Politica

Politica (642)

El debate por los presos complicó a Alberto Fernández y la vicepresidenta se quedó con la caja de la ANSeS.

 

La salida masiva de presos puso a Alberto Fernández en una posición delicada frente a la opinión pública por primera vez desde el inicio de la pandemia

 

La ex presidenta volvió al juego, tras meses en segundo plano. Fue consultada por las designaciones de Raverta y Larroque, que vienen del kirchnerismo más leal. A la vez, respaldó que el nuevo jefe de YPF sea un funcionario que formó parte de la gestión Galuccio, como Affronti.

 

El crecimiento de Alberto F la puso en segundo plano, pero influye. Su avance contra la Corte y la preocupación por la cuarentena. Quiénes son sus leales.

 

La pandemia contaminó a la política de un dramático cortoplacismo. El futuro queda ahora a semanas de distancia. La unidad de medida temporal es la cuarentena. Contra ese horizonte tan incierto se destaca todavía más una decisión de Alberto Fernández relativa al largo plazo.

 

Cuando el virus pase y la inseguridad vuelva, las consecuencias políticas las sufrirá el Gobierno.

 

Cuando el foco del Presidente comenzaba a dividir su atención entre la pandemia del Covid 19 y la incipiente apertura de la cuarentena bajo “segmentación geográfica”, una serie de errores políticos, declaraciones propias y de altos funcionarios, y fallos judiciales introdujo a Alberto Fernández en una verdadera crisis política por la creciente excarcelación de miles de presos con condena firme o procesados de distinta peligrosidad, bajo la excusa de prevenirlos del coronavirus.

 

En el año 2014, Daniel Scioli junto a Alejandro Granados lanzaron las policías locales en la provincia de Buenos Aires. Los por entonces aspirantes a ingresar en la nueva fuerza de seguridad se inscribieron en sus municipios y allí los intendentes observaron una situación que solía repetirse en varios casos: había muchos anotados con antecedentes penales por delitos o, incluso, con detenciones en su haber por robos.

 

Empiezan a florecer debates que hablan a las claras de lo que le espera al gobierno nacional a la salida de la pandemia.

 

Algo le falta (o le sobra) a una política exterior cuando el Presidente debe remendar permanentemente lo que se dijo o se hizo el día anterior. El lunes, Alberto Fernández habló 45 minutos por teléfono con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, para suturar las heridas que había dejado el propio mandatario argentino cuando habló por videoconferencia con varios dirigentes de la oposición chilena.

 

Página 10 de 46

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…