Domingo, 28 Enero 2018 00:00

De Cristina Kirchner a Mauricio Macri: Rusia confirmó la relación con la Argentina - Por Silvia Mercado

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

La política exterior argentina dio un examen en Rusia. Y salió aprobada. Los zares, los patriarcas de la iglesia y los líderes soviéticos están integrados en el nuevo relato ruso.

 

Cuando Mauricio Macri bajó del avión que lo trajo desde Frankfurt, sabía que al día siguiente no se iba a encontrar con un político más, sino con uno de los líderes más poderosos del planeta, uno que hace 17 años gobierna su país. Sin embargo, no estaba nervioso. O, por lo menos, no se le notó ninguna inquietud ante la inminencia de su encuentro con Vladimir Putin, un político experto, que logró que la Federación Rusa vuelva a sonar alto en el concierto de las naciones, mientras transformó la calidad de vida de la población, que en sus principales ciudades goza de un standard europeo y cosmopolita.

La política exterior argentina dio un examen en Rusia. Es relativamente sencillo acordar con países con los que se comparten valores. Lograr coincidencias con ideologías y culturas lejanas, tiene otra complejidad. Mucho más en este caso, cuando Rusia reclamaba por la continuidad de los acuerdos firmados a partir de 2009 con la ex presidente Cristina Kirchner. Lo que los rusos le venían transmitiendo a los nuevos responsables de las relaciones internacionales podría resumirse en: "¿Así que cambió el gobierno? Muy bien, pero Argentina está en el mismo lugar que antes, así que adaptemos lo firmado y sigamos adelante".

En rigor, Cambiemos nunca dudó al respecto. Macri no es un presidente ideológico, sino pragmático, que busca asociaciones "inteligentes" con cualquier país que quiera importar productos argentinos o invertir, dos formas de generar trabajo y reducir la pobreza en la Argentina. Ve lo que se hace en todos lados, y aquí mismo, donde desde Shell hasta Exxon, pasando por Luis Vuitton hasta Apple, Zara y H&M, todas las firmas multinacionales de los principales países están en Rusia. Y a la inversa. Desde Rosatom hasta Gazprom, desde Sinara hasta Mail.Ru, no hay gran empresa rusa que evite desplegarse por el mundo. No es tan difícil. Lo hacen todos. Lo complicado, para los argentinos, es integrar nuestra historia.

Macri no tuvo problemas. Tres veces le dijo a Putin que "con Rusia tenemos una asociación estratégica integral", que es el nombre del acuerdo que la ex presidente firmó con el ruso en abril de 2015, luego de sucesivos acercamientos que arrancaron en 2009 y tuvieron un pico de intercambio comercial en el 2013, cuando nuestro país estaba en crisis energética y necesitaba imperiosamente importar petróleo crudo.

El Presidente no mencionó a Cristina, pero tampoco fue necesario. Los nuevos acuerdos, como el Memorándum de Entendimiento para la exploración y explotación de uranio que Jorge Faurie firmó en representación del ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, está bajo ese acuerdo-marco.

En este caso, se trata de un convenio que tiene como objetivo la cooperación y el desarrollo del sector entre ambos países, basándose en un método de extracción denominado "recuperación in situ", que Uranium Group y UrAmerica Argentina aseguran es "el más eficiente por sus bajos costos" y que representa "un mínimo impacto ambiental, al no requerir la remoción de suelo, con lo cual Argentina sería pionera en la aplicación en Latinoamérica de esta tecnología. Pero todo lo que siga, de aquí en adelante, tendrá el mismo carácter.

Por cierto, Putin tiene mucho que enseñarle a la Argentina en materia de integración de todas las etapas de la historia. Desde la caída del Muro de Berlín hasta la asunción de Putin como presidente, en el 2001, Rusia fue "invadida" por el espíritu capitalista y perdió parte de su esencia. "Se desordenó y se volvió caótica, no se respetaban ni las leyes de tránsito, hasta que vino Putin y diseñó una democracia a la rusa, que privilegia el orden por sobre la libertad", dijo un diplomático que conoce profundamente esta sociedad. Agregó que "los argentinos privilegiamos la libertad por sobre el orden, y no está mal, cada uno tiene su estilo, lo importante es que Putin representa muy claramente el tradicional espíritu ruso pero adaptado a estos tiempos".

Putin dedicó un esfuerzo importante en construir un relato integrador de la toda la historia rusa, sin importar la ideología. El Museo Estatal de Historia es una muestra de eso. Además de las exhibiciones temporales (por ejemplo, la muestra del Museo Evita, que coincidió con la visita de Cristina Kirchner a Moscú, en 2015), tiene dos recorridos.

