Información General

Información General (883)


 

Los alumnos argentinos mejoraron su rendimiento en Lengua, empeoraron en Matemáticas y se mantienen dentro del promedio de la región en Ciencias, de acuerdo a los resultados de las pruebas internacionales PISA tomadas a 12.000 alumnos de 15 años de todo el país en octubre pasado evaluadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En Lengua, los alumnos argentinos obtuvieron 406 puntos y mejoraron seis puntos respecto al 2012, en Matemáticas 379,4 con un descenso de 8,9 puntos y en Ciencias 404 con un descenso de sólo dos puntos respecto a seis años atrás, indicó el Ministerio de Educación.

Si se toman en cuenta a los 79 países de todo el mundo que participaron el año pasado de la prueba, Argentina ocupó el lugar 63 en Lengua, 71 en matemáticas y 65 en Ciencias, mientras que en la región solo superó el promedio en Ciencias.

"La prueba PISA es una prueba estandarizada que se toma en forma homogénea tanto a países desarrollados como a los que no y de la que podemos tomar cosas positivas para seguir mejorando" dijo el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, quien aseguró que pese a esta característica "para nosotros es confiable aunque cada uno tendrá su punto de vista".

Precisó que en los últimos cuatro años "se habló de educación más que en ningún otro período y esto para nosotros es muy bueno, todas las opiniones a favor y en contra son un activo, es evidente que necesitamos una reforma del sistema educativo pero esto no se logra ni en cuatro ni en ocho años".

"Cuando llegamos teníamos sospechas de lo que podía llegar a pasar pero recién se corroboraron en el 2017 con los resultados de las primeras pruebas. A partir de allí pudimos elaborar políticas en base a evidencias y surgieron el programa secundaria 2030 que ya lleva dos años y el plan Aprender Matemáticas, que ya lleva un año y medio y cuyos primeros resultados se van a poder ver recién en dos o tres años" .

La prueba PISA hizo foco en la lectura y en la comprensión de textos y, en este renglón, Argentina registró un avance de seis puntos respecto a la última prueba de la que participó, en 2012, ya que en el 2015 si bien los alumnos rindieron las evaluaciones, la OCDE anuló la participación por deficiencias en el registro estadístico.

En 2018 obtuvo 402 puntos frente a los 396 de hace seis años, aunque este puntaje la ubica por debajo del promedio regional y sólo por arriba de Panamá y la República Dominicana. En la región el puntaje más alto lo obtuvo Chile con 452 puntos, seguido de Uruguay con 427 y Costa Rica con 426 puntos.

Toda la región latinoamericana quedó muy lejos del promedio de la OCDE que es de 487 puntos y más cercanos a los países que no integran esta organización, que obtuvieron 423 unidades.

Para Finocchiaro, las cosas positivas que se pueden sacar de esta prueba PISA "son los formularios complementarios que nos otorgaron información valiosa de contexto. Estas apreciaciones si vamos a las pruebas Aprender, nos permitieron identificar a las 3000 escuelas más vulnerables del país y que, luego de una intervención del Estado tanto desde lo pedagógico, lo institucional como económico, sus alumnos superaron el promedio nacional en las ultimas evaluaciones".

En Lengua, sin embargo, pese al avance, el 52,1% de los estudiantes se ubicaron en el nivel más bajo de rendimiento o por debajo de éste, lo que implica que los alumnos "sólo pudieron realizar las tareas más simples frente a los textos presentados ", detalla el informe de la cartera educativa.

A nivel mundial en Lengua, los alumnos chinos obtuvieron el puntaje más alto de las pruebas con 555,2 puntos, mientras que la Argentina ocupó el lugar 63 solo por encima de Perú, Arabia Saudita. Tailandia, Macedonia, Azerbaiyán, Kazajstán, Georgia, Panamá, Indonesia, Marruecos, Líbano, Kosovo, República Dominicana y Filipinas.

En Matemáticas, la caída fue más notoria ya que se obtuvieron 379 puntos , nueve puntos abajo de las pruebas del 2012 (388), lo que la ubica por debajo del promedio de Latinoamérica, y sólo por arriba de Panamá (353) y República Dominicana (325). En esta asignatura, los puntajes más altos de la región fueron para Uruguay (418) y Chile (417).

