Omar López Mato

Omar López Mato

Deténgase usted en cualquier esquina de Buenos Aires, y por 10 minutos preste atención a lo que ocurre a su alrededor. Casi con certeza usted verá a un conciudadano cometer algún tipo de infracción, no solo vehicular, habrá transeúntes que intentan cruzar a mitad de cuadra, sin respetar la luz roja, o simplemente arrojarán un papel al piso –cuando disponen de un cesto de basura a menos de cinco metros.

Cómo en el tango que dice, “veinte años no son nada”, podríamos afirmar que doscientos es un poco más de errores, excesos, desconsuelos y aciertos.

Se cree que Ned Ludd nació a fines del siglo XVIII en Anstey, una aldea en los alrededores de Leicester, antigua villa romana que en tiempos de la Revolución Industrial se convirtió en una pujante ciudad, donde proliferaron hilanderías y empresas textiles, al ritmo frenético de las máquinas de vapor.

Walter Benjamín (1892-1914) fue un filósofo y ensayista alemán que escribió, entre otros temas, sobre el lenguaje como pieza clave de la vida. Profundo conocedor del romanticismo alemán, intentó conciliar el marxismo con su herencia cultural judía.

Cada período histórico tiene su relato, y a su vez un revisionismo a la luz de los acontecimientos que los miembros de esa sociedad han vivido. El kirchnerismo al igual que otros regímenes tuvo la particularidad de rodear sus actos de una cosmovisión política.

Siempre fui muy malo jugando al fútbol. Lo que se dice, un tronco. Era el último en ser elegido en la selección de equipos y quedaba para arquero o defensor. La verdad es que mucho no entendía las reglas. ¿Qué era un foul? ¿Cuándo era penal? ¿Off side? Y menos entendía cuando las reglas cambiaban y jugábamos sin árbitro. Eso era asegurarse un final de pugilato.

 “El dilema del doctor” es una obra de teatro escrita por Bernard Shaw en 1906, en ella se plantean las dificultades en las elecciones de los médicos. En este caso, se trata de un notable profesional, que debe elegir a quien salvar con un novedoso tratamiento que acababa de descubrir. Las posibilidades eran limitadas, y el doctor llamado Redpenny, debe elegir entre una persona noble y generosa, pero de intelecto limitado, y un joven brillante e inteligente pero vanidoso y antipático.

 

Según José Ortega y Gasset, “la vida humana, por su naturaleza propia, tiene que estar puesta a algo, a una empresa gloriosa o humilde, a un destino ilustre o que carece de importancia”.

 

Se llama Babyboomers a todos aquellos nacidos después de la Segunda Guerra Mundial y hasta comienzos de los setenta.

 

La historia, como la vida de cualquier persona, se construye sobre los pequeños/grandes detalles. Y en los detalles está el diablo. Una expresión dicha con furia es un mensaje y con ironía, quiere decir otra cosa.

 

Recuerdo claramente cuando después de tu desgraciado accidente abrazaste la carrera política, como embanderado de un peronismo que te era ampliamente ajeno. Las cámaras enfocaban tus labios cuando debías cantar la “marchita” en los actos partidarios. ¡Ni la letra sabías! Ahora tuviste oportunidad de aprenderla, aunque hoy te pese el “todos unidos triunfaremos”.

 

Ha pasado un año desde las últimas elecciones.

Muchas cosas han cambiado, pero otras persisten.

 

 “No atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez” - Principio de Hanlon

 

No resulta extraño que un gobierno centralista y dominador como fue el de la Sra. Fernández de Kirchner haya consagrado el aniversario de la batalla de Vuelta de Obligado como el Día de la Soberanía, pretendiendo elevar a Juan Manuel de Rosas como paladín del nacionalismo vernáculo, a falta de mejor figura para ocupar dicho sitio.

 

Ha muerto Fidel Castro, un tirano latinoamericano.

No fue uno más de la larga lista de sátrapas sudamericanos, Fidel se erigió en el líder indiscutido de estos hipócritas conductores de masas que con la palabra revolución a flor de labios convencieron a muchos incautos a involucrarse en grandes experimentos sociales que terminaron en desastre.

 

No hizo falta llegar al diario del lunes, con el diario del miércoles todos supimos que ganaba Trump, y estos días una avalancha de autores en el mundo brindaron explicaciones deterministas de lo acontecido.

