Información General

Información General (883)


 

El embajador argentino en Austria, Rafael Grossi, un experto en energía nuclear, fue designado director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), una entidad que depende de la ONU, se informó hoy.

Luego de la designación, la Casa Rosada emitió un comunicado a través del cual destacó la elección de Grossi "para tal función, y agradece el apoyo de la comunidad internacional a tan importante candidatura para el país".

Grossi es licenciado en Ciencias Políticas egresado de la Universidad Católica Argentina, tiene una maestría en Relaciones Internacionales y un doctorado en Historia y Política Internacional, ambos de la Universidad de Ginebra.

El nuevo director del OIEA reemplaza al japonés Yukiya Amano, quien había fallecido en julio último, cuando estaba cumpliendo su tercer período al frente del organismo internacional.

El OIEA tiene su sede en Austria y se encarga de monitorear el uso pacífico de la energía nuclear en todo el mundo y opera bajo la órbita de la a la ONU.

Ahora, la junta de gobernadores de las 35 naciones que la integran debe formalizar la designación del diplomático argentino.

La Cancillería argentina subrayó este martes que "la elección de un argentino al frente del OIEA es un reconocimiento a la región de Latinoamérica y del Caribe y su contribución, como zona libre de armas nucleares, para la paz y seguridad internacionales".

"Asimismo, es un reconocimiento para la República Argentina, como un actor de relevancia en la temática nuclear a nivel internacional, que cuenta con un programa nuclear robusto, con una larga tradición en los usos pacíficos de la energía nuclear y marcado perfil exportador, y con una activa diplomacia en los foros internacionales", añadió el Ministerio.

Los otros candidatos al cargo de director eran el ex mano derecha de Amano, Cornel Feruta, de Rumania; la jefa del organismo de prohibición de pruebas nucleares, Lassina Zerbo, de Burkina Faso, y la jefa reguladora nuclear de Eslovaquia, Marta Ziakova.

La primera votación para elegir al sucesor de Amano se realizó el 21 de este mes, y Grossi obtuvo 15 votos contra 14 de Feruta, pero se requerían 24 votos, mayoría calificada entre los 35 miembros de la junta de gobernadores del OIEA.

Luego de una semana de negociaciones, el argentino obtuvo los 24 votos este martes y fue elegido director general por un período de cuatro años.

En 2002, Grossi había sido nombrado jefe de gabinete de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), con sede en La Haya, Holanda.

Más adelante, en 2015, presidió la Conferencia Diplomática sobre la Convención de Seguridad Nuclear.

El caudal de votos que cosechó Mauricio Macri entre las PASO y las generales favoreció a la composición de la Cámara baja. En cambio, Cristina Kirchner presidirá un Senado en donde podrá tener quórum propio

Estas elecciones votaron casi 1,5 millones más que en las primarias. En cinco provincias Macri logró sumar más de 10 puntos en dos meses.

 

Apostará a los partidos provinciales y los lavagnistas. Con su repute, Cambiemos le quitó margen de acción y podría complicarlo.

La baja performance de Alberto Fernández con respecto a las primarias le quitó la ilusión de dominar con holgura la Cámara de Diputados, donde deberá sellar rápidos acuerdos con los partidos provinciales y otros bloques menores para consolidar una mayoría y aprobar el paquete de leyes que prometió ni bien arribe a la Casa Rosada.

No tendrá el camino allanado, porque Cambiemos, de continuar unido, escalará hasta 119 diputados, una decena menos que la mayoría propia, y podría ser la primera minoría si el peronismo no se unifica en un interbloque. Sus impensadas victorias en Santa Fe, San Luis y Entre Ríos, la mejora en Córdoba, Ciudad de Buenos Aires y en Mendoza engrosaron su cosecha de bancas, que en algunas provincias fue por encima de 2015. Sumadas a las ganadas en 2017, el resultado es la mayor presencia de Cambiemos en Diputados, sin un presidente en la Casa Rosada para ordenarlos.

El Frente de Todos sumaba esta noche 68 bancas, 9 menos que si se repetían los resultados de agosto, se aproximaba a 111 votos, con las posibles incorporaciones de Omar Felix y de Patricia Mounier, reemplazo de la vice de Santa Fe, Alejandra Rodenas

Se agregan a esa cuenta los 10 heredados de Argentina Federal (el actual interbloque de los gobernadores), los 2 massistas y los 2 de Red Por Argentina, el bloque de Felipe Solá. Alberto intentará incorporar a los 6 santiagueños y los 3 misioneros, que hicieron campaña con él para esta elección y le serán más que necesarios para gobernar.

Sus gobernadores tendrán peso en la mesa chica del nuevo presidente, pero no serán los únicos en sacar chapa. El senador Adolfo Rodríguez Saá podrá aportar dos diputados por San Luis, el gobernador rionegrino y ahora senador electo Alberto Weretilneck tendrá una banca (Luis Di Giácomo) y Roberto Lavagna dejará varios laderos dispuestos a negociar, tal vez en forma autónoma. Habrá que ver. Marco Lavagna y Pablo Kosiner no lograban ser reelectos por la Ciudad y Salta, dos figuras que podrían servir para acercar a las partes, porque vienen de integrar el Frente Renovador y Argentina Federal, con compañeros que ahora están en Todos.

