Tecnologia

Tecnologia (94)


 

Marc Randolph, cofundador y primer presidente del gigante audiovisual, relata en el libro 'Eso nunca funcionará' las desventuras de los primeros años de la compañía.

En enero de 1997 Marc Randolph y Reed Hastings compartían coche para ir a trabajar desde la zona montañosa de Santa Cruz hasta Sunnyvale, en Silicon Valley. Hastings dirigía Pure Atria, empresa que creaba herramientas para desarrollo de software, y había comprado Integrity QA, una start-up que contaba entre sus fundadores a Randolph, que tras la adquisición se quedó como director de marketing.

En el atasco diario de la autovía 17, a Randolph le daba muchísimo tiempo para su deporte favorito: lanzarle ideas a Hastings sobre posibles futuros negocios. "Reed se queda inexpresivo. A un observador externo le parecería que está mirando a través del limpiaparabrisas sucio [...]. Pero yo sé qué hay detrás de esa mirada: una evaluación a toda velocidad de los pros y los contras, un análisis trepidante de costes y beneficios, un modelo predictivo casi instantáneo de los posibles riesgos".

Así arranca Eso nunca funcionará (Planeta), de Marc Randolph, cofundador y primer presidente de Netflix, una descripción de los primeros años de vida de una compañía audiovisual que hoy tiene una capitalización de 113.000 millones de euros, y que cerró las cuentas del tercer trimestre de 2019 con un beneficio de 603 millones, y con 158 millones de suscriptores mundiales que le generaron ingresos por valor de 4.760 millones. Todo eso, desde una idea que surgió en un Volvo "hecho polvo con dos sillitas de niños en la parte de atrás".

Randolph no es un cualquiera de Silicon Valley. Por de pronto, para ser un impulsor de start-ups con éxito en al menos media docena de veces, es curioso su odio a Silicon Valley. Geográficamente es un lugar que no le atrae en absoluto.

Otra cosa es su espíritu, la aspiración de crear algo nuevo, hacerlo germinar y fortalecerse. Eso, según su libro, lo disfruta plenamente. Al inicio del volumen advierte: son sus memorias, no un documental; quiere dejar por escrito sus recuerdos y rendir homenaje a los pioneros de Netflix.

Aunque al final subraya que ha vuelto a hablar con sus compañeros de viaje, que muchos han leído el libro y aportado datos, insiste en que es su visión. Sin embargo, el lector tiende a pensar que la historia fue así: Randolph no se reprime a la hora de describir sus errores, los aciertos de sus colegas y realiza un retrato minucioso, con sus pros y sus contras, de la poliédrica personalidad de Hastings, actual director ejecutivo.

Ambos mantienen una relación de amor-odio a lo largo de sus páginas, que dura hasta que en 2004, tras un tiempo ya apartado del mando, Randolph abandona la junta directiva de Netflix. Y lo hace sabiendo que es Hastings quien tiene que liderar su fortalecimiento, gracias a su talento como desarrollador de empresas y su capacidad para encontrar inversores, y que él no va a encontrar más que aburrimiento en el nuevo devenir de la compañía. "A mí se me da bien tener ideas".

De vuelta a aquel Volvo, Randoph bromea con que Netflix podría haberse dedicado a la venta de bates de béisbol personalizados o a la de champú. Pero no hubo "una epifanía, la típica historia que se cuenta a inversores escépticos". Es más, desmonta el mito de que Hastings pensó en Netflix cuando tuvo que pagar 40 dólares por su retraso a la hora de devolver un DVD de Apolo 13 al Blockbuster.

"Eso pasó, pero Netflix nada tiene que ver con esa multa [...]. De hecho, al principio nosotros también cobrábamos penalizaciones". Randolph insiste en que la historia de la compañía "no fue perfecta, útil, clara y acertada, no surgió en un momento de inspiración". Y por eso escribe el libro: para que en él encuentren inspiración futuros emprendedores.

