Los manifestantes han empezado a concentrarse en 400 puntos de todo el país, mientras se reportan bloqueos en el transporte público.

Colombia vive este jueves la mayor jornada de protestas contra el Gobierno de Iván Duque. Desde temprano, los manifestantes han empezado a concentrarse en 400 puntos de todo el país y se han reportado bloqueos en el transporte público en Bogotá.

Las marchas han sido convocadas por sindicatos, estudiantes, indígenas y opositores de todo tipo.

El movimiento obrero rechaza reformas para flexibilizar el mercado laboral y cambiar el sistema de pensiones, los indígenas exigen protección luego del asesinato de 134 campesinos desde que tomó posesión el Gobierno, y los estudiantes, más recursos para la educación pública.

El Gobierno tiene preparado un dispositivo policial y militar en todo el país para evitar disturbios. "Al tiempo que reconocemos el valor de la protesta pacífica, también garantizaremos el orden", advirtió Duque este miércoles en una alocución televisada.

El mandatario se encuentra en un momento de creciente desaprobación después de cumplir apenas un año y medio en el poder.

"A esa frase, hay que hacerle una remera". Quien escuchó ello fue el presidente del bloque de senadores nacionales del PJ, el cordobés Carlos Caserio. La referencia es por los dichos recientes cuando expresó "somos dirigentes, no empleados" en relación a cómo se diagrama el tablero del poder en la Cámara Alta con el desembarco de Cristina Kirchner. En otras palabras, una manera de decirle al cristinismo que las imposiciones no serán posibles y que habrá que dialogar.

 

 

La actividad industrial se contrajo 7% en septiembre respecto a igual mes de 2018 y cayó 3,3% frente a agosto, afectada por la volatilidad cambiaria, una menor demanda interna y un fuerte deterioro en la cadena de pagos, según un informe elaborado por el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA).

De esta forma, la actividad fabril acumula diecisiete meses consecutivos con resultados negativos y septiembre además marcó el nivel más bajo de producción desde 2009 a la fecha.

“Los datos muestran el delicado estado de la industria, que se agravó aún más con la volatilidad cambiaria registrada en el mes de agosto, reflejada en una menor demanda interna, mayores costos y fuerte deterioro en la cadena de pagos”, sostuvo la UIA.

Los sectores más afectados fueron la industria automotriz, que acumuló el décimo tercer mes consecutivo con números en rojo; seguido por la industria de sustancias y productos químicos; y la metalúrgica.

En menor medida, también cayó la producción de minerales no metálicos, por la menor actividad de la construcción tanto pública como privada; la refinación de petróleo; y la producción de metales básicos.

No obstante, pese al contexto generalizado de contracción de la actividad, hubo algunos sectores que registraron mayores niveles de producción respecto a igual mes de 2018, entre los que se destacó la industria textil que aumentó su actividad, en gran parte por la baja base de comparación de doce meses atrás, aunque también influyó el atraso de la cosecha de algodón y su impacto en el subrubro preparación de fibras textiles.

También aumentó la producción de tabaco, mientras que la de alimentos y bebidas se mantuvo estable.

En una maratónica sesión, la Cámara de Diputados le dio media sanción al proyecto de ley de alquileres que impulsa el gobierno de Mauricio Macri, que contempla la extensión del contrato a tres años, una actualización anual de ese acuerdo basado en un promedio del aumento de salarios e inflación y un nuevo sistema de garantías.

 

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…