Lunes, 19 Junio 2017 00:00

El Gobierno quiere déficit cero en el PAMI dentro de un año

Escrito por  Jairo Straccia
Valora este artículo
(1 Voto)

En la Casa Rosada ordenaron eliminar el rojo mensual de $ 900 millones. Guerra con laboratorios por $ 35 mil millones. Auditoría total a clínicas.

 

En tren de reducir el gasto público para bajar el déficit fiscal, el Gobierno se mete en recortes de áreas sensibles. Así, terminó dando marcha atrás con la eliminación de unas 80 mil pensiones por discapacidad luego de denuncias de beneficiarios de todo el país. En paralelo y con sigilo, la orden de la Jefatura de Gabinete es achicar el rojo del PAMI, la obra social de 5 millones de jubilados que insume un presupuesto de $ 120 mil millones, más o menos toda la recaudación que generó el blanqueo de capitales. Y la meta es ambiciosa: llevar un déficit de $ 900 millones por mes en la actualidad a “lo más cercano a cero” hacia mediados del año que viene.

En la gestión de Sergio Casinotti, que reemplazó a Carlos Regazzoni a comienzos de año entre rumores de que le pedían más ajuste, aseguran que no habrá impactos en las prestaciones pero que serán clave dos negociaciones en curso: una con los laboratorios a los que les compran remedios por $ 35 mil millones al año, y otra con las clínicas y sanatorios, con las que ya se pasó de pagarles por prestación a hacerlo por usuario, mientras crecen las auditorías para que no empeore aún más la calidad de los servicios.

Cada ocho horas. La principal discusión en marcha es con las cámaras de laboratorios Cilfa y Cooperala (nacionales) y Caeme (extranjeros), con las que el PAMI invierte un tercio de su presupuesto en la compra de remedios, unos $ 3 mil millones por mes.

 “Hasta comienzos de este año se venía replicando el mismo convenio que fue firmado en 1997 por el PAMI de Víctor Alderete”, recuerda Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad, que admite que “algo hay que hacer” con las cuentas del ente previsional porque rigen todos “arreglos entre fulleros”.

Tras la renovación del convenio por parte de la administración de Regazzoni a principios de año, el Gobierno decidió rescindirlo y se abrió por primera vez en 20 años una negociación que vence a fin de mes. Los proveedores tienen para jugar la amenaza de dejar de suministrar medicamentos a las farmacias, como pasó durante algunos meses al comienzo de las discusiones. Hoy pareciera más probable que haya acuerdos por segmentos de medicamentos y no un convenio general.

Además, en la gestión Casinotti ven posible algunas correcciones que no tienen que ver con el precio de los remedios y sí con frenar prácticas habituales hasta ahora. Por ejemplo, recuperar remedios de alta complejidad que cuestan entre $ 50 a 100 mil pesos que muchas veces cuando la obra social los paga, si no son retirados de las farmacias, igualmente los pierde. Así podrían ahorrar $ 150 millones por mes, dicen.

Como sea, cualquier modificación del esquema actual del PAMI, que funciona con “deterioro estructural acumulativo”, dice Semino, tiene impacto en la economía de 5 millones de jubilados, la mayoría de los cuales cobra la mínima, es decir, unos $ 5.500 por mes. Ya hubo dos medidas, recuerda el Defensor, que encarecieron la vida del jubilado: se redujo el número de remedios en el vademécum de los descuentos (porque según el PAMI eran remedios que hacían mal o no eran esenciales) y se restringió en unos 150 mil usuarios (según datos oficiales) el universo de quienes tenían descuentos al 100% y pasaron a tener que pagar el 20 o el 50% del precio total.

Vení en dos meses. Quien esté tratando de sacar turnos para un estudio en el PAMI habrá notado a su vez que el servicio llega tarde y mal. Una de las posibles causas: cambiaron la forma de pago de la obra social a los prestadores (clínicas y sanatorios). “Antes te sobreprestaban para cobrar más, porque cobraban por prestación, y ahora te subprestan porque cobran por una cantidad de usuarios fija”, grafica Semino. En el PAMI reconocen que esto ocurre y dicen que habrá cada vez más auditorías para que mejore la atención. Así, aseguran, podrían achicar unos $ 200 millones más el déficit mensual.

Fuera de los subsidios y los giros a provincias, el gasto previsional es, para el Ministerio de Hacienda, la clave para reducir el déficit, que este año será del 4,2% del PBI y quieren llevarlo al 3,2% el año que viene. “Si baja el gasto, hay más ahorro y así más inversión”, es el credo oficial. Y en ese camino está el PAMI, que si bien se financia con aportes del sistema, termina tocando el timbre del Tesoro.

Jairo Straccia

Visto 86 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…