Randolph describe los primeros meses, con mucho tiempo libre al ser comprado por la empresa de Hastings, cuando junto a dos empleadas suyas usa una pizarra blanca para apuntar ideas, desde comercializar tablas de surf a comida específica para mascotas. Solo quedó una: videoclub online. Coincidió con el momento del cambio de las cintas de vídeo (VHS) al DVD, y Netflix (el nombre también quedó por eliminación, y es la unión en inglés de red y pelis) apostó por el DVD.

En esos meses investigaron cómo funcionaba el correo postal (prometían dejar en casa de sus clientes el DVD encargado al día siguiente de su petición), los mejores sobres para mantener incólumes los discos, su búsqueda de un espacio para guardar los DVD o los problemas de potencia de ordenadores desde que el 14 de abril de 1998 empezaron en Internet.

Bajo el mando de Randolph, Netflix nunca fue un gran negocio, porque vivieron meses de afinación de producto. Son carcajeantes sus descripciones de sendas reuniones con Amazon, el gigante a imitar, y Blockbuster, multinacional de alquiler de VHS cuyos directivos nunca se percataron de lo que se venía encima... hasta que tuvieron que cerrar la compañía.

Al emprendedor le gusta subrayar cómo conocía al inicio a todos los empleados, y apunta que Hastings se quedó con más parte de la empresa porque tenía más dinero para invertir en ella. Fueron años de incertidumbre, de alianzas sui generis con fabricantes de reproductores de DVD, de interrogantes que les volvieron locos (al inicio sus clientes usaron Netflix para comprar DVD, no para alquilarlos, a pesar de que afinaron rápidamente su velocidad y eficiencia en la entrega).

Tiempos de sufrimientos, como cuando su propio éxito casi les hunde por falta de efectivo y en septiembre de 2001 despiden a parte de la plantilla. Eso nunca funcionará acaba con la salida a Bolsa de Netflix el 23 de mayo de 2002, 49 meses después de su lanzamiento. Hastings, con más prestigio, nombre y habilidad para recaudar dinero, arrincona a Randolph. Él tampoco es feliz, y primero se concentra en el departamento de desarrollo de producto; después, lo deja. Y escribe: "A veces tienes que apartarte de tus sueños, sobre todo cuando crees que los has hecho realidad".

AL ACECHO DEL 'STREAMING'

Durante todo el libro, Marc Randolph no se esconde en la descripción de dos miedos: que Amazon y Blockbuster se lancen también al alquiler de DVD y con su fortaleza hundan Netflix, y que alguien sea más rápido que ellos al involucrarse en los servicios en streaming.

Netflix empezó como una empresa de alquiler y venta de DVD físicos, pero desde la primera página, desde inicios de 1997, Randolph ya apunta que el negocio futuro será el que hoy lidera Netflix: alquiler de series y películas en streaming, 100% digital, sin nada físico que enviar o recibir, y sin necesidad de fastidiosas descargas. A ello dedicó sus últimos días en Netflix. "Sabíamos que la transmisión digital era el futuro, pero ¿cuándo tardaría ese futuro en llegar?".

Gregorio Belinchón

 

El mercado se desaceleró, con lo que Apple y Xiaomi perdieron presencia global durante el tercer trimestre de 2019. Samsung cerró el período con el 20.4 % del mercado, notable incremento respecto de los 18.9 % del año pasado. Huawei, pasó de tener el 13.4 % el año pasado, al 17 % en el tercer trimestre de este año.

Los teléfonos de gama media de Samsung, así como los modelos de Huawei en esa categoría, ayudaron a contrarrestar la caída global en las ventas de celulares que volvió a descender durante el tercer trimestre del año.

Ambos fabricantes líderes en el mercado global tuvieron un incremento en sus ventas durante el tercer trimestre de 2019, gracias a los dispositivos de gama media, según el más reciente análisis de Gartner en el mencionado período.

Samsung cerró el tercer trimestre con el 20.4 % del mercado, un notable incremento a comparación con el 18.9 % que ostentó el fabricante surcoreano durante el mismo lapso del año pasado. Huawei, por su parte, tuvo un incremento mucho más notorio ya que pasó de tener el 13.4 % de mercado el año pasado, hasta alcanzar una participación del 17 % en el tercer trimestre de este año, dice el reporte.