"La proporción de estudiantes con niveles de desempeño bajos o muy bajos en Matemáticas muestra una tendencia creciente a lo largo de los años", destaca el Ministerio.

Sólo el 31% de los estudiantes obtuvieron un nivel básico de aprendizaje, mientras que el resto está en un nivel bajo lo que implica que "sólo pudieron resolver problemas que requieren procedimientos rutinarios, siguiendo indicaciones simples".

"Del 69% que está bajo en matemáticas el 40, 5 está más abajo, son muy pocos los estudiantes que se pueden situar en los niveles más avanzados" detalló la cartera educativa.

A nivel mundial, el promedio más alto son para los alumnos chinos con 591,3 puntos y Argentina ocupa el lugar 71, por arriba de Indonesia, Arabia Saudita, Marruecos, Kosovo, Panamá, Fiipinas y Dominicana

En tanto en Ciencias, los alumnos argentinos obtuvieron 404 puntos, sólo dos puntos por debajo de las pruebas del 2012 con un rendimiento similar al promedio de países de la región, aune en ese contexto solo está por encima de Brasil, Panamá y Dominicana mientras que Chile (444) y Uruguay (426), obtuvieron los puntajes más altos.

A nivel mundial Argentina ocupa el lugar 65, en una clasificación donde el puntaje más alto fue para China con 590,4 puntos. Argentina se ubica por encima de Brasil, Bosnia, Marruecos y Kosovo, entre oros.

 

 

El miércoles juran los diputados. El 12 llega la ley de leyes y se debate el 18. No hay bloques con mayoría propia y Juntos por el Cambio se queda con la vice primera de la Cámara.

Sergio Massa usó el despacho del aún presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó para recibir a los jefes de Juntos por el Cambio y acordar su proclamación como relevo del bonaerense, el tratamiento del presupuesto el 18 de diciembre y un reparto equilibrado de los cargos en las comisiones.

El miércoles el recinto se abrirá para tomarle juramento a los diputados electos, elegir autoridades y delegar en el presidente de la Cámara la distribución de los casilleros en las comisiones, pero respetando la proporción de cada fuerza política en el recinto.

Y sin siquiera un bloque confirmado oficialmente, la certeza es que ninguno reuniría una mayoría propia y más de 240 de los 257 responderán a los dos polos de la grieta. Así las cosas, Massa no tuvo más opción que acordar con el aún oficialismo para confirmar que ocupará el sillón de Monzó desde el 10 de diciembre.

Acompañado por quien será jefe del bloque Todos Máximo Kirchner, Cristina Álvarez Rodríguez y Cecilia Moreau, el tigrense logró además que Cristian Ritondo, Mario Negri y Maximiliano Ferraro, jefes del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, respetaran para el oficialismo las presidencias de las Comisiones de "gestión". Para diciembre sólo serían necesarias las de Presupuesto (podría presidirla Carlos Heller, que sustituirá a Juan Cabandié) y Legislación General. El resto se armará en Marzo.

Massa y Máximo acordaron con Juntos por el Cambio que la presidencia de la Cámara sea del oficialismo. El presupuesto llega el 12 y se trataría el 18. Pero no habría lugar para emergencia y superpoderes.

No fueron invitados los bloques chicos que serán decisivos como Consenso Federal (7 identificados con Roberto Lavagna, aunque el mendocino José Luis Ramón se iría a Todos), los 4 cordobeses, los 3 del Frente para la Concordia de Misiones, el rionegrino y la neuquina que armaron dupla y los 2 de izquierda.

Con la polarización más vigente que nunca, la vice primera y la tercera de la Cámara serán para un diputado de JxC y los elegidos serían Álvaro González (PRO) y algún radical cercano a Alfredo Cornejo, como Luis Petri o Claudia Najul. El peronista José Luis Gioja bajaría un escalón y sería vice segundo.

No hubo ascenso de terceras fuerzas como ocurrió en el Senado, donde Cristina Kirchner sumó a los santiagueños, le cedió la presidencia provisional y aseguró mayoría propia.

