Info General

Info General (833)

 

El acuerdo que buscará el nuevo presidente entre gremios y empresarios tendrá un capítulo de precios y salarios pero apunta a ser más ambicioso.

El Consejo Económico y Social que planifica Alberto Fernández se intentará desde el arranque de su gestión y, de obtener resultados, se extenderá a lo largo de todo su mandato.

Se trata de un eje fundante del programa que impulsará el presidente electo y sobre el que reposará una parte sustancial de los resultados de la primera etapa del mandato, en particular la posibilidad de establecer un sendero de precios y salarios como ancla inflacionaria.

El entendimiento, que ya comenzó a explorarse de manera sigilosa y por sectores, podrá incluir además una recomposición salarial para los sectores de la población más golpeados por el desfasaje que produjo en el último año la disparada en el valor de la canasta básica.

Las líneas directrices le fueron expuestas a este diario por los colaboradores de mayor confianza de Fernández, encargados de las tratativas preliminares entre los empresarios y sindicalistas que serán invitados a sentarse a la mesa. El acuerdo marco contendrá también un programa de viviendas sociales y de créditos blandos para la construcción y compra de inmuebles destinado a dinamizar todos los sectores económicos involucrados, por un lado, y a atender al menos una parte del déficit habitacional y de la demanda de la clase media en la actualidad imposibilitada de acceder a la casa propia.

En la mesa chica del mandatario electo reniegan del reduccionismo que identifica el acuerdo como un “pacto de precios y salarios”. En cambio mencionan la necesidad de dotar a la economía argentina de una “competitividad sistémica” a instancias de entendimientos sector por sector que deberán incluir, además de un mecanismo de contención y evolución programada de los valores de la canasta básica y de los sueldos, herramientas orientadas a generar mayor productividad en cada actividad económica, reglas impositivas comprensivas del deterioro de cada rubro y mejoras en la logística y el transporte.

Los futuros funcionarios aclaran, en tanto, que tal como les prometió Fernández a los líderes de la CGT no se avanzará hacia una reforma laboral en los términos en que lo intentó la gestión de Mauricio Macri ni de los antecedentes plasmados en los mandatos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa.

Pero sí se explorarán todas las alternativas de modernización de los convenios colectivos de trabajo a partir de acuerdos entre los gremios y los dueños de las empresas. Ya desde el triunfo del Frente de Todos en las primarias del 11 de agosto arrancó una silenciosa procesión de dirigentes sindicales a las oficinas del entonces candidato para exponerle alternativas de actualizaciones de sus respectivas reglas laborales.

Entre las muchas incertidumbres que todavía campean en los equipos de Fernández –algunas de ellas por el hermetismo del futuro jefe de Estado y otras, por la propia incertidumbre frente a la dimensión de los problemas que deberán afrontar- existen en el rubro laboral algunas certezas: una de ellas es que no se propiciará una doble indemnización ni ningún otro esquema de penalización de los despidos incausados como el que rigió desde 2002 inaugurado Eduardo Duhalde y continuado durante el primer tramo de la gestión de Néstor Kirchner.

En este campo, en donde parece estar definida la asunción de Claudio Moroni como ministro de Trabajo (para entonces sin la parte de Producción que le adosó Macri) también destacan la necesidad de avanzar en un blanqueo de la economía pero con un programa heterodoxo: “ni un blanqueo generoso a ultranza ni el punitivismo ciego contra el empleador no registrado”, advierten los más cercanos a Fernández.

La importancia asignada por el futuro mandatario al Consejo Económico y Social la exponen sus eventuales alcances. Los técnicos hablan de un órgano con autonomía respecto de las carteras del Gabinete y una suerte de “vida propia” con una dinámica de reuniones y acuerdos a ser refrendados luego en cada mesa sectorial.

Sus resoluciones, en principio, tendrían un carácter consultivo pero al ser el fruto de un consenso previo entre empresarios y sindicalistas de cada rubro en los hechos tendrá un sesgo vinculante. Lo explican, sus impulsores, como una suerte de paritaria más amplia que la habitual negociación salarial mediante una deliberación soberana entre las partes.