"El usuario actual de teléfonos inteligentes opta por un teléfono de gama media sobre teléfonos de gama alta porque ofrecen un mayor valor por el dinero", explicó en la presentación del estudio Anshul Gupta, director principal en Gartner. "Además, en espera de la llegada del 5G a más países, los usuarios de smartphones están retrasando su decisión de compra para 2020".

 

De los cinco fabricantes principales, Apple y Xiaomi tuvieron una caída durante el período del análisis. El gigante de Cupertino pasó de tener una participación del 11.8 % de mercado el año pasado, al 10.5 % en el tercer trimestre de 2019.

 

Por su parte, el fabricante chino tuvo una caída del 0.2 % para quedar con el 8.3 % de participación de mercado en el tercer trimestre de este año.

El estudio de Gartner señala que el mercado cayó un 0.4% en el tercer trimestre de 2019, con 387 millones de unidades distribuidas.

 

El presidente Mauricio Macri anunció hoy que se van a desarrollar 5.000 kilómetros nuevos de la red de fibra óptica de Arsat para llegar a más de 500 localidades pequeñas del país, y que extenderán la cobertura para que internet móvil llegue a 20.000 kilómetros de rutas nacionales y provinciales. Fue a través de la red social Twitter.

"En estos cuatro años, sumamos a 2 millones de hogares a Internet, cuadruplicamos la velocidad y llevamos 4G al 93% de los argentinos. Ahora vamos a sumar a 3 millones de hogares más y seguir trabajando para que todos puedan aprovechar los beneficios de la revolución digital.", agregó.

En ese sentido, Macri informó que se van a "desarrollar 5.000 kms nuevos de la red de fibra óptica de Arsat para llegar a más localidades pequeñas. Vamos a trabajar con las Pymes locales para que llegue a los hogares y empresas".

"Otra medida que vamos a tomar para que Internet llegue a todo el país es asegurar que el Internet móvil llegue a 20.000 kilómetros más de rutas nacionales y provinciales. Es indispensable para los que viajan y para las empresas regionales que trabajan en logística y transporte".

Además ratificó que van a "seguir impulsando la conectividad de localidades rurales con créditos y financiamiento para desarrollar infraestructura de conectividad. Esto es clave para que el campo pueda aprovechar las últimas innovaciones tecnológicas".

Otras de las medidas que anunció es llegar "a los 1.000 Puntos Digitales, donde se darán capacitaciones sobre cómo usar Internet, trabajar en oficios digitales y hacer trámites en línea" y se van "a entregar 400.000 tablets a adultos mayores".

"Nuestra meta será modernizar el 100% de los municipios. Queremos que los argentinos puedan hacer sus trámites por Internet y no tener que viajar largas distancias, faltar al trabajo o dejar de estudiar por el día. Tenemos que aprovechar esta oportunidad que nos ofrece Internet".

Por otra parte, informó que se está trabajando "con empresas para crear 100.000 becas para estudiar programación, marketing digital y big data. Son áreas con gran salida laboral: cada vez son más demandadas y una oportunidad para el talento de los argentinos".


Viernes, 27 Septiembre 2019 00:00

Google dice haber alcanzado la supremacía cuántica

Escrito por

 

El ordenador cuántico del famoso buscador habría realizado un cálculo más allá del alcance del procesador más avanzado del mundo. El anuncio fue publicado y después eliminado en una web de la NASA.

Un equipo de investigadores de Google dice haber alcanzado la supremacía cuántica por primera vez. El diario británico Financial Times filtró el pasado viernes un borrador de un artículo de investigación de la compañía californiana publicado en una web de la NASA, en el que explicaba que su ordenador cuántico había sido capaz de realizar una tarea que está más allá del alcance del superordenador convencional más poderoso. El anuncio fue posteriormente retirado (puede verse aquí) de forma misteriosa, sin aparentemente ninguna explicación.