En Diputados fue todo más difícil. Los siete diputados del Frente Cívico por Santiago se sumarán a Todos, pero no así los misioneros; y si bien pasarán la barrera de los 120, podrán ser primera minoría pero por ahora no llegan a controlar el recinto. Hacen falta 129 y bien disciplinados.

JxC contaba con 119 y sólo da por perdido al santacruceño a Antonio Carambia y a la tucumana Beatriz Ávila, aunque la tentarían para quedarse con identidad propia. Pablo Ansaloni, de Uatre, prometió tomar una decisión después de reunirse con su seccional el último sábado, pero todavía no dio definiciones y el peronismo lo espera cuando haya que votar. Los 5 o 6 leales a Emilio Monzó aún permanecen en el PRO.

Por ahora no hay un temario definido, porque Alberto Fernández, esta misma tarde, estudiaba con sus asesores que leyes necesitará con urgencia para diciembre y qué chances hay de sancionarlas con una Cámara de Diputados tan pareja.

Con el presupuesto no tendrá obstáculos: ingresará el 12 de diciembre, cuando habrá además otra sesión para tomar nuevas licencias a diputados que se mudan a ejecutivos. Negri y Ritondo se comprometieron a dar quórum para tratarlo el 18 y que el Senado lo sancione después de navidad.

Pero la UCR y el PRO no están dispuestos a aprobar una ley de emergencia económica o el retorno de los superpoderes, como se conoce a la facultad de reasignar partidas que tiene el presidente si pasar por el Congreso. En 2016 fueron limitadas progresivamente y Alberto casi no podrá retocar nada sin aval legislativo.

El recinto recién se abriría en enero, al principio o al final del mes, aunque la oposición advirtió que no será fácil garantizar la presencia de empleados. A propuesta de Máximo, se acordó dividir en dos la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia. Habrá una de Mujer y Diversidad y otra de Familia, Niñez y Adolescencia. La agenda de género necesita más exclusividad.

Marcelo Arias

 

El presidente saliente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, afirmó que el Gobierno de Mauricio Macri se equivocó al plantear a "la grieta" como base y dijo que está dispuesto a "colaborar" con el presidente electo Alberto Fernández, a quien pidió que "camine de vuelta hacia el centro".

Dijo además que sigue siendo "un afiliado peronista" y que "hay que darle oportunidades" al kirchnerismo y que a partir del 10 de diciembre trabajará para "formar una fuerza de centro, que promueva el diálogo y termine de una vez por todas con la grieta".

"Nos equivocamos en haber planteado un gobierno en base a esa grieta", afirmó Monzó en sendas entrevistas con los diarios Clarín y La Nación, publicadas hoy, en las que criticó la obsecuencia dentro del gobierno nacional y la falta de visión para marcar errores.

"En 2015 mi ilusión era formar un gobierno más amplio, integrar a ese peronismo que colaboró en el Congreso para formar una tercera vía y superar la grieta. En eso sí me decepcionó. La estrategia de (Jaime) Durán Barba es la grieta, es blanco o negro", agregó.

Al respecto, anticipó que en la oposición al gobierno de Fernández "el radicalismo tendrá un lugar más preponderante" por tener "más anclaje a nivel nacional" y candidatos presidenciales con capacidad para competir, como Martín Lousteau y Alfredo Cornejo.

Dijo también que el reelecto jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, puede ser una cabeza importante que surja a nivel nacional por parte del PRO, y destacó que el gobierno de Macri deja "un país insertado al mundo" y "con reglas de juego más claras", aunque lamentó que haya quedado pendiente solucionar la pobreza y la economía.

Consultado por los errores del Gobierno dijo que "el Presidente no se rodeó de gente que tuviera legitimación política propia", sino que más bien tuvieron "un perfil más de cortesanos", lo que generó "aislar al presidente de la realidad" y que terminara siendo "un gobierno de obsecuentes".

"Esto lo llevó a aislarse y a creer que una semana antes de las PASO podíamos ganar la elección. Y eso nos llevó a que 12 de agosto y durante 10 días viéramos a un presidente desnudo que le endilgaba a la sociedad la responsabilidad del resultado electoral. Vimos a un presidente enojado, porque llegó a una situación tan virtual y la realidad fue tan contundente que no lo pudieron aceptar. Ese es el error principal", reflexionó.