Uno de los ejes que promete animar la participación del sindicalismo peronista será la alternativa de apuntalar los ingresos de los trabajadores más castigados por la pérdida producto de la inflación. Será, en ese caso, una concesión a los comprometidos socios de la cúpula de la CGT que le plantearon al mandatario la necesidad de reparar situaciones de inequidad salarial entre los gremios que este año lograron empardar los sueldos al costo de vida sin pérdida de poder adquisitivo y los que perdieron entre 10 y 30 puntos porcentuales contra la inflación.

En el primer pelotón en la central obrera mencionan ocho sindicatos (entre ellos, los albañiles de Uocra y la Asociación Bancaria) que lograron paritarias ajustadas a la inflación frente a una gran mayoría que perdió poder adquisitivo. Para los perjudicados el nuevo Gobierno propiciará reapertura de negociaciones salariales para acortar distancias y se tomarán en cuenta las necesidades también de los sectores empresarios mediante una activa participación estatal en esas conversaciones.

Mariano Martín

 

El gobernador de Formosa y presidente del Congreso del PJ, Gildo Insfrán, dijo que cuando asuma la presidencia Alberto Fernández deberá tomar "en forma inmediata medidas seguramente muy duras los primeros meses".

Además reiteró sus críticas al presidente Mauricio Macri al afirmar que "no cumplió una sola promesa".

Insfrán expresó estos conceptos en un acto realizado anoche en la ciudad de Formosa con ocasión del "Día de la Militancia", que recuerda el regreso al país del general Juan Domingo Perón, luego de 17 años de exilio y proscripción al ser derrocado por el golpe de estado de 1955.

"Inmediatamente la nueva conducción (del país) va a tener que tomar medidas seguramente muy duras los primeros meses y no van a ser fáciles", subrayó el gobernador formoseño al pedir a los militantes peronistas "ir hablando con la gente para explicarle" la situación.

Por otra parte, reiteró el pedido de "unidad, organización y solidaridad y no permitir" que "dividan" al peronismo.


 

"Voy a intentar que salga cuanto antes", anticipó y se consideró un activista "anti despenalización".

Alberto Fernández anticipó que enviará al Congreso un proyecto de ley para despenalizar el aborto similar al que fue rechazado en el Senado en 2018. "Voy a intentar que salga cuanto antes. No depende solo de mí", confirmó en una extensa entrevista con Página 12, en la que se definió como un "activista de ponerle fin a la penalización del aborto".

"Va a haber un proyecto de ley mandado por el presidente. Pero tenemos que encarar el tema de otro modo. No se puede convertir en un elemento de disputa entre nosotros".

"Debemos respetar tanto a la mujer que siente que es un derecho sobre su cuerpo como a la mujer que siente que Dios no le permite hacerlo. Y cuando uno despenaliza y legaliza el aborto no lo hace obligatorio", pregonó.

La ley del aborto la presenta todos los años pero sólo cuando Macri pidió dar el debate llegó al recinto y fue rechazada. Alberto irá por otro intento.

"Por lo tanto, el que sigue teniendo la convicción de que Dios no lo permite que no lo haga. Y respetémoslo. Y respetemos a los otros. Hay que quitarle esa dosis de pañuelo celeste y pañuelo verde. No tiene que haber dos pañuelos, tenemos un problema", sostuvo Fernández.

El proyecto de ley para interrumpir el embarazo en forma voluntaria lo presenta cada año la campaña a favor de esa norma, pero sólo llegó al recinto en 2018 por presión de Mauricio Macri, que instruyó a sus legisladores a dar el debate.

Los años anteriores siempre moría en las comisiones y en este ni siquiera llegó a tratarse. Además, el proyecto de código penal enviado por el Gobierno sostiene la penalización del aborto, pero baja las penas y lo convierte en excarcelable. No deja contento a nadie.

"Quisiera que el debate no sea una disputa entre progresistas y conservadores, entre revolucionarios y retrógrados, es un problema de la salud pública que debemos resolver y que hay que asumirlo así".

"No podemos seguir condenando a mujeres como le pasó a Belén, que ni siquiera sabía de su embarazo, tuvo un aborto espontáneo y terminó presa 29 meses solamente porque tuvo un aborto espontáneo. No lo podía creer" relató, en referencia a la joven que escribió un libro y lo presentó con Fernández.

