Domingo, 31 Marzo 2019 00:00

La pobreza en Argentina crece más de 6 puntos en 2018, hasta el 32% (El País-España)

Escrito por  Enric González
Valora este artículo
(2 votos)

 

Los datos oficiales del segundo semestre del año pasado reflejan los efectos de la crisis económica.

 

Mauricio Macri ofrece lo mismo un día tras otro: sangre, sudor y lágrimas. “Tienen que aguantar, yo estoy convencido de lo que hago”, dijo el 1 de marzo ante la Asamblea Legislativa. Y el sufrimiento aumenta. Durante el segundo semestre de 2018, el 32% de la población urbana argentina quedó bajo el umbral de la pobreza. Fue un aumento de casi cinco puntos respecto al primer semestre y de más de seis puntos si se compara con el 25,7% de 2017.

El 32% actual supuso volver al mismo nivel que Macri dijo haber heredado de Cristina Fernández de Kirchner. Con la continua devaluación del peso convertida en obsesión nacional y con una inflación que no afloja, al presidente no le queda otra opción que insistir en que los sacrificios valen la pena. Según él, por primera vez se establecen las bases para un futuro crecimiento sólido.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos mide la pobreza en 31 ciudades argentinas (las sociedades rurales no se incluyen) y tiene en cuenta factores esenciales como las carencias en alimentación, vivienda y salud. El informe que acaba de publicar indica que cerca del 65% de los pobres son niños y adultos menores de 30 años, y que, dentro de la pobreza, la indigencia afecta al 6,7% de la población urbana. Los nuevos datos demuestran que en seis meses casi 2,7 millones de personas han caído en la pobreza, y que todo lo progresado desde el inicio del mandato de Macri se ha desvanecido con la recesión iniciada a mediados del pasado año.

El cuadro macroeconómico es sombrío. La inflación se mantiene rampante y para el mes de marzo no se espera un alza inferior al 4%; la subida de precios es especialmente cruel para los hogares más modestos, donde tienen más incidencia los alimentos y servicios básicos: en ese renglón, los precios subieron en febrero un 5,1%, frente al 3,8% general. El desempleo cerró 2018 en el 9% (casi cuatro millones de personas). En el último trimestre de 2018, el Producto Interior Bruto cayó un 3,5%. Todo esto va acompañado por una degradación de la seguridad ciudadana.

El símbolo de la crisis es el dólar, que se despega del peso a un ritmo superior al de la inflación. Eso refleja desconfianza. No se trata de un fenómeno nuevo, pero ahora constituye una grave amenaza para los planes económicos gubernamentales.

Los altos tipos de interés (68%) con que se remuneran los pesos depositados por los bancos en las Leliq (Letras de liquidez) ofrecen un negocio excelente a la banca (que a su vez retribuye a los ahorradores por debajo del 40%, lo que da un margen de beneficio cercano al 30%) pero no consiguen frenar el deterioro de la moneda argentina frente a la estadounidense, la divisa en que está nominada la deuda externa. Las empresas no reciben crédito. La situación no se desbloquea.

El gobierno sigue confiando en que a partir del 15 de abril, cuando podrá empezar a vender dólares procedentes del Fondo Monetario Internacional, y en las semanas posteriores, cuando ingresarán en el país las primeras remesas de dólares por exportación agraria, se reducirá la presión sobre el peso. El propio FMI indica, en un informe sobre Argentina presentado esta semana, que a partir de julio mejorará el panorama, pese a que 2019 seguirá siendo un ejercicio recesivo: se estima que la economía se contraerá un 1,5% entre enero y diciembre.

Difícilmente llegarán a percibirse mejoras en la vida de los argentinos de aquí a octubre, cuando se celebrará la primera vuelta de las elecciones presidenciales, y noviembre, cuando habrá segunda vuelta si ningún candidato ha superado el 50% de los votos. La apuesta de la Casa Rosada, y en especial del jefe de gabinete, Marcos Peña, tiene un nombre: Cristina Fernández de Kirchner. Aunque Macri ya es más impopular que ella, el gobierno confía en que se presente y, en un cara a cara final entre la ex presidenta y el actual presidente, los argentinos lo prefieran a él.

También hay algo de “churchilliano” en el rumbo de Macri. Su empecinamiento en mantener políticas de rigor, su insistencia en rechazar “los atajos” y el retorno a “las catastróficas políticas del pasado”, su empeño personal en seguir un camino difícil, podrían verse recompensados por los votantes. En las elecciones no suele agradecerse el dolor, pero alguna vez ocurre.

Enric González

 

Visto 309 veces Modificado por última vez en Lunes, 01 Abril 2019 18:56

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…