Google utiliza superordenadores de la NASA como puntos de referencia para sus experimentos de supremacía. Según el documento, el procesador cuántico del famoso buscador realizó un cálculo en tres minutos y 20 segundos, un trabajo que a la supercomputadora más avanzada del mundo, conocida como Summit, le llevaría alrededor de 10.000 años. El experimento supondría «el primer cálculo que solo se puede realizar en un procesador cuántico».

A principios de la década de 1980, Richard Feynman propuso que una computadora cuántica sería una herramienta eficaz y mucho más barata para resolver problemas en física y química.

En el artículo, los investigadores aseguran haber hecho realidad ese sueño de la física: «Nuestro experimento marca un hito hacia la computación cuántica a gran escala: la supremacía cuántica». Y añaden: «Al alcanzar este hito, mostramos que la aceleración cuántica se puede lograr en un sistema del mundo real y no está impedida por ninguna ley física oculta». Sin embargo, Google no se ha pronunciado sobre el documento, que parece que no estaba destinado a ver la luz.

Como el vuelo de los Wright

Como explica en MIT Technology Review, los ordenadores cuánticos son tan potentes porque aprovechan los bits cuánticos o qubits. A diferencia de los bits clásicos, que representan un 1 o un 0, los qubits pueden estar en una especie de combinación de ambos al mismo tiempo. Gracias a otros fenómenos cuánticos, estas máquinas pueden procesar grandes cantidades de datos en paralelo que las convencionales tienen que procesar de forma secuencial.

De confirmarse, el logro del gigante de internet sería algo fantástico. Will Oliver, profesor de MIT y especialista cuántico, compara ese hito informático con lo que supuso el primer vuelo de los hermanos Wright para la aviación. Además, el inmenso poder de procesamiento podría ayudar a los investigadores y las empresas a descubrir nuevos medicamentos y materiales, y potenciar la inteligencia artificial y el aprendizaje automático.

Un solo ordenador cuántico equivale a un número gigantesco de ordenadores convencionales, pero esto no significa necesariamente que vayan a ser sustituidos. Darío Gil, de IBM y también experto en el mundo cuántico, dice a la revista del MIT que ambos tipos de ordenadores «trabajarán en concierto, ya que cada uno tiene sus puntos fuertes». A su juicio, muchos problemas seguirán necesitando de las computadoras clásicas para ser resueltos. Precisamente, la compañía anunció hace algunos días que ya tiene listo un nuevo ordenador cuántico con propósito comercial con una capacidad de 53 qubits.

El mínimo error

La computación cuántica todavía tiene que resolver un buen número de problemas. Las máquinas son propensas a sufrir pequeñas perturbaciones que pueden modificar la información y falsear el resultado del cálculo. Incluso el más mínimo cambio de temperatura, o una pequeña vibración, puede destruir el delicado estado de los qubits.

Los errores se pueden propagar rápidamente y desestabilizar el ordenador. Los investigadores trabajan para hacer que estas máquinas sean más fiables y sencillas. Aunque algunas ya están disponibles a través de la nube informática, todavía podrían pasar muchos años, probablemente décadas, antes de estar ampliamente disponibles. Google puede haber dado un primer paso fundamental en ese camino.


Lunes, 09 Septiembre 2019 00:00

La inteligencia artificial se cuela en la cocina

Escrito por

 

La combinación de algoritmos hace que los aparatos de la casa actúen coordinadamente.

Es fácil preguntarse si realmente es necesario que la campana de la cocina tenga wifi y bluetooth. Si se le pregunta a cualquier consumidor por la calle es probable que en muchos casos niegue esa necesidad.

Al fin y al cabo, los aparatos han funcionado siempre sin esas características y la esencia de su utilidad se mantiene. Si quien responde es un representante de las compañías que estos días presentan sus novedades en la feria IFA de Berlín, la respuesta mayoritaria es que esto es el futuro. Los aparatos de todo el hogar, no sólo la cocina, estarán conectados para ser más eficientes gracias a la inteligencia artificial.