"Lo que más me impresionó es que cuando Belén recupera la libertad pide que no la reconozcan porque no sabía cómo la iban a recibir y la jefa de la cárcel le dice que tenía que salir con la cara en alto porque no era culpable de nada, ella no quería que la reconocieran. Y todas las que salieron ese día salieron con una máscara para no ser reconocidas. ¿Cómo podemos vivir en esa sociedad? ¿Cómo podemos ver eso y no reaccionar? Estoy muy convencido de lo que digo respecto de los derechos de la mujer".


 

Daniel Arroyo, asesor del presidente electo Alberto Fernández y principal candidato a ocupar la cartera de Desarrollo Social, dio detalles sobre el beneficio que alcanzará a unas 1.800.000 madres con chicos menores de 6 años.

El primer encuentro del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre reunió a representantes de distintos sectores.

El diputado nacional Daniel Arroyo, asesor del presidente electo Alberto Fernández y principal candidato a ocupar la cartera de Desarrollo Social, dio detalles del plan Argentina contra el Hambre que se implementará a partir del 10 de diciembre para que "todos puedan acceder a la canasta básica de alimentos".

“Funcionará con una tarjeta de banco público, en la que figurará el nombre y DNI” de cada beneficiario y “permitirá comprar cualquier tipo de alimentos, excepto bebidas alcohólicas”, explicó. Tampoco permitirá extraer dinero.

El monto que permitirá gastar estará asociado a otros ingresos, para cubrir la brecha “que le falta para completar la canasta básica".

La lista con los alimentos que cada contribuyente adquiera será revisada por especialistas que luego le aconsejarán y orientarán sobre cómo conseguir una mejor calidad nutricional. "Le vamos a apuntar a los lácteos, carne y verdura”, subrayó.

Consulta sobre si podría trazarse una comparación con el Plan Alimentario Nacional (PAN) lanzado por el expresidente Raúl Alfonsín en mayo de 1984, señaló que el Plan Argentina contra el Hambre "es mucho más, es un plan con controles de peso y talla. El PAN lo que hacía era entregar alimentos, este agrega salud y educación”, añadió en diálogo con radio Mitre.

“Tenemos que lograr que todos accedan a la canasta básica, no puede haber hambre en la Argentina. El 14% de los chicos se saltean comidas, no es la hambruna de la Segunda Guerra o de algunos países África, pero tenemos problemas de alimentación. El plan es una cosa importante y hay que hacerlo ya, por eso será el primer anuncio de Alberto Fernández”, concluyó.

Arroyo estimó que la iniciativa alcanzará a unas 1.800.000 madres con chicos menores de 6 años, especialmente en la zona del Conurbano bonaerense, y le pidió a comercios y supermercados del sector privado que “nos ayuden con descuentos en los 13 productos de la canasta básica”.

Dijo además que "el monto de la tarjeta se va a definir más cerca del 10 de diciembre", y aclaró que "el puntero político no va a poder darla porque la tarjeta la va a otorgar el banco".

El primer encuentro del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre reunió a representantes de la Iglesia, la política, los gremios, las empresas, el espectáculo y los movimientos sociales.

Estuvieron, entre otros la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y el conductor televisivo Marcelo Tinelli.

También asitieron la cocinera Narda Lepes, Vanesa Noble Herrera, José Luis Tedesco (Aapresid), Esteban "Gringo" Castro (CTEP), Isaack Rudnik (Icepsi), Jaime Perczyk (Universidad Nacional de Hurlingham), Daniel Funes de Rioja (Copal), José Martins (Bolsa de Cereales), Carlos Achetoni (Federación Agraria), Juan Vasco Martínez (supermercadistas), Pablo Narvaja (Pastoral Social) y el ministro de Desarrollo Social de Tucumán, Gabriel Yedlin.

En la mesa se sentaron, además, Victoria Tolosa Paz, Gustavo Vera, Agustín Salvia (Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA), Sonia Alesso (Ctera), Roberto Baradel (Suteba), Pablo Micheli (CTA), monseñor Carlos Tissera (Cáritas), Carlos Vila Moret (Sociedad Rural), Héctor Daer (CGT), Bernardo Affranchino (Aciera), Roberto Baradel (CTA), Antonio Aracre (Syngenta), entre otros referentes empresariales, sindicales, de organizaciones sociales, de universidades nacionales y de la sociedad civil.

