Viernes, 13 Septiembre 2019 00:00

Los piqueteros fuerzan la declaración de emergencia alimentaria en Argentina (La Vanguardia-Barcelona)

Escrito por  Robert Mur
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Manifestantes kirchneristas irrumpen en tres centros comerciales de barrios acomodados porteños.

El hambre ha llegado al Obelisco. Tras el control cambiario instaurado la semana pasada por el gobierno de Mauricio Macri, se frenó la devaluación del peso y la situación se calmó, pero sólo a nivel macroeconómico. En las villas miseria y entre las familias de clase baja los efectos de la crisis aumentan, ya que un tercio de la población argentina vive bajo la línea de pobreza. Las huelgas sectoriales y las manifestaciones son casi diarias en Buenos Aires, y ahora se han sumado los piquetes movilizados por organizaciones sociales que atienden a los más pobres.

Centenares de personas irrumpieron el miércoles en la avenida 9 de Julio con la intención de cortarla y acampar dos días frente al ministerio de Desarrollo Social, a pocos metros del Obelisco. Pese a la intervención e incidentes con la policía, lograron su objetivo, pasaron la primera noche y ayer mantenían ocupada la mitad de la céntrica arteria, mientras en la Cámara de Diputados se discutía con urgencia un proyecto de ley para la declaración de la emergencia alimentaria en el país, principal reivindicación del piquete.

Manifestantes kirchneristas irrumpen en tres centros comerciales de barrios porteños

Macri se resistió porque la ley supone aumentar el gasto fiscal, pero finalmente el presidente dio el brazo a torcer y su bloque parlamentario apoyó el proyecto en vista de que los distintos grupos peronistas –que sumados tienen mayoría parlamentaria– se iban a poner de acuerdo para declarar la emergencia, lo que representa incrementar en un 50% las partidas presupuestarias de ayudas sociales destinadas a “alimentación y nutrición”. Entre 62 y 160 millones de euros extraordinarios, según como se interprete el presupuesto.

La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, calificó de “extorsión” la actitud de los piquetes, dirigidos por dos organizaciones: Barrios de Pie, cercano a un sector del peronismo, y Polo Obrero, del Partido Obrero, la izquierda más radical.

El principal candidato peronista a las elecciones de octubre, Alberto Fernández, cuya arrolladora victoria en las primarias de agosto lo convirtió en virtual futuro presidente, generando la actual incertidumbre, pidió a los piqueteros levantar la acampada y que “la gente evite la calle” para no causar incidentes. Sin embargo, una portavoz de Barrios de Pie, Silvia Saravia, le respondió que tiene “independencia política” e insistió en exigir “que se entreguen los alimentos” y suba “el salario social”. Los líderes piqueteros aseguraron que permanecerían acampados hasta hoy a pesar de que la ley de emergencia alimentaria iba a quedar aprobada ayer, a falta de su ratificación por el Senado.

La tensión en las calles crece y el miércoles otro grupo de piqueteros liderado por el kirchnerista Juan Grabois –cercano a Cristina Fernández y al Papa Francisco– irrumpió en tres centros comerciales de barrios acomodados porteños para exigir la emergencia alimentaria.

Robert Mur

Visto 102 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…