En uno, se explica de qué modo las fuerzas armadas de Alexander II resistieron la invasión de Napoleón en el 1812, lo que se conoce como Guerra Patriótica. Se destacan los cuadros donde se ve al ejército ruso resistiendo las fuerzas napeolónicas en medio del durísimo invierno, factor igualmente decisivo en la Gran Guerra Patriótica (1941-1945), cuando los soviéticos le ganaron a los nazis. En el otro, la Rusia soviética, con afiches de los años 1917, fotos de los primeros desfiles, cuadros de los primeros líderes revolucionarios, herramientas de trabajo que luego constituyeron el símbolo de la oz y el martillo. Los zares, Lenin y Stalin hoy conviven naturalmente bajo un mismo techo porque, en definitiva, son parte de una misma nación.

Hay quienes dicen que se cerraría el Mausoleo de Lenin, pero aún está y puede visitarse. Y continúa un rito fundamental iniciado en los años de Leonid Brezhnev, como es la ceremonia a la Tumba del Soldado Desconocido, que tiene guardia de soldados rusos en forma permanente (así haga 45 grados bajo cero). Fue, justamente, donde Macri depositó una ofrenda floral.

Muy cerca de ese monumento, está el fantástico portal de ingreso a la Plaza Roja, la Puerta y Capilla Ibérica (o de la Resurrección), donde hay misa ortodoxa prácticamente durante todo el día. Stalin lo había hecho tirar abajo para que entraran los tanques en los desfiles a la Plaza, pero Putin lo mandó a reconstruir, y hoy luce con todo su esplendor. Lo mismo que la catedral de Nuestra Señora de Kazán, que en su furia antireligiosa Stalin había mandado a derribar en 1936.

Es que la religión, que había sido perseguida durante los años del comunismo, por aquello de que "la religión es el opio de los pueblos", volvió a tomar una centralidad propia de los tiempos zaristas. Putin no solo hizo reconstruir gran cantidad de iglesias que habían sido destruidas por el régimen soviético, sino que le dio a los Patriarcas rusos un protagonismo que solo tuvieron en los siglos XVII y XVIII.

Y, para sorpresa de muchos (o no tantos), la religiosidad del pueblo estaba intacta. Aquí y allá, las ceremonias religiosas se realizan a toda hora, en esos templos fastuosos, con misas que pueden durar horas, y donde la gente entra y sale a hacer cualquier otra cosa, y vuelve a entrar.

Infobae asistió a una misa en la Catedral del Cristo Redentor, una experiencia muy distinta a una misa de iglesia católica por varias razones, no solo porque el sacerdote da espaldas a la feligresía, sino porque no hay bancos donde sentarse.

Aunque todo sorprende en Moscú. Desde la insólita pasión de las familias por comer helado cuando las temperaturas están muy debajo de los cero grados, hasta la sala de gabinete donde Putin se reúne con sus ministros y recibe a los jefes de estado que van a visitarlo (como Macri) es dominada por cuatro zares, Pedro el Grande, Catalina la Grande, Alexander II y Nicolás I, de la dinastía Románov quienes, con sus más y sus menos, hicieron grande a Rusia.

Putin dedicó mucho esfuerzo a construir un relato integrador de la historia rusa, sin importar la ideología.  La dinastía zarista, los patriarcas de la iglesia, los líderes revolucionarios y los nuevos tiempos capitalistas  se encuentran, incluso, en los libros pedagógicos, en la historia que niños y jóvenes estudian en las escuelas.

Es cierto que se trata de una democracia "a la rusa", donde la libertad de prensa existe a cambio de una fuerte autocensura y los periodistas pueden entrar al Kremlin y tienen una sala, pero entran todos juntos y se van todos juntos, y cuando los responsables de prensa lo permiten. Claramente es una sociedad homofóbica, aunque el jefe de estado asegure que no hay discriminación, lo que no suena demasiado creíble. Tampoco hay muchos opositores. Putin los persigue antes de que crezcan lo suficiente como para que puedan competirle.

El 18 de marzo habrá elecciones en Rusia. Putin volverá a competir nuevamente por un mandato de seis años. Hoy tiene el 80 % de imagen positiva y se descuenta su reelección. En el Kremlin hicieron la cuenta que, de reelegir Macri en el 2019 (lo que dan por bastante seguro), también el argentino tendrá seis años más de mandato, o sea, valía el esfuerzo de organizarle una buena recepción. Así son los rusos.

Les gusta invertir tiempo y esfuerzo en lo que creen que vale la pena. Una vez que se dedicaron a la Argentina de Cristina, decidieron continuar el vínculo con la Argentina de Macri. Ahora depende de nuestro país aprovechar las oportunidades que le ofrece el gigante eurasiático. 

Silvia Mercado 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 447 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…