 

 

Un clima de fin de época se vive en Casa Rosada a 25 días del traspaso del poder que protagonizarán el presidente saliente, Mauricio Macri y su sucesor, Alberto Fernández el próximo 10 de diciembre.

Por la Casa Rosada se ven funcionarios que recorren los pasillos y aún no saben si habrá reuniones preparatorias para el traspaso o si conocerán a sus sucesores directamente cuando lleguen los nuevos inquilinos del poder con domicilio en Balcarce 50 a pedir las llaves.

Según los testimonios de funcionarios que pudo recopilar A24.com, la mayoría de los ministros, secretarios, directores, coordinadores y otros cargos políticos que tienen oficinas en la Casa Rosada ya están preparando sus papeles y valijas para llevar sus pertenencias personales cuando deban dejar las oficinas.

La mayoría está programando sus primeras vacaciones tras la entrega del poder y comienzan a planificar y a buscar nuevo trabajo de donde vienen, el sector privado.

Solo un puñado de funcionarios continuará en política junto al presidente Macri que ya avisó que intentará consolidarse como jefe del polo opositor. Tendrá base territorial a partir de las bancas que Juntos por el Cambio ganó para transformarse en la segunda minoría en el Congreso detrás del peronista Frente de Todos.

Macri creará una Fundación

Macri y sus más cercanos colaboradores, entre los que se encuentran el jefe de Gabinete, Marcos Peña y su equipo de comunicación, evalúan crear una nueva fundación desde donde armar una especie de gabinete en las sombras y opinar sobre la política que viene.

“Todavía no tenemos el nombre, pero es algo que se está analizando al estilo del instituto Pensar”, dijo a A24.com una fuente muy cercana a Peña en alusión al instituto de pensamiento político que ya funcionó como usina de ideas y programas de gobierno en la campaña presidencial de Macri en 2015.

Seguramente será algo similar al “Instituto Patria” que Cristina Kirchner fundó cuando pasó -como le toca ahora a Macri- volver al llano de la oposición en 2015

¿A dónde irán algunos de los funcionarios?

Marcos Peña

El más encumbrado de los funcionarios macristas, el jefe de Gabinete y ex jefe de campaña, uno de los más cuestionados de la era Macri por las consecuencias de la herencia económica y social.

Se tomará unas semanas de vacaciones después del 10 de diciembre y se quedará en el verano en Buenos Aires para ayudar a Macri a armar la fundación desde la cual el presidente saliente espera aglutinar a la alianza opositora.

Pero fuentes cercanas a Peña admitieron que una forma elegante de desentenderse de la política local ante las críticas que, cree, recibirá también de parte del próximo gobierno, será viajar un tiempo a los Estados Unidos para dedicarse a estudiar, algo que aún no quiere confirmar públicamente.

Algo de eso habrían hablado el miércoles a la noche en la residencia de Olivos con sus aliados María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Alfredo Cornejo, Gerardo Morales entre los que Macri deberá enfrentar en los próximos años peleas por el liderazgo si logra mantener cohesionada a la alianza Juntos por el Cambio.

Dante Sica

El ministro de Producción y Trabajo, uno de los últimos en sumarse al gabinete de Macri tras la megadevaluación de agosto de 2019, tiene pensado tomarse unas vacaciones. Según comentó a sus colaboradores, Sica se va a recorrer la Patagonia en moto.

Iván Pavlovsky

El vocero de Macri continuará al lado de su jefe en forma incondicional como lo hace desde los años ‘90, cuando Macri inició su carrera política en la presidencia de Boca Juniors. Si bien se irá de vacaciones como todos, seguramente seguirá siendo su vocero personal en la oposición.

Fernando De Andreis

El secretario General de Presidencia continuará colaborando con Macri en el armado de la fundación política.

Jorge Grecco

El secretario de Comunicación saliente, volverá a la actividad privada -antes fue vocero de empresas como Edesur- tras una reconocida carrera como periodista en varios diarios nacionales.