Bases de datos y millones de patrones pueden conseguir que los aparatos de la casa actúen de forma coordinada. Por ejemplo, que la campana de la cocina se conecte de forma automática cuando se encienda la placa de cocinar y que regule la intensidad de aspiración en función del humo que le llega. Todo esto es hoy una realidad en IFA. En los pabellones de las grandes marcas relatan que todos sus aparatos se fabrican ya para estar conectados.

En la palma de la mano: Apps de móvil dan al usuario el control remoto de sus electrodomésticos

Aplicaciones de móvil dan al usuario diferentes grados de control sobre sus electrodomésticos, pero no han resuelto algunas ecuaciones lógicas. No siempre se puede actuar a distancia. Es fantástico poder controlar una máquina desde cualquier lugar a distancia mediante la pantalla del móvil, pero hay cosas que hay que seguir haciendo de forma manual. Nadie introduce la ropa por nosotros en la lavadora o la traslada a la secadora después. Aunque estos avances tienen algunas utilidades asombrosas.

LG ha presentado en IFA una lavadora que analiza los tejidos que tiene dentro de su bombo para saber qué lavado es preciso y cuánta cantidad de detergente preciso. No sólo eso. Si tiene al lado una secadora hermana, la lavadora le comunicará qué es lo que ha lavado, para que le aplique el programa de secado que mejor le va a esa ropa.

Cuestión de tiempo: Cuántos más datos obtenga la máquina, mejores resultados acaba por brindar

¿Qué pasa si ponemos tejidos y colores mezclados?, puede preguntarse alguien puesto a buscar peros a este planteamiento. Todo está pensado. La inteligencia artificial analiza patrones, y en esta máquina de LG una base de datos de 20.000 modelos distintos que contempla todo tipo de mezclas y, aseguran, tiene la solución para un lavado más eficiente y que la ropa dure más tiempo.

Lo bueno de ese tipo de tecnología es que, cuántos más datos nuevos se añadan, mejor debería funcionar el sistema. Se supone que estamos en los albores de una tecnología de la que debemos esperar mucho más con el paso del tiempo. A medida que se resuelvan más situaciones, el funcionamiento para cada patrón de datos será mucho más ajustado.

Dentro del dispositivo: Cámaras internas ofrecen una visión a distancia en hornos y frigoríficos

Las dimensiones colosales de una feria como IFA hacen imposible enumerar todas las novedades, pero sí detectar tendencias. Las aplicaciones van a estar detrás de todo. El gran fabricante alemán Miele presentó un sistema en la placa de inducción por el que avisa al teléfono móvil cuando se ha alcanzado la temperatura idónea para el alimento que se está cocinando. En uno de los nuevos hornos, hay cámaras interiores que permiten ver el interior sin necesidad de intentar verlo desde fuera.

Eficiencia energética, de recursos y de esfuerzos del usuario marcan la estrategia de las marcas en el desarrollo de estos productos tecnológicos para el hogar. El frigorífico Home Connect de Siemens utiliza sus interiores para sugerir recetas basadas en los alimentos que contiene o señalar los que se necesitan para una cesta de la compra.

Otra de las grandes compañías de electrodomésticos, Beko ha presentado un sistema de dosificado para lavadoras y lavavajillas que dosifica la cantidad justa de detergente —sólo hay que llenarlo una vez al mes— que precisa cada lavado. La optimización de la entrada de agua y burbujas, consiguen ahorro de tiempo y ropa más cuidada.

En esas cocinas inteligentes que dibuja el futuro adelantado de IFA —son productos que llegan o están a punto de llegar ya al mercado— los frigoríficos son grandes centros por los que pasa la información. Ellos mismos pueden etiquetar en varias marcas los productos para alertar de fechas de caducidad o la necesidad de comprar alguno que se ha agotado. Incluso pedirlo a una tienda online. La instalación de cámaras dentro de las heladeras permiten ver en el móvil, desde el establecimiento donde el cliente compra, qué es lo que tiene y, en consecuencia, lo que le falta.

