Jueves, 18 Julio 2019 00:00

La historia secreta de los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, según los informes confidenciales de Inteligencia - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

En base a registros secretos, la versión de servicios de Inteligencia argentinos y del extranjero, y otras fuentes, Clarín reconstruye lo ocurrido y quiénes son sus autores.

 

En alguno de los primeros dos meses de 1992, el libanés Hussein Ibrahim Mohammad Suleman Abus Abas, de treinta y un años, entró a la Argentina desde Brasil, por una frontera legal, haciendo migraciones y pasando por una aduana oficial. Cargaba una valija marca Samsonite de color negro. Adentro llevaba ocho paquetes de chocolates, cinco shampoos y galletitas. Los controles en los aeropuertos, en ese tiempo, eran poco sofisticados. Esa travesía inició a Hussein Mohamman Ibrahim Suleman Abus Abas en un nuevo método para exportar el terror y la muerte que usaría la organización a la que pertenecía desde 1980, Hezbollah. En su maleta, Hussein Mohammad Ibrahim Suleman Abus Abas había escondido explosivos. Entre los dulces y los aseos se calcula que transportó de forma clandestina cinco kilos de TNT y muy posiblemente también C-4.

Suleman Abus Abas nació el 11 de julio de 1960 en la aldea El-Khalim, ubicada en el sur del Líbano. Esa geografía se unió para siempre con el Parque Centenario, en la Ciudad de Buenos Aires. Extraño vínculo.

Ocurre que Hussein debía cumplir una orden más que le llegó desde Beirut. El Parque Centenario iba a funcionar como resguardo de sus elementos químicos que se usan para hacer bombas. Por eso visitó el lugar tres veces. La segunda enterró algo de TNT y C-4. en una zona cercana al lago artificial a la que debió volver para sacar una foto. Con esa guía visual, quien habría retirado los detonadores de ese escondite fue otro miembro de la “yihad islámica” de Hezbollah, el terrorista conocido como Samuel El Reda.

El experto en explosivos y también “cuadro” de Hezbollah, Malek Obeid, usó el "equipaje" de Suleman para armar dos bombas con materiales diferentes pero mismos detonadores, y en meses diferentes. Una de esas bombas la cargó en una Ford F-100 el 17 de marzo de 1992. Un chofer suicida, Muhamad Al-Din Nur Al-Din, manejó el vehículo hasta subirlo a la vereda de la calle Arroyo en donde estaba la sede diplomática de Israel. El humo gigantesco desde cerca y desde lejos oscureció la ciudad. Y ahí nada quedó. O muy poco.


Una imagen del documento venezolano del terrorista conocido como Samuel El Reda, que retiró detonadores escondidos del Parque Centenario.

Murieron 29 personas y más de 300 fueron heridas. El estallido se produjo a las 14:47 de la tarde. La investigación la instruye todavía la propia Corte Suprema de la Nación por tratarse de un atentado ocurrido en territorio diplomático, bajo jurisdicción de otro país.

Todos los activistas operativos y de logística de la Yihad de Hezbollah salieron del país después de aquel acto terrorista. Y volvieron. Los mismos.

El “Ingeniero” Obeid, su discípulo Alí Nejam Aldin, el clérigo con protección diplomática Moshen Rabbani tenía residencia fija en Buenos AIres pero reactivó sus labores; El Reda y su hermano, Samuel, también retornaron a la Argentina, donde no eran buscados por nadie porque nadie había logrado, hasta entonces, detectar alguna pista que los descubra ante las autoridades. En julio de 1994, con los químicos que sobraron de la Samsonite y del desentierro del Parque Centenario, Maluk Obeid cargó la parte trasera de una Traffic blanca sin ventanas con 400 kilos de un explosivo conocido como Amodal. Fue lunes. El día después de la victoria de Brasil en la final del Mundial de fútbol en San Diego, Estados Unidos.

El joven Ibrahim Berro, hermano de otros "mártires" de Hezbollah, encendió la Traffic estacionada en el garage llamado Jet Parking, cercano a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Manejó despacio. Y frente al edificio de Pasteur 633, su objetivo, dobló el volante y vio la entrada del edificio. Antes de chocarla detonó todo.

La alquimia de Obeid había funcionado de nuevo.


Imagen de Ibrahim Berro, acusado de ser el terrorista suicida que manejó la Traffic blanca que detonó la AMIA el 18 de julio de 1994.

Croquis de la forma en que se usó la Traffic blanca en el ataque a la AMIA.

La AMIA cayó en segundos y se deshizo en un millón de escombros.

Los edificios de los costados y los de la vereda de enfrente se dañaron gravemente. Hubo objetos muy grandes y muy pesados que volaron cien metros o más para arriba o para un costado.

Pánico. Sangre y muerte.

Se cumplen veinticinco años de ese acontecimiento criminal aún impune.

Un perito dejó asentado en el expediente del caso que la densidad de las paredes de esos departamentos y oficinas del barrio del Once hicieron explotar con mayor daño los 400 kilos de Amonal fabricado por Malek, todo sumado al TNT y al C-4, que había escondido Suleman en Parque Centenario.


