cambió la historia

Escrito por 
Valora este artículo
(7 votos)

 

El 28 de octubre de 1983 faltaban apenas 48 hs. para que la Argentina volviera a votar después de siete años de gobierno militar. Ítalo Luder y Raúl Alfonsín, técnicamente empatados, peleaban por los indecisos. Dos días antes Alfonsín había cerrado su campaña invocando al respeto de la democracia, y el fin de “las sectas y los brujos”. Concluyó como era su costumbre, con el “rezo laico” del Preámbulo de la Constitución.

 

Ante un millón de personas (aunque los números varían según las versiones), Ítalo Luder invocó al folklore peronista y la participación del pueblo, desde un palco rebosante de autoridades partidarias, entre los que se destacaba Herminio Iglesias (ex intendente de Avellaneda y candidato a la gobernación de la provincia de Buenos Aires). Al finalizar la alocución de Luder, Herminio quemó un féretro con el emblema de la Unión Cívica Radical, ante la algarabía de los presentes (tanto en el palco, como en la avenida).

Era el enfrentamiento de dos formas de contemplar la Argentina que estaba por iniciar una nueva etapa. Mucha gente vio con preocupación este gesto de violencia que condecía con el pasado de Iglesias, hecho en las luchas partidarias.

Herminio debió huir del país después del triunfo de la Libertadora. En la década del sesenta fue vandorista, pertenecía al sindicalismo de derecha, acostumbrado a imponer sus ideas por la intimidación y la fuerza. Varias veces había participado de las refriegas partidarias, arma en mano, como el tiroteo que mantuvo con Abal Medina en 1972. En uno de estos episodios una bala le rozó el escroto, “Nadie me va a acusar que no puse lo que hay que poner”, alguna vez ironizó. Durante el gobierno de Cámpora y Perón fue intendente de Avellaneda, ciudad que recorría “calzado”, como recuerdan varios vecinos.

Con la vuelta de la democracia, las aspiraciones políticas de Herminio y su peso en el partido, le permitieron candidatearse a gobernador de la Provincia, con una participación pintoresca en la campaña, que culminó con la célebre alocución del “conmigo o sinmigo”.

Por su percepción dicotómica de la realidad, el adversario se convertía en enemigo, y Alfonsín pasó a ser “un malnacido” y “un gusano” fiel a las consignas del partido “al enemigo ni justicia”. Dejándose llevar por la vehemencia electoral en el clímax de la campaña, ante miles de compañeros, encendió el ataúd simbólico del radicalismo.

Este gesto cambió la historia y Herminio fue el chivo expiatorio de la derrota. Sin embargo y como se puede apreciar en los documentos de la época, nadie del palco intentó frenarlo, nadie lo condenó y a todos se los puede ver exultantes, arengando a la multitud, entusiasmados por la próxima victoria… que no fue.

Si bien Herminio no accedió a la gobernación, fue nombrado diputado, un puesto demasiado tranquilo para su espíritu encendido. Cuando le preguntaban por el ataúd, Iglesias se limitaba a decir, “algunos compañeros me recriminan que no hubiese nadie adentro”.

Su estrella declinó enturbiada por el peso de ser el mariscal de la derrota, y también declinó su salud. En 1999 fue operado del corazón por el Dr. Favaloro, y desde entonces sufrió varias recaídas, hasta el desenlace final en 2007, momento en que la noticia de su muerte solo fue una evocación nostálgica.

El peronismo suele desterrar a los culpables de sus derrotas, de allí que personajes como Herminio, López Rega, Isabelita, pronto pasan al olvido. La amnesia selectiva es útil para que el partido continúe siendo una aceitada máquina de ganar, prerrogativa que viene acompañada por las mieles del poder y la impunidad, además de los recursos necesarios para que su conducción continúe con los privilegios propios de su rango (que incluyen una vida acomodada). ¿De quiénes eran los aviones que los llevaron al Jardín de la República?