 

El peronismo es un síndrome caracterizado por la rigidez marmolea del rostro, una desmemoria que los lleva a frecuentes y múltiples contradicciones, alianzas impensadas y afirmaciones temerarias.

 

Cuando el Archiduque Francisco Fernando de Asturias cayó víctima de  los anarquistas serbios nucleados en el grupo sedicioso llamado Mano Negra (nunca mejor nombre) pocos pensaron que el mundo terminaría en una sangrienta conflagración.

 

Era el mejor de los tiempos y a su vez el peor de los tiempos. Era la edad de la sabiduría y la edad de la estupidez…y todos nos íbamos directamente al cielo o en el otro sentido.

 

Cuando von Braun ingresó a los EEUU como investigador en el marco de la operación   Paperclip después de la Segunda Guerra Mundial, lo primero que vio fue un enorme cartel del Uncle Sam con el consabido aviso de “I want you” (te quiero a ti).

 

La enseñanza de la Historia está llena de inexactitudes, exageraciones y simplificaciones que llegan a la mentira. Muchas veces se cae en estos excesos para construir la identidad nacional, aunque a nadie le importe si la verdad muere en el camino.

 

Domingo Faustino Sarmiento era un tipo difícil que a su paso creaba amores incondicionales y odios viscerales. Hombre polémico, autorreferente, inquieto y discutidor, era de aquellos que les gustaba tener la última palabra, pero que se inclinaba ante la inteligencia o el talento.

 

El lago de los cisnes fue compuesto por Piotr Ilich Chaikovski en 1877, un año antes de su malogrado matrimonio (de antemano condenado al fracaso). Este ballet está basado en un cuento de Johann Karl August Musäus, “El velo robado”.

 

La diputada Nilda Garré del Frente para la Victoria, ex Embajadora ante Venezuela, miembro de la Unidad Especial de Investigación de la AMIA (Que pocos resultados ha brindado), ex ministra de Defensa, además de ex guerrillera (comandante Teresa), y emparentada con la conducción histórica de Montoneros (ex conyugue de Abal Medina), acaba de presentar un proyecto de ley para “la prevención y condena de la negación del genocidio y crímenes de lesa humanidad”, a fin de establecer penas de seis meses a dos años y multas de $ 10.000 a $ 200.000 para “quien públicamente negara, minimizara, justificara y/o aprobara cualquier forma de genocidio”.

 

Esta es, de una u otra forma, la pregunta que se hace la intelectualidad nacional desde hace 50 años.

 

Por identidad, costumbres y por herencia, nos gusta mirar a España. Madre patria, tierra de nuestros abuelos, fuimos testigos de su Historia. Vimos como una nación salida de una guerra atroz y una larga dictadura, se convertía en un país pujante, de donde partían inversiones que promovían negocios en esta hija pródiga.

 

Justo José de Urquiza, por razones personales, que incluían sus bastos intereses económicos, decidió que era tiempo de cortar con Juan Manuel de Rosas. La confederación, autoritaria, autocrática y falta de instituciones, debía dar paso a una República federal y constitucional (le faltaría medio siglo más para ser plenamente democrática).

Afirmar que la corrupción es parte del barro primigenio del que nace la argentinidad, no está muy lejos de la verdad. El contrabando fue el origen y sustento de Buenos Aires, la única forma de sobrevivir ante las normativas ridículas de la metrópolis.

 

La culpa es un organizador social.

La sociedad sin crimen no existe, fue una utopía ensayada en más de una oportunidad por distintos grupos de diversas ideologías.

 

Reza el dicho popular que los peronistas te acompañan hasta la puerta del cementerio, pero no les gusta entrar.

 

La historia se reescribe a la luz de los nuevos acontecimientos que se viven en cada tiempo. La historia no es estática, se la analiza desde distintas perspectivas que la alumbran según las experiencias que nos influyen. Obviamente, la historia tiene verdades inamovibles, pero también enormes escalas de grises que otorgan los matices con los que se reinterpreta el pasado.

 

El coronel Aureliano Buendía se salvó de ser fusilado a último momento, mientras su padre le compraba imanes al gitano Melquiades con la intención de hacerse de todo el oro que éstos pudiesen atraer. No tardó en darse cuenta que no servían a tal fin.

