Miércoles, 20 Mayo 2020 00:00

Alberto, ¿y si miramos a Uruguay? - Por Ricardo Roa

Escrito por 
Valora este artículo
(6 votos)

 

Apelando más a la madurez de la gente que a la autoridad no les va nada mal con el coronavirus.

 

Acá enfrente no han inventado la pólvora ni inventaron la vacuna. Y es obvio que no han ganado la batalla. Pero en la pelea contra el coronavirus​ a Uruguay no le está yendo nada mal. Y vendría bien mirar un poco más que están haciendo allí.

En principio, eligieron una cuarentena voluntaria, aunque recomendando mantener el aislamiento, las distancias y el uso de tapabocas. Apelaron más a la responsabilidad de la gente que a la autoridad del Gobierno.

No fue una decisión sencilla: el presidente Luis Lacalle Pou fue presionado tanto desde su coalición como desde el Frente Amplio para que decretara una cuarentena dura y obligatoria. ¿Qué respondió? Que no lo haría por respeto a la libertad y porque no estaba dispuesto a reprimir si la gente no cumplía.

La fórmula elegida por Lacalle lleva más de dos meses y le ha dado buenos resultados. No hablemos de cifras de contagio porque esto depende mucho de la cantidad de testeos que se hagan. O de la cantidad de testeos que no se hagan, como también sabemos. Respecto de la población, unos 3,5 millones, la tasa de mortalidad canta 0,0005. No es la más baja, pero está entre las más bajas del mundo.

Y nada de cantar victoria antes de tiempo. Los uruguayos son los primeros en cuidarse de hacerlo. Otra cosa que hicieron fue que la política se bajara los sueldos un 20% para crear un Fondo Coronavirus. Recaudaron unos 12 millones de dólares. Es plata que no se mide sólo por la cantidad de plata sino por el mensaje que la política le transmite a la gente.

Otro mensaje fue articular una estrategia entre el sector público, el privado, la universidad y la comunidad científica. Armaron un consorcio para la producción de kits de testeos que rápidamente consiguió apoyo de organismos internacionales, con los que Uruguay ha tenido siempre una buena relación con independencia del color de los gobiernos. El resultado: Uruguay quedó como uno de los líderes en testeos por habitante en la región. Una herramienta clave en el control de la pandemia.

Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo dice que sólo Uruguay, México, Jamaica y Belice aplicaron la cuarentena voluntaria o de cumplimiento algo más que voluntario. Brasil, Chile, Dominicana y Guatemala se inclinaron por aislamientos locales. Y la mitad optó como la Argentina por el confinamiento obligatorio y total.

Entre nosotros los números también son buenos, aunque la estrategia esté basada en el rigor de la cuarentena con extremos de equiparar cualquier reapertura de la economía con un riesgo para la vida de la gente. La discusión arrancó con la cuarentena y sigue con cómo aflojar o no aflojar la cuarentena.

Hay una parte o una gran parte de esta discusión que tiene poco que ver con el virus y mucho que ver con la política. Y con la peor política: el virus como excusa para la pelea política. Un ejemplo que bordea el delirio es el mapa del ministro de Salud bonaerense donde la Ciudad aparece pintada de rojo furioso irradiando el virus sobre el Conurbano.

Es nada menos que el ministro de Salud, una persona que se supone tiene algún contacto con la ciencia. Habría que hacerle un test para comprobarlo. Pasa eso y bastante más en el gobierno provincial como asociar a los bonaerenses con los pobres y a los porteños con los ricos. Deberían saber algo que se sabe hace tiempo: la Ciudad y el GBA son una unidad económica y social y no hay manera de dividirla.

Ricardo Roa

Visto 695 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…