Alberto precisa alinear a los partidos provinciales y a los lavagnistas para tener mayoría propia en diciembre. Cambiemos quedó fortalecido con el bloque más grande de su historia.

Consenso Federal, el sello político de Lavagna, podría materializarse en un bloque de 7, conducido por Graciela Camaño e integrado además por los bonaerenses Alejandro "Topo" Rodríguez y Eduardo "Bali" Bucca, el socialista santafesino Luis Contigiani, el mendocino José Luis Ramón y el peronista salteño Andrés Zottos.

En septiembre, Emilio Monzó había sondeado a este grupo para armar un bloque opositor dialoguista, con varios peronistas que aún reportan a Cambiemos y capaz de aliarse con Alberto en las votaciones clave. Con los resultados de este domingo, el candidato de Todos no tardará en abordarlos para que se asocien a su interbloque. Tal vez le facilite el trabajo Sergio Massa, posible presidente de la Cámara baja.

También sonará el teléfono de los catamarqueños Silvana Ginocchi y Gustavo Saadi, que en los últimos tiempos endurecieron su postura contra el Gobierno, como también a la neuquina Alma Sapag, del MPN. Y se hará valer el cordobés Juan Schiaretti con sus 4 diputados, después de haber ignorado a Alberto en la campaña y verlo perder 60 a 30 con Macri. Una paliza.

El nuevo jefe de Estado tiene como seducir a los gobernadores opositores: a varios les será difícil cumplir con sus vencimientos de deuda en dólares los próximos años y necesitan un aval de la Casa Rosada para reprogramar sus pagos. No tardarán en negociarlo.

Los cordobeses serán tironeados por Cambiemos, donde no descartaban una ruptura si Macri se caía a pedazos, pero con un bloque tan numeroso crecerá la tentación de sostener la unidad y en tal caso discutir liderazgos puertas adentro. Si se consolidan hasta podrían amenazar a Alberto con captar aliados y dominar el recinto algún día, impensado en los primeros meses de un nuevo presiente, pero no a mediano y largo plazo.

El mendocino Alfredo Cornejo, que ganó la elección a Diputados en Mendoza por 14 después de haber perdido las primarias, le disputará la presidencia del bloque radical a Mario Negri.

El PRO tendrá voz y, sobre todo, votos, porque será el bloque más numeroso de ese conglomerado. Horacio Rodríguez Larreta habló varias veces con Negri de mantener la unidad de Cambiemos pasara lo que pasara este domingo, pero aún no se movió mucho por sostener a su delfín Álvaro González como presidente del PRO. Se anota para sustituirlo Cristian Ritondo, con empuje de María Eugenia Vidal, diezmada por su derrota frente a Axel Kicillof.

La semana pasada, a través de Marcos Peña, Macri le anticipó a algunos diputados que si el resultado no era catastrófico intentará influir entre las autoridades del PRO, que por ser el partido con mayor presencia legislativa, podrá reclamar además cargos en organismos de control, como la Auditoría General de la Nación. Contaría con el apoyo de los 14 que responden a Elisa Carrió. Es otra rosca que se viene.

Síntoma de estos tiempos, no hay mucho por fuera de la grieta en Diputados, con tres bancas de la izquierda, nunca útiles para un presidente. Alberto necesita llamar a los demás. Y cuanto antes.

Mauricio Cantando

Entre las 8 y las 18, los argentinos votan presidente y vicepresidente. A nivel nacional, también se renueva el 51 % de las Cámaras Diputados, y el 33 % del Senado.

Polémico, el sociólogo advierte sobre los peligros de un nuevo gobierno peronista y lamenta que Macri no haya dominado la economía aunque, subraya, la inflación tiene más de 80 años.

 

 

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, el hasta hace dos meses titular del bloque macrista, Nicolás Massot, los kirchneristas Axel Kicillof y Nilda Garré, y los peronistas Diego Bossio y Luis Beder Herrera son algunos de los 80 legisladores que no buscan renovar sus bancas este domingo, y abandonarán el Congreso Nacional en diciembre próximo.

En la misma lista figuran los macristas Cornelia Schmidt-Liermann, Eduardo Amadeo, Daniel Lipovetzki, Samanta Acerenza, Sergio Buil y Paula Urroz.

Desde el kirchnerismo dejarán la cámara baja las camporistas Mayra Mendoza y Fernanda Raverta (ambas candidatas) el sindicalista metalúrgico Abel Furlán, Rodrigo Rodríguez, Guillermo Carmona y Adrián Grana.

En el massismo no renovarán Marcela Passo, Raúl Pérez, Gustavo Bevilacqua y Carlos Selva, en tanto que por el peronismo cordobés tampoco lo hará la ex esposa de José Manuel de la Sota, Adriana Nazario.

Entre los radicales figuran Alejandro Echegaray, Luis Borsani, Hugo Marcucci y Olga Rista, en tanto que por la izquierda no buscará continuar su mandato Mónica Schlotthauer.