Un homenaje en El Líbano a Ibrahim Berro, el terrorista suicida que detonó la Traffic en la AMIA, y también a sus hermanos, que se suicidaron en otros ataques.

Clarín reconstruyó parte de la esta historia en base no solo a entrevistas con algunos de los protagonistas de la investigación. También las diferentes versiones que existen el atentado a la AMIA y al de la Embajada de Israel. A la lectura de parte del expediente sobre este atentado contra la AMIA, Además, las fuentes, que investigaron el caso en el terreno, se basaron también en la lectura y reunión de información que durante más de dos décadas recogieron y analizaron las agencias de Seguridad e inteligencia de potencias de Occidente.

Este diario además chequeó o agregó detalles de la trama gracias al aporte que hicieron tres importantes ex jefes de los espías que trabajaron en el servicio de Inteligencia de la Argentina durante la investigación "inicial" de los dos atentados.

Otras fuentes son públicas: el expediente inabarcable de AMIA, dictámenes de sus fiscales, sobre todo de Alberto Nisman. O testimonios de ex jefes de la ex SIDE ante el tribunal oral que juzgó el posible encubrimiento en los juzgados federales.

Lo que se leyó y leerá, a pesar del esfuerzo periodístico, y debido que parte de lo redactado proviene de organismos de espionaje internacionales, es de judicialización compleja.

Las fuentes son serias: son agencias de países desarrollados que no suelen fallar en casos así. Quienes trabajaron el tema responden a países que ayudaron a la Argentina a intentar llegar a verdad.

Clarín viajó además a un país europeo para entrevistarse con confidencialidad con expertos en el caso AMIA y Embajada.

Esos agentes, cuya identidad y nacionalidad se mantendrán en el anonimato, hablan de las dos detonaciones en Buenos Aires como si hubiera sido una.

Actuaron las mismas personas.

Las bombas eran diferentes pero fabricadas por la misma persona.

Y el sistema y los mecanismos para trabajar en el terreno o controlar desde el Líbano o en las calles de Buenos Aires también se repiten en cada caso.

Y en otros que se replicaron con éxito porque fueron atentados de Hezbollah que no pudieron evitarse, o decenas más que sí tuvieron un buen desenlace porque se evitó que se produzcan.

Varias fuentes aceptaron la invitación de tomar un café para ayudar a encontrar a los responsables del mayor ataque con bomba contra una entidad judía desde que finalizó el Holocausto.

Según determinó la Justicia tras un dictamen redactado por Alberto Nisman, la decisión de atentar en Buenos Aires fue tomada formalmente por los líderes iraníes en la ciudad de Mashad, en 1993.

En otro artículo se detallarán cómo coinciden los llamados de los protagonistas de esta historia hechos desde puntos claves de la trama a lugares centrales donde se juntaba información de la serie de acontecimientos que terminaron en bombas.

La sede logística para salvar a los activistas, o para conocer los detalles de la marcha de los atentados, se ubicó en la Triple Frontera.

La documentación existe.

Lo novedoso es que se conozcan las caras de los acusados por Nisman de haber actuado en los atentados.

Solían ser nombres arábigos escritos en artículos o expedientes y nada más.

Ya no es así.

Tras la muerte de Nisman, éste fue reemplazado por tres fiscales en la Unidad Fiscal del caso AMIA. Quedó uno solo: Sebastián Basso.

Las autoridades de la República Islámica de Irán siguen negando, como hace años, haber impulsado a Hezbollah a que vuele dos objetivos en la República Argentina.

Pero aceptan, como lo hicieron varias veces sus diplomáticos o referentes en entrevistas públicas, que a principios de los ’90 la Argentina decidió cortar de forma unilateral los convenios que el gobierno de Raúl Alfonsín había firmado con Teherán para cooperar en la entrega y el conocimiento sobre material nuclear que la Argentina se había comprometido a cumplir con el país de Medio Oriente.

Así lo confirmó, sin admitir que su Gobierno decidió atentar en Buenos Aires por este motivo, el ex encargado de negocios de la embajada iraní, Moshen Baharvand.

Veintinueve días antes de que volara la embajada de Israel, además, había sido asesinado el entonces secretario general de Hezbollah, Abbas al-Musawi. Teherán responsabilizó a Israel por el crimen.

Voló la embajada de ese país en Buenos Aires como represalia, según esas fuentes de inteligencia citadas.

Y luego la AMIA, por supuestos compromisos no cumplidos por el gobierno de Carlos Menem en materia nuclear.

Ese día, el del ataque a Pasteur 933, uno de los jefes de Hezbollah que hoy es buscado tanto por la Corte Suprema como por la fiscalía de la causa AMIA, El Reda, habría tomado un vuelo comercial a las 8 de la mañana desde Aeroparque a Foz de Iguazú y de ahí al Líbano. Las fronteras legales se cerrarían si su plan macabro funcionaba.

Su verdadero nombre es Salman Raouf Salman.

Está casado con una argentina.

Tienen cuatro hijos.

El 18 de julio de 1994 no sintió la explosión de la AMIA.

Volaba.

Las autoridades extranjeras, que fueron algunas de las fuentes de este informe, dicen que saben dónde está.

Nicolás Wiñazki

Visto 229 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…