Nadie sabe bien de qué viven sus líderes, con aviones exclusivos (como vimos en Tucumán) y mansiones versaillezcas. Aunque estos lujos despierten suspicacias de dineros mal habidos, o intereses espurios, sus seguidores no se indignan ante la evidencia de enriquecimiento a sus costillas. Al parecer, en el caso del peronismo y sus variables, los seguidores lo ven como una necesidad impostergable de sus dirigentes. Eso sí, de no pertenecer a la rancia conducción peronista, merecen el peor castigo. ¿Quiénes fueron sancionados del gobierno de Menem? Los extrapartidarios.

Somos testigos del apoyo que reciben los Moyano de sus afiliados, aunque la evidencia de desviación de fondos del sindicato sea manifiesta… Y, sin embargo, los mismos afiliados que se ven afectados por tamaña desprolijidad, apuntalan al “compañero” peregrinando a Lujan (no caminando, sino en cómodos micros) y amenazando con una huelga de 36 horas.

Obvio que lo peor, lo más dramático de esta parodia es la declaración del juez, y este apoyo de Iglesias (porque los Moyano de pobres no tienen nada) pero eso es otro tema (en realidad es el mismo tema, pero mejor dejarlo para otra oportunidad, donde valdría la pena recordar el papel de los curas tercer mundistas empujando a la juventud maravillosa; este es su agiornamiento).

El peronismo celebra el día de la Lealtad, no es este un detalle menor. Podrían decir que es el día de la Justicia, de la Paz Social, de la Reafirmación de la Democracia… pero no, es el día de la lealtad, porque las estructuras corporativas necesitan de esta lealtad. El peronismo ha sido uno de los pocos partidos de origen fascista que ha subsistido por más de setenta años, en el mundo. Obviamente, como las serpientes, van cambiando de piel más de una vez, como lo están haciendo ahora, buscando la que más le convenga.

Fueron desde una zurda turbia, como la del Tío (que tanto irritó al “león herbívoro”), posaron con el traje de un falso liberalismo, fueron proteccionistas y retomaron el menjunje montonero con Néstor y Cristina. Ahora, algo despistados, están probándose las caretas que van desde el atildado salteño, hasta la escurridiza massita, sin soltar la careta progresista, porque nunca se sabe.

Por estos cambios de presentación es necesario contar con la lealtad, que tanto celebran y homenajean.

¿Cómo nacen los espíritus corporativos, que remiten a estructuras mafiosas? La institución más conocida es la siciliana. ¿Por qué en Sicilia se dio este fenómeno? Porque esta hermosa isla fue de los griegos, los romanos, los cartagineses, los árabes, los normandos, los visigodos, los españoles y los franceses. Cada uno de ellos imponía sus leyes y sus costumbres. Hasta la misma palabra lo implica, (Morte alla Francia, Italia Anela Mafia). ¿Cómo podían adaptarse a tantos cambios sus pobladores? Pues ellos crearon sus normas, sus leyes tácitas, su forma de sobrevivir a leyes impuestas que, muchas veces, atentaban contra sus intereses. En el clientelismo encontraron la forma de obtener privilegios, y crearon una estructura “superior” a las leyes impuestas a fin de mantener ese orden mafioso.

Ellos mismos se reconocían como “hombres de honor” que ejercían una ley autónoma, una justicia vigilante. Recurrían a la lealtad, una hermandad que reconocía una propuesta en común, con una meta en común y con sanciones que no estaban escritas pero que todos reconocían como válidas. En Argentina es bien sabido que la Justicia es arbitraria, visceral, poco consistente, veleta soplada por los vientos políticos, menjunje de leyes, normas, códigos del que no todos están seguros cual es el vigente. Esta falta de Justicia, nos lleva a la imposición de conductas mafiosas, donde impera la ley del más fuerte… y así nos va.

De allí que Herminio Iglesias, como tantos otros, aceptó su suerte, y el sacrificio de su memoria partidaria, en un cómodo destierro interior, que solo los ajenos a la estructura peronista sacamos del olvido, aunque cada día tengamos menos convicción que de algo pueda servir, porque los muchachos, como todos sabemos (y cada día tenemos más evidencias de ello), son incorregibles.

Omar López Mato
Médico y escritor  
Su último libro es El general y el almirante - Historia de la conflictiva relación entre José de San Martín y Thomas Cochrane  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.facebook.com/olmoediciones  

Gentileza de www.olmoediciones.com para 

Visto 677 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…