Consultado sobre el futuro de la coalición Cambiemos, consideró que Mauricio Macri hoy "es la única entidad superadora por el cargo que ha ostentado" y debería "ser el faro hacia 2023".

Por último, dijo que pretende retirarse de la actividad política y abrir una consultora con el ex diputado Nicolás Massot, pero anticipó que estará dispuesto "a colaborar en todo lo que pueda para que Alberto Fernández tenga éxito".

"Apuesto a que Fernández camine de vuelta hacia el centro, hacia el diálogo y los consensos. Solo así, con tolerancia y generosidad, se podrán plantear las reformas estructurales que reclama la Argentina", planteó.

Y cerró: "(El kirchnerismo) fue un límite, pero no tenemos que estar viviendo la vida al límite, hay que darle oportunidades. El kirchnerismo se está diluyendo como tal; se está armando una fuerza política que está superando al kirchnerismo en su esencia. Esto es evolución, no quiero poner límites porque eso nos impide el diálogo".

 

 

Deberá intervenir en el juicio por el Correo Argentino y el blanqueo de los familiares del presidente. El temor en Cambiemos.

Carlos Zannini sería el próximo procurador del Tesoro de la Nación, el jefe de los abogados del Estado, y podrá usar su experiencia para dejar a Macri mal parado en los litigios que más lo incomodaron y siguen abiertos.

El principal es la deuda de Correo Argentino durante la gestión de su empresa familiar, que según la fiscal Gabriela Boquín había sido subsanada mediante un acuerdo abusivo con el Estado Argentino.

Ante el escándalo público, Macri aceptó echar atrás ese convenio pero echó al entonces procurador del Tesoro Carlos Balbín, cuando supo que había preparado un dictamen que sugería la quiebra de la empresa del presidente.

Lo sustituyó el salteño Bernardo Saravia Frías, convertido en un disciplinado asesor de Macri en sus temas urticantes. Fue quien eliminó a Odebrecht de la lista de empresas contratistas del Estado pese al reclamo de la empresa brasileña por no contar con argumentos judiciales para tomar decisión.

Macri echó al procurador del tesoro Juan Carlos Balbín por no protegerlo en el causa sobre el Correo Argentino. La Corte tiene ese expediente y el del blanqueo de sus familiares.

Por un fallo de Cámara en noviembre la causa de Correo llegó a la Corte Suprema, donde desde febrero está a la espera de ser tratado el amparo de Felipe Solá sobre el DNU que habilitó el blanqueo de dinero de familiares de funcionarios.

Con ese decreto, Macri modificó la ley de blanqueo de capitales sancionada en 2016 por el Congreso con los votos de los diputados del Frente Renovador, pero con cambios en la votación en particular como el de no habilitar a los familiares de funcionarios.

Al teléfono, Macri le había pedido a Massa no hacer esa modificación pero no pudo convencerlo y optó por resolverlo por decreto. Solá reclamó en Tribunales y ahora llegó a la Corte, donde Zannini deberá dar explicaciones sobre la posición que tomaron los abogados del Estado para proteger la repatriación de dinero de la familia presidencial.

El ex secretario legal y técnico de Cristina no la pasó bien estos años: entre diciembre de 2017 y marzo de 2018 estuvo 107 días preso en el Ezeiza por presunto encubrimiento de los iraníes acusados por volar la sede de la AMIA. Lo responsabilizaban de haber escrito el memorándum que se convirtió en ley con los votos de la mayoría oficialista de Cristina Kirchner. Logró salir y puede volver al Estado. Donde sabe moverse bien.

 

 

Aunque ya desde el Frente de Todos establecieron una fecha límite para anunciar oficialmente el gabinete de Alberto Fernández -6/12-, las acciones de los propios protagonistas de esta fórmula dan a entender que, a muy pocos días de la asunción presidencial, todavía faltan cargos importantes a definir.

Son varios los motivos que han convertido la designación del gabinete en una especie de laberinto sin salida.