Hernán Iglesias Illia

Asesor en temas de discurso y estrategia de comunicación, ex periodista, también se tomará vacaciones mientras medita en cómo seguir en el sector privado. Comienza a buscar una salida laboral futura, puede ser medios periodísticos o una consultora.

Patricia Bullrich

La ministra de Seguridad será premiada por Macri con el cargo de presidenta del partido político que fundó el presidente: PRO, por su lealtad y tras haber llevado a la práctica sus ideas de mano dura en materia de seguridad y lucha contra el narcotráfico.

Oscar Aguad

El ministro de Defensa, de origen radical, volverá a su casa de Córdoba a descansar y retomará su famoso estudio de abogado en esa provincia, mientras dijeron sus colaboradores más cercanos, seguirá atento a las indicaciones y pedidos políticos que le pueda hacer Macri en el futuro.

Rogelio Frigerio

El ministro del Interior de toda la gestión macrista mantiene en reserva lo que hará después del 10 de diciembre. Pero es conocida su actividad privada desde la consultoría, aunque muchos lo tientan con volver a su provincia, Entre Ríos, para postularse en el próximo turno como candidato a Gobernador e iniciar así su propia carrera política.

Otros mencionan a Frigerio jugando en un sector de Juntos por el Cambio que busca nuevos liderazgos junto al reelecto jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien prepara una ambulancia para contener a muchos funcionarios nacionales, aunque todavía no anunció su futuro gabinete.

Pablo Clusellas y Andrés Ibarra

El secretario de Legal y Técnica de Presidencia y amigo personal de Macri desde el colegio Newman, seguirá como abogado en el sector privado, igual que el vicejefe de Gabinete y ex secretario de Modernización, Andrés Ibarra. Mientras esperan que Macri rearme el polo opositor. No descartan cargos de asesores en el Congreso.

Germán Garavano, Guillermo Dietrich, Alejandro Finocchiaro, José Etchevehere son otros de los ministros que comenzaron a buscar su destino en la actividad privada mientras proyectan continuar haciendo política junto a Macri.

Stella Gárnica

 

"Tengo legítimas aspiraciones para el Comité Nacional", reconoció que Negri "tiene más consenso" para presidir el bloque. Ratificó a Naidenoff como jefe en el Senado y le bajó el pulgar a Lousteau.

Gerardo Morales blanqueó la interna radical para definir las próximas autoridades y ratificó que ser presidente del Comité de la UCR en reemplazo de Alfredo Cornejo, con quien mantuvo una acalorada discusión este miércoles.

"Tengo legítimas aspiraciones de presidir el comité nacional. Espero que podamos lograr un acuerdo", sostuvo el gobernador de Jujuy en declaraciones radiales. "Tenemos discusiones en general con todos, espero que podamos llegar a un acuerdo", agregó en referencia a su choque con el mendocino.

Fuerte reproche de Cornejo a Morales, porque Negri tendría los votos para reelegir como jefe de bloque

Confirmó además que Mario Negri "tiene más consenso" para reelegir como jefe de bloque de Diputados, un cargo que se disputaba con Cornejo, a quien de todos modos le pidió ser una de "las voces" de la próxima etapa.

Al presidente de la UCR le espera una tarea compleja: tendrá reuniones quincenales con Mauricio Macri para definir posiciones sobre los temas nacionales. Morales proclamó además a Luis Naidenoff como jefe del bloque del Senado y le restó chances a Martín Lousteau, promovido por Cornejo y Enrique "Coti" Nosiglia.

"Luis Naidenoff, obviamente", respondió cuando le preguntaron. "Lousteau está ingresando recién al partido. Hay que ser respetuoso de las instituciones, más allá de que es un dirigente importante al que también hay que preservar".


 

El vicepresidente de la UCR nacional, Federico Storani, en un mano a mano con Luis Novaresio, habló sobre la crisis que se vive en Bolivia, adelantó cuál sería el futuro del radicalismo en Cambiemos, analizó la figura del presidente electo Alberto Fernández y calificó duramente al mandatario saliente: Mauricio Macri. "No estuvo a la altura de las circunstancias y lo demostró en varias oportunidades", sentenció.