Por Salta no buscarán renovar el peronista Javier David, enfrentado con el gobernador de su provincia, Juan Manuel Urtubey, y el empresario Alfredo Olmedo, de Salta Somos Todos y aliado de Juntos por el Cambio.

El peronista pampeano Sergio Ziliotto, electo gobernador de La Pampa, también dejará la Cámara baja desde el 10 de diciembre.


 

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, reveló hoy que "la justicia electoral ha decidido cambiar algunos presidentes de mesa en virtud de que se había detectado que tenían una afiliación partidaria y en algunos casos han modificado los delegados judiciales en algunas escuelas" para la elección presidencial del domingo próximo.

Frigerio, en una conferencia de prensa en Casa de Gobierno, aclaró no obstante que "non casos numerosos sino puntuales en alguna jurisdicción", que no precisó.

Asimismo, el ministro planteó que "la fiscalización" de la elección el domingo "es responsabilidad de cada uno de los partidos políticos y esperemos que puedan tener sus fiscales sentados en todas las mesas" de votación.

El ex ministro de Economía reapareció a poco de celebrarse la elección presidencial para criticar el cambio de opinión de la ex presidenta en la "dirección incorrecta".

 

 

María Eugenia Vidal sorprendió en el cierre de campaña y abandonó los colores de Juntos por el Cambio para mostrar una nueva cartelería, enfocada más en su futuro político que en la elección del domingo.

A diferencia de actos anteriores, en microestadios, espacios más intimistas, esta vez Vidal jugó fuerte a un estadio abierto, con sus candidatos arriba del escenario y a sus espaldas. Una impronta más cercana a los viejos actos del peronismo.

"Ahora, María Eugenia" era la única frase que podía leerse sobre el escenario en reiterados carteles con letras gigantes. Lo colores eran varios pero en la pantalla, al momento del discurso de la Gobernadora el fondo elegido fue el rojo y la frase "ahora nosotros" en letras blancas, un claro gesto hacia el radicalismo.

Sucede que de manera subterránea, en el PRO se vienen disputando el liderazgo de la oposición hacia los próximos años. Vidal y Horacio Rodríguez Larreta vienen construyendo juntos el post macrismo. Del otro lado, Marcos Peña busca que sea el propio Macri el jefe de la oposición.

La frase "Ahora María Eugenia" fue contundente y remitió a la Gobernadora como la próxima líder opositora. LPO había adelantado una visita de Vidal al comité provincia del radicalismo como una estrategia para avanzar con la UCR en lo que viene.

El nuevo espacio se podría definir en las próximas semanas. Los radicales quieren cerrar con Vidal y Rodríguez Larreta y después de la elección legislativa de 2021 definir el candidato a la presidencia ya con Macri retirado de la política.

En tanto, el equipo de la Gobernadora apuesta a evitar una derrota mayor que en la PASO para avanzar con la transición y armar el postmacrismo en el territorio bonaerense. La idea es trabajar en tándem con Rodríguez Larreta y jubilar a Macri.

En su discurso, Vidal reconoció que "los últimos dos años no fueron fáciles". La mandataria provincial le habló directamente a los que "todavía están enojados o desilusionados" con el oficialismo. "Escuchamos, entendimos, estamos dispuestos a mejorar todo lo que haya que mejorar, pero no es para atrás, es para adelante", lanzó.

Y planteó: "Si fuimos el gobierno de las obras y las peleas, ¿cómo no vamos a ser el del trabajo, del crecimiento, de la producción? Claro que sí".

Visiblemente emocionada, Vidal buscó diferenciarse de sus antecesores. "Yo no soy como todos los anteriores, yo no vine a especular con la Provincia y usarla de trampolín, no vine a hacerme rica en la política", señaló.

Tras comenzar agradeciendo el apoyo de su equipo de gobierno, de intendentes y de su propia familia, Vidal hizo un repaso de los logros de su gestión, entre ellos la lucha contra el narcotráfico, las obras para evitar inundaciones, el boleto estudiantil, la llegada del SAME al Conurbano, la reducción de la mortalidad infantil y el final de las reelecciones indefinidas de los jefes comunales, entre otros.

"No es que fuimos valientes, no es que no teníamos miedo. Lo que pasó es que cada vez que teníamos delante a un narco, a un dueño del juego, a Balcedo, al 'Pata' Medina, a Castillo de la Salada, al 'Caballo' Suárez, ustedes estaban adelante, atrás y al lado nuestro sosteniéndonos, diciéndonos 'no están solos'. Gracias por no dejarme sola en esa pelea", dijo, al borde de las lágrimas.

En el cierre, se refirió a las elecciones del domingo: "Vamos a darla vuelta. En la Provincia no hay segunda vuelta, es por un voto y cada uno cuenta. Necesitamos que vayan todos como en el 83, que todos estén allí", aseguró, aunque dejó un mensaje de cara a futuro: "De al lado de ustedes no me mueve nadie. No me voy a mover un centímetro de acá. Este camino recién empieza".


Página 7 de 64

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…