En primer lugar, y aunque al presidente electo le cueste asumirlo, gran parte de sus decisiones, incluyendo el equipo que lo acompañará a partir del 10 de diciembre, tiene que consultarlas con su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner. Negociaciones que, desde el mismo partido, aseguran que han sido bastante ásperas e intensas.

Por otro lado están las dudas propias de Alberto Fernández, que quiere ser lo más cuidadoso posible en la elección de cada uno de los cargos que tendrá al lado. Además de priorizar la confianza e incluso amistad que tiene con algunos, quiere asegurarse de que la mayoría de su Gabinete cuente con real experiencia.

 

Con este escenario, esta madrugada 28/11 se le sumó un error del presidente electo, que dejó clarísimo que su equipo todavía no está del todo conformado, y que por supuesto, CFK tiene peso en sus pedidos políticos respecto a este armado.

Aunque Alberto Fernández tiene community managers para el manejo de sus perfiles en redes sociales, trascendió que en varias oportunidades es él quien escribe y publica cosas en sus cuentas, por supuesto, sin supervisión. Incluso, antes de ser candidato, el líder del Frente de Todos respondía violentamente y con un sinfín de insultos y malas palabras a quienes lo agredían con mensajes a través de la red social Twitter.

Ahora, esta falta de supervisión le ha jugado en contra, ya que siendo el actual presidente electo de la Argentina, todas las miradas están puestas en él.

Así las cosas, Alberto Fernández detalló en un tuit dos hechos importantes sobre el armado de su gabinete. Uno: que Diego Gorgal no va a ser ministro de Seguridad como se especulaba hasta hace días. y dos: Que Carlos Caserio podría seguir en el Senado por pedido de Cristina.

El mensaje de Alberto F en Twitter, solo duró un minuto en la red social para de inmediato ser borrado, pero llegó a registrarse en Politwoops, una plataforma que registra los tuits borrados de cuentas de políticos.

 

Su mensaje entonces abrió todo tipo de especulaciones, dudas e incertidumbre, y la certeza de que ya estaba "todo listo" como él mismo lo anunció, está totalmente descartado.

Sobre la baja de Gorgal del ministerio de Seguridad, desde el Frente de Todos aseguran que la decisión fue tomada por CFK, y vetó por completo al massita.

"La decisión de bajar a Gorgal del gabinete también fue de Cristina Kirchner o su entorno más cercano", citan fuentes al diario LPO. Otros diarios como Clarín o La Nación, siguen la misma línea, y afirman que es CFK quien está teniendo, al menos en tema seguridad y Congreso Nacional, el poder y la decisión absoluta.

 

Este posible veto de CFK a Gorgal puede que deje entrever sus cortocircuitos con el diputado electo Sergio Massa, que desde antes de las PASO ya se especula con que ambos tienen una relación bastante áspera. Incluso, el veto a Gorgal impacta directamente a Massa, que se queda sin ministros propios en el armado del gabinete.

Ante esta realidad, quiénes ocuparán el ministerio de Seguridad y el de Transporte -porque Caserio se quedaría en el Senado a conducir la comisión de Presupuesto y Hacienda- siguen siendo un misterio.

Otro ministerio rodeado de incógnitas es el de Economía, hasta ahora hay fuentes del Frente de Todos que aseguran que ni siquiera Alberto Fernández está muy seguro de tener dicho ministerio en esta primera etapa. No obstante, y según han reseñado medios como Perfil y Clarín, quienes están cabeza a cabeza por liderar esa cartera son Guillermo Nielsen y Martín Guzmán.

Por su parte, Matías Kulfas quedaría designado para el ministerio de Hacienda.

 

Hasta el momento, hay otros nombres que también han surgido en materia económica y son el de Roberto Lavagna y el de Cecilia Todesca.

Del lado de la jefatura de gabinete suena con fuerza Santiago Cafiero, incluso, el portal Infobae lo da por hecho en un artículo que publicó sobre la "súper jefatura de Gabinete de Alberto".

En ese mismo artículo, aseguran que Juan Pablo Biondi estará a cargo de la Secretaría de Comunicación Pública.

En este mar de especulaciones incluso quedó colgada la figura de Felipe Solá, que se habría autonombrado para la cancillería, y que ahora, ese nombramiento está en veremos.