“Es un golpe de Estado, las fuerzas de seguridad amotinadas intimidan. Las armadas sugieren que renuncie: es un golpe de Estado, pero las renuncias son nulas porque no hay libre voluntad de decidir. La Asamblea, que tenía que investir al nuevo poder, no tuvo quórum porque les impidieron el ingreso a los legisladores de Evo. Entonces, esta señora es una gobernadora de facto”.

“Macri quedará como el presidente que se negó a reconocer un golpe de Estado. Pero hay algo más grave: se negó a cumplir con la ley del derecho de asilo a quienes son perseguidos, sin importar la ideología. Después retrocedió un poco porque no reconoció al nuevo gobierno, pero debió ofrecerle asilo a Evo Morales. No habían dudas que su vida corría peligro, pese a que la auditoría de la OEA no habló de fraude, sino de irregularidades".

"Lo que buscamos en la convención de Gualeguaychú eran que tuvieran vigencia las dos reglas de oro: equilibrio y control del poder; y alternancia. A los pocos días, Macri dijo que no iba a haber un gobierno de coalición. Ahora, después del 10 de diciembre hay que realizar un profundo debate, porque el 41% en tuvo un predomino del voto anti, pero sin contenido. La UCR está en condiciones de dar contenido, pero si no podemos plantear reglas de juego, creo que es mejor recuperar identidad y desarmar Cambiemos".

"Macri es un hombre pragmático, vinculado a los negocios super estructurales, que tiene ambición política, pero que no está a la altura de las circunstancias y lo demostró en varias oportunidades. Su preparación es muy limitada y sesgada. Estamos en una situación social peligrosa, con una inflación desenfrenada y un aparato productivo en recesión. A la gente le importa el tema de la corrupción, pero no come república".

"Con la fórmula Fernández - Fernández corrieron la polarización. Se consolidó el voto más duro de CFK, que tenía un techo, y se incorporó Alberto que lo rompe y llega a los gobernadores no K. Hicieron un esfuerzo (por Cambiemos) para continuar con la polarización hasta niveles peligrosos".

"Alberto es otro pragmático, algunas de las cosas que está insinuando me gustan y la primera reacción del golpe de Estado en Bolivia están en mayor consonancia con la tradición histórica de los gobiernos democráticos de la Argentina. Habrá una disputa natural (en el Frente de Todos) entre las distintas facciones, pero Alberto va a tratar de generar una tropa propia".


 

Con el cambio de gobierno, Miguel Acevedo le restó importancia a un histórico reclamo de los empresarios.

En un nuevo capítulo del "garrochazo" de los empresarios, el presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo, afirmó que en este momento la reforma laboral "no es fundamental" para el país.

"No creo que hoy el problema sea la reforma laboral. Es un tema a discutir, pero no es fundamental", afirmó el titular de la UIA, contradiciendo un histórico reclamo de los empresarios.

El reclamo de una reforma laboral se había acelerado durante el gobierno de Mauricio Macri, que era proclive a avanzar en ese sentido. Pero con el retorno del peronismo y el empoderamiento de la CGT, los empresarios parecen acomodarse a los nuevos tiempos.

"Se piensa que esa reforma es para afectar a los trabajadores, pero es para modernizar los convenios. Incluso hasta los mismos sindicatos están de acuerdo", enfatizó Acevedo.

"Tenemos que pensar que el mundo se está automatizando y ningún país puede eludir este cambio. Hoy el desafío es ver cómo generar más trabajo para todos. Los países que más utilizan la tecnología, por ejemplo Corea del Sur, tienen pleno empleo porque lo que reemplazan son los puestos de trabajos mecánicos. Lo que se observa es menos trabajo rutinario o mecánico por más productividad", agregó.

Por otra parte, Acevedo indicó que la actividad manufacturera lleva 18 meses de caída: "estimamos que los próximos meses también serán negativos, porque no se ha revertido la tendencia. Y las caídas que vemos son comparadas contra un 2018 que ya venía en descenso. El último año de crecimiento sostenido fue 2011. Los últimos dos años han sido muy malos".

A su criterio, esta situación se relaciona con que "se ha combatido la inflación solamente con tasa de interés y se descuidó la producción, el crecimiento. Esta política, se paga. La industria tiene un nivel de capacidad ociosa que alcanza el 50%.

Con altas tasas de interés y cayendo la demanda, muchos industriales enfrentan la disyuntiva de ver si sobreviven o se declaran en convocatoria".

