Domingo, 17 Marzo 2019 00:00

El mundo se ha puesto complicado

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

 

El mundo se ha puesto complicado. No quiero caer en la melancolía discepoliana de afirmar que es una porquería. Es lo que siempre ha sido… pero ahora es más complicado.

 

China (la locomotora de Oriente) crece menos, y este mes de febrero fue el de menor superávit de los últimos años. Por su lado, están redactando a todo volar un acuerdo con los EE.UU., cuyo presidente no deja de tener problemas de todo tipo por sus tendencias patoteras, aunque los americanos acumulan dinero, su economía es sólida y su moneda se ha convertido en la única referencia del mundo. Ni yuang, ni franco suizo, ni euro: In God We trust. De seguir así, tendremos Trump para cuatro años más.

La Iglesia exhibe sus llagas mientras el Papa causa sensación en Abu Dabi.

Cuando parecía que a los coreanos se los había domado, ahora los hindúes, y paquistaníes exhiben sus juguetes nucleares a través de una explosiva frontera.

El presidente Macrón que parecía muerto por los chalecos amarillos, se recuperó gracias a la intransigencia y violencia de estos loquitos, mientras los ingleses no saben qué hacer con el Brexit.

Este fenómeno del Brexit nos ha ofrecido una lección de democracia: algunos temas no se votan. Hay tecnicismos que no son del resorte popular. Es como un médico que consulta con los pacientes de la sala de espera si el señor González debe o no operarse, o si la señora Pérez padece tal o cual enfermedad.

El gobierno puede preguntar si tal calle se llamará X o Y, pero no puede hacer democracia directa de los grandes temas. “El gobierno no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes”, nos recuerda Alberdi en nuestra Constitución. Cuando se le ofrece al electorado la oportunidad de elegir temas más complejos, se quedan en el cortoplacismo o el slogan costumbrista. El verso de la autodeterminación y soberanía los obnubila a pesar de que cada habitante del planeta está cada día más interconectado con el mundo. Dependemos más de las compras de China, del petróleo árabe, de la tecnología alemana y la investigación americana. Ahora los ingleses se dan cuenta que sin el Mercado Europeo pueden pasar hambre y que las cuentas no les cierran ni por pasteles.

¿Podrán recular en chancletas?

Esto nos lleva a una pregunta que, mal que mal, subyace el inconsciente de muchos pensadores. La democracia liberal ¿no debería actualizarse?

El supuesto estado de bienestar está llegando a sus límites. La plata no alcanza para que todos gocemos de una linda casa, de buena salud y una jugosa jubilación, pero pocos políticos quieren decirlo. ¿Quién gana una elección prometiendo desgracias? Entonces los políticos hipertrofian un sistema obsoleto, y cada día más diputados para dictar más leyes que a nadie benefician. ¡No necesitamos más regulaciones! ¡No necesitamos más normas que distorsionan el libre mercado!

Los políticos eran los encargados de arbitrar los medios para el bien común, coordinando los intereses de las partes con lo que juzgaban mejor para la sana administración del erario público. Ellos eran los conductores… y ahora van atrás de las encuestas, de las redes sociales, prometen lo que no pueden cumplir. Decir que Argentina no debe hacer un ajuste es mentira. Decir que todo volverá a ser como antes, es mentira. Este es un país agotado por una infraestructura arcaica, corporativista y carísima. Este es un país agotado por la corrupción y la ineficiencia. Hay que cambiarlo, pero pocos quieren decirlo y menos hacerlo. Nadie habla de sangre, sudor y lágrimas, ni gobernar sobre el hambre y la sed, cuando eso es lo que nos espera, gane quien gane.

La deuda deberá renegociarse. El Fondo nos deberá dar más tiempo. Nosotros deberemos trabajar más para exportar más y tener mejores saldos para pagar esa deuda, y, obviamente, deberemos pagar más impuestos.

No hay magia… y cuando hubo magia (la soja a U$S 600), desaprovechamos la oportunidad y unos ladrones se robaron todo.

No, no hay magia.

Omar López Mato  
Médico y escritor  
Su último libro es El general y el almirante - Historia de la conflictiva relación entre José de San Martín y Thomas Cochrane  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.facebook.com/olmoediciones

Gentileza de www.olmoediciones.com para 

Visto 470 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…