Objetivo tecnológico: Eficiencia energética, de recursos y de esfuerzos y tiempo de las personas

Uno de los puntos claves de estas tecnologías, que tienen sentido si el usuario gana en la experiencia de uso, no tienen sentido si para cada uno de los aparatos que tiene en casa. A excepción de los pabellones y stands de la feria, o en los hogares de los directivos de las compañías, nadie tiene todos los productos tecnológicos de una sola marca. Por eso es de especial importancia que los sistemas que controlan estos aparatos conectados sean abiertos, de modo que cada uno de ellos detecte y pueda interactuar con los del resto. Ese es uno de los retos de estas tecnologías para años venideros.

Samsung ha puesto la primera piedra de ese tipo de visión de colaboración con la competencia, en sus televisores al permitir que otros sistemas, como Apple TV y el protocolo de comunicación AirPlay 2 de la compañía de la manzana funcionen en sus aparatos, de la misma forma que el asistente Alexa o el de Google. Es la vía para que el usuario no se encuentre atrapado dentro de el universo de una sola marca o en la gestión de un multiuniverso de mundos desconectados entre sí.

La inteligencia artificial llega también a los robots aspiradores, Ecovacs ha mostrado en IFA su modelo Deebot Olmo 960, que gracias a esta tecnología es capaz de reconocer en el suelo mediante una cámara hasta 500 objetos diferentes, desde cables, a zapatillas o calcetines para poder esquivarlos y hacer sus recorridos, de aspiración y fregado en una misma pasada, de la forma más eficiente posible, ya que guarda un mapa del piso y sabe qué zonas quedan por limpiar.

Si alguien augura que la inteligencia artificial acabará por decirnos hasta cuándo ir al baño, llega tarde. D-Free tiene un sensor que se coloca sobre el abdomen y detecta por ultrasonidos el volumen de la vejiga urinaria para avisar con una app que esa persona deberá ir pronto al lavabo. Está indicado para niños y para personas mayores con incontinencia. Ya se vende en Francia, Estados Unidos y Japón.

El gran salto del 8K

Las pantallas de televisión son una de las categorías de productos en los que se evidencia de forma más clara la diferencia qué supone la inteligencia artificial respecto a la anterior generación. Hace apenas un año llegaron las primeras pantallas 8K. En el 2018, la compañía pionera en poner la primera pantalla en el mercado mundial fue Samsung y en el presente edición de IFA todas las marcas que tienen algo que decir en este campo muestran sus cartas.

Los televisores 8K tienen cuatro veces más resolución que los incipientes 4K y algo más de 33 millones de píxeles de resolución. Así que enseguida llegó la pregunta que siempre nos habíamos hecho ante este tipo de avances: ¿Si no existen (apenas) contenidos en 8K, para qué quiero un televisor con esa definición que no voy a poder disfrutar? Pero este planteamiento, por una vez, es falso.

Hasta el 4K, cada vez que una pantalla debe reproducir un contenido en una resolución inferior, lo que hacen los procesadores de los televisores es repetir lo mismo que les llega pero en una escala más grande.

Así, si una imagen es cuatro veces inferior a la resolución de la pantalla, lo que se hace es que cada píxel, representado por un pequeño punto cuadrado, se sustituye por cuatro cuadrados agrupados que hacen uno solo pero cuatro veces más grande. Esa era la lógica del escalado de imágenes hasta ahora

Con el 8K y la inteligencia artificial, el concepto cambia. Es evidente que la mejor imagen que se puede ver en una pantalla de esta resolución es una que esté grabada y que se emita en 8K, pero si no se dispone de tanta definición, también es posible verla mejor. La explicación es que estos televisores tienen acceso a bancos de datos con millones de imágenes que pueden comparar para aprender cómo definir bien un objeto.

De esa forma, el escalado es inteligente. Al no reproducirse un píxel como otro píxel mayor, las imágenes, en realidad, ganan en definición. Algunos de los ejemplos mostrados por las compañías en la feria IFA son asombrosos. En las pruebas realizadas se obtienen espectaculares imágenes, por ejemplo, de películas antiguas.