"La recuperación va a demandar mucho tiempo. Si uno lo compara con nuestros países vecinos, Argentina se ha quedado estancada en todo", advirtió el dirigente, en un reportaje publicado este jueves en el matutino Ámbito Financiero.

Para el jefe de la UIA, la industria "no se puede salvar sola. Muchas veces se ven luchas de sectores pujando para crecer y yo creo que es necesario crecer en conjunto. Por ejemplo, ya no más campo versus industria. Siempre está latente eso de derechos para uno en desmedro del otro".


Son 13 pagos por un total equivalente a dos millones y medio de dólares. La causa tramita ante el juzgado de Ariel Lijo

 

 

La definición del próximo Defensor del Público, un cargo de la diezmada Ley de Medios, se convirtió en motivo de puja entre los principales sectores del Frente de Todos. La resistencia del peronismo no K en el Senado.

A poco menos de un mes de la toma de posesión de Alberto Fernández como Presidente de la Nación comienzan a trascender los 1ros chispazos dentro del Frente de Todos, con el peronismo tradicional y el kirchnerismo como sectores en pugna.

El Senado es un punto de incertidumbre dado que Fernández aún no ha dado directivas sobre cómo se conformará el bloque oficialista, lo que alimenta la teoría de que será la futura vicepresidente Cristina Fernández la que dominará las decisiones en el cuerpo que representa a las provincias.

Eso es algo que rechazan en el sector más pejotista de la Cámara Alta, que lidera el cordobés Carlos Caserio. Por lo tanto, según trascendió, es probable que los peronistas del otrora bloque Justicialista de Miguel Pichetto desistan de la unidad con los senadores kirchneristas y, en todo caso, coincidirán en un interbloque. Pero, incluso para ello, se necesitará de un factor ordenador, como un directiva del presidente electo, que hoy brilla por su ausencia en el tema parlamentario.

Es así que no se descarta que existan 2 bloques de senadores que respondan en simultáneo a la Casa Rosada.

Los tironeos parlamentarios entre el peronismo albertista y el kirchnerista tiene otro capítulo. Este último estaría presionando para el desplazamiento del Defensor del Público, una institución que se creo a partir de la diezmada Ley de Medios.

Ese cargo lo ocupa hoy de forma provisional Eduardo Alonso, cercano al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y que fue designado mediante un proceso que no escapó a sospechas de la mano del radical santacruceño Eduardo Costa, presidente de la Bicameral de Seguimiento de la Comunicación Audiovisual.

Según relata el diario La Nación, el kirchnerismo con el apoyo de ONG buscan forzar la salida de Alonso para colocar allí a alguien afín, como lo fue Cynthia Ottaviano, quien saltó del kirchnerista diario Tiempo Argentino a la titularidad de la Defensoría. Ottaviano abandonó el cargo cuando se cumplió su mandato en 2016.

Esta necesidad K genera tensiones con el peronismo albertista. De acuerdo al matutino, receptor de las presiones es el senador chubutense Alfredo Luenzo, vicepresidente de la Bicameral.

Luenzo pretende la normalización de la Defensoría, pero a través de un proceso ordenado, lo que colisiona con la ansiedad kirchnerista y sus aliadas ONGs. Según La Nación, este fue uno de los motivos que generaron rispideces en el Senado.

La Defensoría del Público, que tiene por misión defender el derecho de las audiencias de los medios de comunicación audiovisual, se volvería un lugar estratégico para el kirchnerismo si es que insiste en la creación de una "Conadep del periodismo", es decir, una política destinada a "revisar" la labor periodística durante los últimos años y de la que Cristina Fernández se percibe como víctima.

La creación de una comisión especial, real o simbólica, con ese fin fue sugerida por el actor Dady Brieva, pero también recibió el apoyo del intelectual Mempo Giardinelli y, más recientemente, del sindicalista Hugo Moyano.

"Tienen que pagar porque ellos también son parte de la sociedad y tienen mucha responsabilidad en su tarea y, por lo tanto, no pueden usarla en perjudicar a la gente", dijo el camionero.

Alberto Fernández, por su parte, rechazó una iniciativa como esa.


Página 1 de 60

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…