Viernes, 30 Agosto 2019 00:00

Argentina reprograma pagos por más de 100.000 millones de dólares (El País-España)

Escrito por  Federico Rivas Molina
Valora este artículo
(0 votos)

 

El gobierno de Mauricio Macri pide al FMI y a los acreedores privados la renegociación de los plazos.

El Gobierno de Argentina patea el balón de la deuda hacia adelante. Están en juego más de 100.000 millones de dólares (unos 90.470 millones de euros) de obligaciones a corto, mediano y largo plazo que Argentina asume que no podrá cancelar en los plazos convenidos.

Está en sus manos posponer hasta seis meses los vencimientos por un total de 13.000 millones de dólares que debe abonar hasta diciembre en Letras del Tesoro. El presidente Mauricio Macri decidió el miércoles por decreto el “reperfilamiento”, como llama la Casa Rosada a la reprogramación de pagos, de esos bonos y el nuevo calendario ya está vigente. El resto de la deuda necesitará de negociaciones políticas y de la buena voluntad de los acreedores públicos y privados.

La reprogramación forzada de los pagos de bonos a corto plazo no afectará a las personas físicas, que cobrarán según les corresponda. El peso del decreto cae sobre los Fondos Comunes de Inversión y aseguradoras, según un calendario que limita el paso en la fecha prevista en sus títulos de deuda al 15%. Según la norma, Argentina pagará otro 25% dentro de tres meses y el 60% restante, dentro de medio año. Ambos pagos corresponderán al próximo Gobierno, que debe asumir el poder el 10 de diciembre. Resolver el corto plazo era el problema más urgente de Macri, pero no el más complejo.

La carga de la deuda argentina suma otros 20.000 millones de dólares en títulos emitidos bajo la ley argentina y 30.000 millones más bajo legislación extranjera, con vencimientos en plazos menores a 10 años. El pago de los primeros bonos será reprogramado a través de una ley que debe ratificar el Congreso, una estrategia que obligará a la oposición a tomar partido. La idea del Gobierno es aplicar la cláusula de acción colectiva, que obliga a los acreedores a aceptar cambios en el calendario de pagos si una mayoría del 75% lo acepta.

Para los bonos bajo jurisdicción internacional, el Gobierno iniciará los contactos con los bancos extranjeros para que presenten sus propuestas de reprogramación. Ese será el capítulo más duro del canje ideado por Macri. Esos bonos se intercambian hoy hasta 40 centavos por dólar emitido, muy cerca de un valor considerado una suspensión de pagos.

El grueso de los vencimientos, sin embargo, están en manos del Fondo Monetario, que espera el pago de 44.500 millones de dólares antes de 2022. Es parte de los 57.000 millones que el organismo acordó prestar a Argentina el año pasado como blindaje financiero. El Gobierno anunció el miércoles que iniciará negociaciones con el Fondo para modificar el calendario, una tarea que deberá terminar el próximo Gobierno.

Federico Rivas Molina

Visto 96 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…