El único nombre seguro hasta ahora es el de Daniel Arroyo, que incluso ya empezó a ejercer sus funciones y trabaja en el plan contra el hambre que implementará Alberto Fernández ni bien asuma la presidencia.

Ante todas las idas y vueltas respecto al armado del gabinete albertistas, hay cercanos al presidente electo que aseguran que las especulaciones son parte de la estrategia política de Alberto Fernández, para de este modo, el próximo viernes 6 de diciembre, pueda dar los "batacazos" al momento de presentar oficialmente a las personas que lo acompañarán a lo largo de los próximos 4 años de Gobierno.

 

 

"(...) Late y sigue latiendo

Porque la tierra vida le da

Pero llegará un día

En que mi mano te alcanzará.

Cuando salí de Cuba

Dejé mi vida dejé mi amor

Cuando salí de Cuba

Dejé enterrado mi corazón. (...)".

Luis Maria Aguilera,

Cuando salí de Cuba

“Vamos a volver”.

Cumplieron con la palabra coreada.

Volvieron. ¿Cómo antes? Peor que antes.

Temerosos exponentes de la Argentina Blanca aún no pueden resignarse.

Cuesta aceptar que el 50 por ciento de la sociedad prefiere ser conducida por los que arrastran severas causas de corrupción.

En simultáneo, los que apuestan otra vez por el kirchnerismo que emerge, tampoco comprenden por qué un gobierno desperdiciado e inútil parte con el 40 por ciento de aprobación.

Fundamentalismos de ambos esquemas reflejan balances que impresionan.

 

Mientras al 50% no le molesta la chicana de ser gobernados por corruptos, el 40% prefiere insistir con la chicana de los inútiles.

Queda un 10 para distribuir entre la marginalidad de la izquierda y para la marginalidad del liberalismo. Queda un puntito para el evangelio.

En Argentina abundan las alternativas sustentables

Para que Alberto El Estadista se asegure el caramelo de madera de la centralidad es necesario que La Doctora vuelva a desplazarse, pronto, hacia La Habana.

Con La Doctora instalada en Uruguay y Juncal, en el piso que admitió superiores desfiles, por mera presencia se reproduce el desgaste de Alberto. Pasa a ser lateral.

Empresarios que persisten. Periodistas que buscan certezas sobre el próximo gabinete. Lobbystas ingeniosos y buscapinas entrañables se encuentran pendientes de los movimientos de La Doctora.

La que saltó, admirablemente, desde el foso del agravio hasta el centro del poder.

Desde el primer sopapo electoral de agosto, propinado a Mauricio, El Ángel Exterminador, La Doctora se mantuvo en un legitimado segundo plano.

Alternaba la monotonía de las presentaciones de “Sinceramente”, libro compuesto para homenajear a su marido extinto, con las desgarradoras excursiones hacia La Habana.

Desplazamientos que resultaban favorables en la coyuntura política.

Otorgaba fundamentos a quienes sostenían que la dama preparaba un digno abandono.

A esta altura de su peripecia, la abuelita repentinamente dulce confortaba su espíritu por haber expulsado a Macri, adversario recíprocamente ideal.

Como Teresa Batista, la heroína del narrador Jorge Amado, La Doctora estaba “cansada de guerra”.

Se retiraba, creían, los tontos.

Cuba le permitía estirar el desenlace del conflicto que se obstinaban, desde la prensa, en adelantarle.

Entre Alberto, por una parte, junto al blindaje de aluminio de los gobernadores, los tradicionales románticos del PJ y los sindicalistas que aún se aferran a la alucinación del peronismo.

Y en la otra banda La Doctora, con la tersura progresista del Frepasito Tardío de cristal.

Junto a La Cámpora, organización que le respondía. Consagrada Agencia de Colocaciones donde atendía Máximo, En El Nombre del Hijo, junto al doctor De Pedro, El Wado.

El mito de la cero injerencia

La magnitud de la ausencia, en La Habana, era redituable. Generaba el vacío, que fue aprovechado por los amigos de Alberto. Los que suponían crear el albertismo.

Es cuando florece el mito de la “cero injerencia” de La Doctora.

Proliferaban en emisiones de cable los nombres de los elegidos por Alberto. Ideales para conducir un municipio de mediana intensidad.