 

A diferencia del 25 de Mayo de 1810, que se presentó como la oportunidad para marcar las diferencias de los criollos con la conducción española, la declaración de la independencia fue una medida largamente debatida dentro del amplio espectro ideológico de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Los desfiles del 9 y del 10 de Julio le devolvieron al país su ejército. Una patria no está completa sin su ejército y menos aún si tarda 34 años en honrar a sus ex combatientes.

Todos los días de nuestras vidas nos preguntamos ¿qué hubiese sido si… hubiese nacido en otra parte? ¿Si hubiese sido más alto? ¿Más bajo? ¿Más gordo? ¿Más…?

 

 “Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el Reino de Dios”, dicen los Santos Evangelios (Lucas 18:21) que son una serie de textos donde se intenta explicar la vida y obra de un carpintero de Galilea, cuya prédica dio lugar a una nueva religión.

Algunos memoriosos recordarán con una sonrisa esta expresión tan común al comenzar los partidos hace años atrás, cuando el fútbol no se había convertido en refugio de mafias ni en curros multimillonarios o fuentes de evasión fiscal.

François-Marie Arouet (París 1694 – 1778), más conocido como Voltaire, escritor, historiador, filósofo y abogado francés, notorio representante de la Ilustración, decía en “El elogio histórico de la Razón”:

Deténgase usted en cualquier esquina de Buenos Aires, y por 10 minutos preste atención a lo que ocurre a su alrededor. Casi con certeza usted verá a un conciudadano cometer algún tipo de infracción, no solo vehicular, habrá transeúntes que intentan cruzar a mitad de cuadra, sin respetar la luz roja, o simplemente arrojarán un papel al piso –cuando disponen de un cesto de basura a menos de cinco metros.

Cómo en el tango que dice, “veinte años no son nada”, podríamos afirmar que doscientos es un poco más de errores, excesos, desconsuelos y aciertos.

Walter Benjamín (1892-1914) fue un filósofo y ensayista alemán que escribió, entre otros temas, sobre el lenguaje como pieza clave de la vida. Profundo conocedor del romanticismo alemán, intentó conciliar el marxismo con su herencia cultural judía.

Cada período histórico tiene su relato, y a su vez un revisionismo a la luz de los acontecimientos que los miembros de esa sociedad han vivido. El kirchnerismo al igual que otros regímenes tuvo la particularidad de rodear sus actos de una cosmovisión política.

Siempre fui muy malo jugando al fútbol. Lo que se dice, un tronco. Era el último en ser elegido en la selección de equipos y quedaba para arquero o defensor. La verdad es que mucho no entendía las reglas. ¿Qué era un foul? ¿Cuándo era penal? ¿Off side? Y menos entendía cuando las reglas cambiaban y jugábamos sin árbitro. Eso era asegurarse un final de pugilato.

 “El dilema del doctor” es una obra de teatro escrita por Bernard Shaw en 1906, en ella se plantean las dificultades en las elecciones de los médicos. En este caso, se trata de un notable profesional, que debe elegir a quien salvar con un novedoso tratamiento que acababa de descubrir. Las posibilidades eran limitadas, y el doctor llamado Redpenny, debe elegir entre una persona noble y generosa, pero de intelecto limitado, y un joven brillante e inteligente pero vanidoso y antipático.

 

Según José Ortega y Gasset, “la vida humana, por su naturaleza propia, tiene que estar puesta a algo, a una empresa gloriosa o humilde, a un destino ilustre o que carece de importancia”.

 

Se llama Babyboomers a todos aquellos nacidos después de la Segunda Guerra Mundial y hasta comienzos de los setenta.

 

La historia, como la vida de cualquier persona, se construye sobre los pequeños/grandes detalles. Y en los detalles está el diablo. Una expresión dicha con furia es un mensaje y con ironía, quiere decir otra cosa.

 

Recuerdo claramente cuando después de tu desgraciado accidente abrazaste la carrera política, como embanderado de un peronismo que te era ampliamente ajeno. Las cámaras enfocaban tus labios cuando debías cantar la “marchita” en los actos partidarios. ¡Ni la letra sabías! Ahora tuviste oportunidad de aprenderla, aunque hoy te pese el “todos unidos triunfaremos”.

 

Ha pasado un año desde las últimas elecciones.

Muchas cosas han cambiado, pero otras persisten.

 

 “No atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez” - Principio de Hanlon

 

Página 4 de 5

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…