El segundo gran debate que han suscitado los 8K es el de la distancia. ¿A qué distancia debo ver la pantalla de televisión? Si ponemos la cuestión en Google, encontraremos escalas gráficas que marcan las distancias ideales según las pulgadas de la tele. Internet está plagado de ellas.

De nuevo, el 8K vuelve a romper los esquemas, porque al tener tanta definición y evitar que una línea, ya sea recta o curva, se vea escalonada por píxeles, da lo mismo donde uno se ponga. Se va a ver bastante bien en cualquier caso. La principal recomendación que hacen los técnicos es que uno vea la tele donde se sienta mejor. Las pantallas actuales no son como las de tubo, que cansaban mucho la vista.

Algunos fabricantes limitan su oferta de televisores 8K a tamaños de pantalla muy grandes, por encima de las 75 pulgadas que, realmente no entran la mayoría de los hogares. Otros como Samsung, han decidido llevar esta experiencia a las 55 pulgadas, uno de los tamaños con mayor proyección de ventas ahora mismo en España.

La tercera gran cuestión que planea en estos momentos sobre el 8K, pese a su enorme calidad, es la del precio. En un momento en el que la economía de escala empieza a hacer llegar el 4K como un producto de consumo masivo, la nueva resolución está todavía lejos de popularizarse por su coste –de 3.300 euros para arriba y más allá– . El precio se dispara a varias decenas de miles de euros con los tamaños que se acercan y superan las 90 pulgadas y que están sólo al alcance de muy pocos.

Luego está la necesidad de equipar estas pantallas con barras de sonido a la altura de las imágenes, lo que ya dispara cualquier presupuesto.

Francesc Bracero

Martes, 03 Septiembre 2019 00:00

Bioeconomía + energía = Industria 4.0

Escrito por

 

El futuro no está escrito, pero sí se escribe en este presente. Hoy hacemos la industria de mañana. Nuestro desafío como país es fabricar una industria que le permita a la Argentina configurar los drivers del crecimiento y del desarrollo.

Las condiciones del éxito están dadas, pero dependen de nuestra capacidad para consensuar una estrategia que potencie la producción en el marco de Cuarta Revolución Industrial.

La forma de producir cambió y va a seguir cambiando, a pasos exponenciales. Big data, cloud computing, inteligencia artificial, las impresoras 3D, la automatización, la customización y la robotización son fenómenos que permiten interacciones continuas entre proveedores y clientes que redundan en mejoras cualitativas de lo que se produce.

Software y hardware se unen, y permiten que las industrias tengan información instantánea sobre el estado de sus máquinas para identificar cuellos de botella e implementar mejoras en los procesos en tiempo real.

El mundo avanza sin pausa en esta dirección: la industria manufacturera da cuenta de casi el 80% de los recursos destinados a I+D en los países de la OCDE. Países como China, Japón, Corea y Alemania destinan más del 80% de los recursos en I+D a la industria con el fin de fortalecer la tendencia de convergencia entre industria, servicios y procesamiento de datos.

En esa tríada se conjuga el verbo producir desde el Siglo XXI. La industria ya no es solo fierros, sino un concepto: el agregado de valor.

Lacunza dijo que "los ahorros de los argentinos están absolutamente disponibles"

 

En Argentina, la coyuntura muchas veces nos obtura esta agenda. 2019 será el segundo año consecutivo de una profunda recesión, con una inflación por encima del 50% y tasas de interés que impiden financiar cualquier proyecto de inversión de largo plazo. Sin duda tenemos que atacar nuestros problemas de volatilidad y estancamiento recurrente, pero tampoco pueden ser una excusa para evitar proyectarnos al futuro.

Existen ejemplos que muestran el camino. Desde el Invap, con diseño y fabricación de reactores nucleares, radares y satélites; o el Grupo Insud, desarrollando vacunas terapéuticas contra el cáncer de pulmón; Don Mario, con genética vegetal; o Metalfor, haciendo maquinaria agrícola de precisión. Estos son tan sólo algunos de los cientos emprendimientos productivos que se llevan adelante a pesar de soportar décadas de inestabilidad económica como telón de fondo. Tenemos que ayudarlos a multiplicarse.