Mientras tanto transcurría el tiempo de nadie. Dinámica tenue del desgaste del que se iba -Mauricio-,y del que venía -Alberto- que ensayaba consignas de colegio secundario para aplicar en política internacional.

El mito de la cero injerencia se desvaneció justamente después del último regreso.

Cuando la viajera convocó a Alberto el Estadista al departamento marroquinero, junto a Máximo, En el Nombre del Hijo.

“A ese no lo quiero ni como chofer”, le habría dicho La Doctora a Alberto El Estadista, por determinado indeseable propuesto para conducir algún organismo con caja propia.

La Doctora también se refirió al héroe inmaculado que había sabido ahorrar durante el segundo reinado. Aspiraba jurar de nuevo por la Patria.

“Ese me c… en 2015 y me c… en 2017, no se te ocurra traerlo ni para servir café”.

Como aquel otro que “se había largado a hablar mal de nosotros cuando estábamos rodeados”.

Desplantes probablemente inventados que adquirían la dimensión de reales.

En adelante, los mencionados que mantenían planchado el traje azul ya se mostraban vacilantes.

Respondían “aún no sé nada, hasta el 6 de diciembre nadie sabe si moja”.

La ambigüedad contrastaba con la aceleración de La Doctora para facilitar el control del Legislativo.

Con un par de jugadas diseñó un parlamento a la carta. Con una lectura coherente con el resultado electoral.

Del triunfo de la Argentina Periférica sobre la Argentina Blanca

Arrastrar la marca.

La Doctora “arrastra la marca”.

Lo deja a veces suelto a Alberto El Estadista. Algo vacío. Gastado.

Podría aprovechar el tiempo para entregarse mansamente al sucesivo festival de las equivocaciones relativas a la nueva especialización en política internacional.

La Doctora lo reduce, lo neutraliza, lo vuelve al cauce natural. Como si de pronto fuera un secretario habilitado.

Con Perón en el país, Cámpora no podía ser presidente. Ningún Lastiri.

La Doctora no es Perón pero Alberto tampoco es Cámpora. El tema es más complicado.

«Es un muchacho que no sabe delegar».

«Nadie puede hacerle la menor sombra».

Sólo La Doctora lo transforma en un personaje lateral.

Lo grave es que, en los centros de poder real, toman el vodevil nacional con alguna seriedad.

Hasta la franquicia de temerle. Califican a La Doctora como “bolivariana”. Que se lleva demasiado bien con Putin. Con Xi Jinping. Con Francisco.

Después de tantas peregrinaciones a Cuba -por una cuestión de salud familiar que podría tratarse mejor en Alemania- los americanos del norte razonan con precaria simpleza.

Desconfiados, incluso, por las enigmáticas reuniones que tal vez, en el fondo, ni siquiera existen.

Fuente: www.jorgeasisdigital.com

Sábado, 30 Noviembre 2019 00:00

Macri y Fernández asistirán a la misa por la Patria

Escrito por

 

El presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri y el presidente electo, doctor Alberto Fernández, confirmaron su presencia en la misa por la Patria, que se celebrará el 8 de diciembre en la basílica de Nuestra Señora de Luján, convocada por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, y el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea. Así lo informó a AICA el presbítero Máximo Jurcinovic, vocero de la CEA.

  

El presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri y el presidente electo, doctor Alberto Fernández, confirmaron su presencia en la misa por la Patria, convocada por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, y el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea.

La celebración será el domingo 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen e inicio del Año Mariano Nacional, a las 11 en la basílica y santuario nacional de Nuestra Señora de Luján.

En diálogo con AICA, el vocero de la Conferencia Episcopal Argentina, presbítero Máximo Jurcinovic, confirmó la presencia del actual mandatario y de quien será su sucesor a partir del 10 de diciembre. Ambos, afirmó, “expresaron su deseo de sumarse a esta oración para rezar por la Patria y pedir por la unidad de los argentinos”.

La misa estará presidida por monseñor Ojea, y la homilía será pronunciada por el arzobispo Scheinig. Al finalizar la celebración, habrá una invocación ecuménica e interreligiosa.

