Opinion

Opinion (2527)


 

George Orwell con certera premonición decía que “El que controla el presente controla el pasado, el que controla el pasado controlará el futuro” (“1984” escrito en 1949). La Argentina es hoy un país total y completamente controlado por el Presidente y poca gente más.

 

 

La polémica en torno a la figura de quien fuera el primer ministro de Salud de nuestra historia, el doctor Ramón Carrillo, ha despertado un renovado interés en la relación del peronismo y el Estado de Israel. El asunto ha sido objeto de algunas imprecisiones e inexactitudes que me invitar a intentar aportar ciertas aclaraciones históricas con el fin de contribuir a la realidad material de los hechos.

 

 

Los más golpeados por los encierros motivados por la cercanía de la covid-19 han sido los que, para sobrevivir, dependen de trabajos que requieren cierta proximidad física.

 

 

El ministro Guzmán y los grupos de bonistas decidieron extender las negociaciones más allá de la fecha del vencimiento.

 

 

La Argentina está tan empantanada, y su política tan desencantada, que sólo la audacia podría sacarlas a ambas del atolladero.

 

 

Hace más de medio siglo -cuando en la avenida Corrientes nadie dormía y en las noches del Tabarís brillaba Nélida Roca- a alguien se le ocurrió hacer una encuesta acerca de cuál era la vedette por excelencia del pueblo argentino.

 

 

Hay puntos de contacto entre la decisión presidencial de abrir el debate de un impuesto a las grandes fortunas y la intención de la diputada Fernanda Vallejos de que el Estado se quede con acciones de empresas a las que auxilió

 

 

Uno escucha a los funcionarios de los gobiernos peronistas a nivel nacional, provincial y local, y parecería que disfrutan de la crisis de la globalización que ha producido el coronavirus, o mejor dicho que ha producido la única arma que se aplicado como último recurso desesperado para “planchar la curva de contagios”: la cuarentena medieval.

 

Miércoles, 20 Mayo 2020 00:00

Alberto, ¿y si miramos a Uruguay? - Por Ricardo Roa

Escrito por

 

Apelando más a la madurez de la gente que a la autoridad no les va nada mal con el coronavirus.

 

 

Uno no tiene tiempo para el asombro. Máxime cuando se trata de la sanción de leyes que involucran también la voluntad de la oposición, porque uno se pregunta si realmente leen lo que aprueban.

 

Página 3 de 181

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…