Hoy la foto nos muestra que en el país cuenta con aproximadamente 600.000 empresas. De ellas, 6.000 realizan esfuerzos cotidianos de innovación, pero tan solo 600 realizan formalmente actividades de I+D. Apenas 60 compañías explican el 80% de la I+D privada. Ampliar la base empresarial que invierta en I+D, generando un núcleo dinámico de industrias que sean el sujeto de cambio estructural, es el gran desafío que tenemos hacia delante. El Estado cumple un papel fundamental en fomentar esa dinámica privada.

Rapetti: “Hay que aumentar la oferta exportadora industrial para aspirar al crecimiento sostenido”

 

La clave, como siempre, es lograr consensuar un proyecto de desarrollo que cancele las antinomias inconducentes que confrontan a Estado y mercado, o agro, industria y servicios, o mercado interno con externo. Es un camino que tiene una hoja de ruta clara: definir objetivos concretos, trazar una estrategia de largo plazo, medir los resultados, las desviaciones y definir el rol que debe ocupar cada actor de la producción.

La industria argentina tiene historia, presente y sin duda va a tener futuro. Un líder desarrollista una vez usó la fórmula “carne + petróleo = acero” para sintetizar su visión de lo que deberíamos ser. Hoy quizás tengamos que ajustar esa síntesis brillante, a partir del uso inteligente de nuestros recursos naturales, de nuestra capacidad de innovar y de ser protagonistas de la revolución tecnológica: ¿bíoeconomía + energía = Industria 4.0? Que ese futuro sea realidad depende de lo que empecemos a hacer hoy. 

 

Fuente: www.eleconomista.com.ar 

 

Aquí las posibilidades de aprender cómo rastrear un celular y dar con su paradero, si descubres de pronto que no lo llevas contigo.

No importa si tienes un teléfono tan moderno (y costoso) como el Samsung Galaxy S10 Plus, o uno menos inteligente como el Nokia 3310. De hecho, ni siquiera importa que sea tuyo o no. Las opciones son muchas, y aquí te las mostramos.

Si quieres saber qué hacer en caso de perder tu teléfono, lo primero que debes saber es que será mucho más fácil encontrar tu celular el día que lo perdiste.

Smartphones

Y si tienes un teléfono inteligente, considera instalar las siguientes aplicaciones. Hay muchas opciones disponibles, pero primero debes revisar si hay opciones de software de localización incluidos en tu teléfono. Estas opciones son: Buscar (Find My iPhone), Android Device Manager y Find My Mobile de Samsung. Navega a la siguiente sección para más detalles. Si quieres otras opciones, prueba éstas:

Su uso es gratuito para tres dispositivos, tiene la opción de pago para acceder a más características y el servicio puede ser utilizado en computadores y celulares. Después de crear una cuenta, simplemente tienes que sincronizar tus dispositivos, y relajarte.

El día en que tu teléfono se pierda, lo único que debes hacer es iniciar sesión en un ordenador y ubicarlo.

La aplicación funciona discretamente en el smartphone y no localizará tu teléfono hasta que lo comandes, así que no hay que preocuparse por la privacidad mientras el celular esté bajo tu posesión. Lo recomendamos para cualquier dispositivo Android o iOS, y computadores Mac, Windows o Linux.

Usuarios del microblogging Twitter se enojaron al ver la nueva versión de la plataforma, pidiendo la anterior. Aquí, la solución:

A 50 años de la llegada del hombre a la Luna especialistas recordaron las curiosidades de esta hazaña, como las cartas que "una por una" respondían desde la oficina de Neil Armstrong a las personas que descreían del alunizaje o que un iPhone 5 es 1.500 veces más poderoso que algunas computadoras del Apolo XI.

 

El parque fotovoltaico de Sidersa en San Juan es una de las zonas de mayor potencial en todo el mundo. Los planes de Uñac para su segundo mandato.

Página 1 de 7

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…