 

La presidente de Madres de Plaza de Mayo pidió “poner gente nuestra” (en referencia al kirchnerismo) en los medios de comunicación.

El dirigente piquetero viajó a La Paz para elaborar un informe sobre el conflicto que atraviesa el país tras la renuncia de Evo Morales.

 

Tras el veto a Gorgal, mencionan a la antropóloga Sabina Frederic para Nación en un equipo con Sergio Berni o Germán Montenegro. El ex secretario también figura para la provincia.

Ex funcionarios de Cristina Kirchner se mencionan por estas horas para tomar el control de la estructura de seguridad tanto en el gobierno de Alberto Fernández como en el de Axel Kicillof. Después del veto al massista Diego Gorgal, empezó a tomar fuerza el nombre de la antropóloga Sabina Frederic.

Fuentes al tanto de las negociaciones confiaron a LPO que Frederic podría desembarcar en el Ministerio de Seguridad acompañada por Sergio Berni, aunque algunos deslizan que podría ser una relación "explosiva" porque tienen miradas muy diferentes y por eso surge la opción de Germán Montenegro, quien fue su jefe en una secretaría de Defensa durante la gestión de Nilda Garré.

Berni es mencionado como número dos del Ministerio de Seguridad del gobierno nacional o como ministro del área en la provincia de Buenos Aires.

Hoy en día, tanto Frederic como Montenegro integran los equipos del Frente de Todos y ella participa de Agenda Argentina. Además, tiene un vínculo aceitado con Santiago Cafiero, lo que podría colaborar para el visto bueno de Alberto en que finalmente sea la elegida, luego del corrimiento de Gorgal que se gestó desde el Instituto Patria. Otro nombre que destacan en las oficinas de Puerto Madero es el de Silvia La Ruffa, referenciada con el peronista porteño Juan Manuel Olmos.

En diálogo con LPO, desde el entorno de Alberto buscaron bajarle el tono a todas las versiones e insistieron en que "no está definido" quién encabezará Seguridad, pese a que ratifican que Gorgal quedó descartado.

Cristina Fernández le pidió a Caserio que se quede en el Senado y bajaron a Gorgal de Seguridad

Lo concreto es que la decisión de avanzar contra Gorgal -cuando Sergio Massa ya tenía un pie adentro del ministerio- fue un golpe duro de Cristina al líder del Frente Renovador y demuestra la voluntad de la ex Presidenta de también ejercer su poder en un tema donde sabe que la figura de Berni generaría mucho ruido a raíz de su tensa relación con el tigrense.

Aunque Berni prefiere desembarcar en el ministerio nacional, también se lo menciona para Seguridad de la Provincia. El problema es que hasta hace unas semanas Axel Kicillof resistía su llegada, pero el panorama pudo haber cambiado a raíz de un pedido de Cristina. "El gabinete está definido y fue todo hablado con Cristina y Alberto", aseguran desde la mesa chica del gobernador electo, quien habla a diario con la futura vicepresidenta. Ya no desmienten la posibilidad de que el ex ministro se haga cargo del área.

Berni iría como ministro de Seguridad de Kicillof

Pese a la danza de nombres y el fuerte hermetismo sobre el gabinete, la jugada de Cristina tiene un objetivo concreto y apunta a garantizar su base en el territorio bonaerense. No ignora que la Provincia se maneja desde Nación a través de dos resortes: Hacienda y Seguridad.

El primero lo sufrió Daniel Scioli en carne propia durante todo su mandato, cuando le negaban el giro de fondos y complicaban su gestión. No fue una novedad, esas tensiones se habían sentido también en la relación de Néstor Kirchner y Felipe Solá sobre todo en los últimos meses del gobierno. Al igual que el aspecto económico, el tema de seguridad también clave, porque Cristina sabe que en cuestión de minutos se le puede prender fuego la Provincia y necesita tener incidencia en esas definiciones.

La ex Presidenta también está interesada en que el ministerio nacional vaya en línea con el provincial y por eso se metió también en la definición de Kicillof, en un nombre que buscan mantener en reserva y se convirtió en una de las mayores incógnitas del gabinete bonaerense.

Lucia Aisicoff

Página 2 de 64

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…