Martes, 21 Mayo 2019 00:00

Cuando las emociones jaquean la inteligencia - Por Carlos Berro Madero

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

 

“I try to teach my heart to want nothing it can´t have” (Trato de enseñar a mi corazón para que no desee nada que no pueda tener)
- Alice Walker, escritora y ensayista estadounidense.

 

Cristina (“renacida” Fernández) encarna, quizá mejor que nadie, el tropiezo de concentración que paraliza la capacidad mental de muchas personas autoritarias y narcisistas.

Sus errores tácticos se disimularon durante algún tiempo a fuerza de discursos emotivos y deshilachados, que llevaban el fin de explicarnos que su luz política era casi un designio divino para que pudiésemos salir de nuestras sempiternas postraciones. En el camino de sus muchos desaciertos quedaron “machucadas” mientras tanto sus erróneas apuestas políticas, y Boudou, Zannini, Aníbal Fernández, Sabbatella, Milagro Sala y varios otros ex “preferidos” se fueron a la banquina.

¿Se habrá iniciado ahora la “era” de Alberto Fernández?

Los mensajes de la actual senadora dejan a la vista los vaivenes emocionales de quien marchó por las agrestes rutas bonafinianas hasta los perfumados aposentos papales sin solución de continuidad, a fin de prolongar su reinado sobre un universo de fantasía.

Las imágenes de su vida política permitieron verla siempre como una persona con reflejos perturbadores y un desparpajo caprichoso con el que termina arrollando a compañeros de ruta y opositores “per cui mi piace”.

Como consecuencia, sus períodos gubernamentales fueron, estadísticamente, unos verdaderos mamarrachos, plagados de oratoria melodramática y autorreferencial.

Como ya señalamos alguna vez, los discursos “sacudidos” a una sociedad que ha hecho culto del apuro, el hedonismo y la disconformidad un estilo de vida, encajaron a la perfección en el imaginario popular durante un tiempo, encontrando eco en sectores sociales que sintieron (también emocionalmente), que había nacido un camino para salir de las postraciones provocadas por décadas de apuestas a políticas facilistas.

En estos días, pretendiendo renovar el sempiterno “relato”, CFK ha iniciado una nueva etapa, que consiste en tratar de despejar muchas cavilaciones negativas sobre su persona –que sufre las opiniones “encontradas” de uno y otro lado del arco político-, ofreciendo una nueva alternativa para las próximas elecciones, manteniéndose a sí misma en una “retaguardia activa”.

Para ello nos propone una figura más edulcorada para SECUNDARLA (¿alguien puede asegurar que no es eso lo que ocurrirá?), al advertir que en los últimos tiempos había dado pasos demasiado largos, al punto que el Poder Judicial -durante años muy benevolente con ella-, terminó apretando el acelerador para colocarla en el banquillo de los acusados por diversas corruptelas habidas en sus gobiernos.

Al reflexionar sobre su oferta, nos preguntamos con curiosidad si habrá sido asesorada por el mismo “pajarico” que le hablaba a Maduro.

Frente a una opinión pública que ha terminado por no digerirla mayoritariamente (70%), empujándola a tener que abandonar el papel de sol refulgente al que siempre aspiró, parece haber sufrido la descomposición de su brújula política, porque Alberto Fernández fue desde el principio de la aventura “K” más bien un edecán de los Kirchner, aunque ahora quiera convencernos de su rol de socio fundamental.

Antes de conocerlos, había buscado cobijo en diversos “nidos”, mientras desparramaba la misma arrogancia de su actual mentora. Arrogancia que pudimos apreciar en su contacto con la prensa, cuando fue designado Jefe de Gabinete del primer kirchnerismo y en innumerables reportajes y entrevistas que se le concedieron desde los tiempos en que se abrazaba con Cavallo, como candidato a diputado nacional por su partido.

La historia revela que luego de mucho trajinar, conoció a Néstor Kirchner, sometiéndose dócilmente a una persona que mostraba evidencias de una temeridad arrolladora.

Sin embargo, su cultivo de una apariencia supuestamente “académica”, impostando su voz algo inaudible y afónica, denotan la carencia de lo que en Francia se denomina “le phisique du role” (la apariencia adecuada para desempeñar un cargo o investidura de relevancia).

Porque, más gordo y canoso que en otros tiempos, se asemeja bastante a un “bon vivant” catador de vinos.

Tanto él como su “vicepresidenta prospectiva” han demostrado ser, además, personas que cargan con tres características muy negativas (éstas sí absolutamente “académicas”):

  • 1. No tienen claridad para comprender sus propios límites, quedando finalmente presos de cuestiones emocionales íntimas que los atormentan (cada uno con lo suyo).
  • 2. Son seres volubles que carecen de perspectiva sobre acontecimientos que promueven bajo la influencia de sus obsesiones grandilocuentes.
  • 3. Se muestran a menudo como personas malhumoradas, soberbias y cambiantes; y las perturbaciones que esto les produce hacia “adentro”, suelen provocar hacia “afuera” un marcado rechazo en mucha gente.

Nuestra opinión: creemos que la “jugada” de CFK cumple el efecto de cualquier novedad inesperada que es necesario asimilar; pero nos ha convencido que el haber tenido lugar ANTES DE TIEMPO (quizá con la pretensión de amortiguar la presencia de Cristina en el banquillo de los acusados en los tribunales), irá extinguiendo los efectos supuestamente benéficos de la misma, ya que sus protagonistas causan la impresión de haber subido al ring sin ajustarse los guantes previamente, adelantando innecesariamente una decisión que los irá desgastando.

Ya han comenzado, como era de esperar, los primeros testimonios registrados de antiguos audios en los que el nuevo “preferido” de CFK dice de ella de todo menos linda y se expresa de algunos asuntos políticos con un primitivismo conceptual que deja perplejo a quien lo oye por primera vez.

Mientras tanto, en Santa Cruz y en compañía de Alicia (la “hermana”), ha manifestado muy suelto de cuerpo que ha “recuperado una amiga” (por Cristina).

Ambos precandidatos, demuestran así haber puesto en práctica -como decía humorísticamente el inolvidable Gudiño Kieffer-, la técnica del “braguetazo” (sic) apresurado.

El futuro próximo -ese que está a la vuelta de la esquina, por decirlo de algún modo-, no debería depender jamás de humores, obsesiones y jugarretas tácticas de segundo orden (aunque algunos las quieran ver como “geniales”), ni deseos de prevalencia eterna, ni falsos “renunciamientos” que no son tales, se mire el asunto por donde se quiera.

En todo caso, es evidente que “los Fernández” han salido a “pescar” en el río peronista con un medio mundo que les permita recoger en sus redes a algunos conmilitones aún dubitativos, sin medir la posibilidad de que la aventura les resulte a la postre, como suele decirse, “ni fu, ni fa”.

Olvidan que todos sabemos de sobra que cuando vemos un animal de cuatro patas, con cola larga y bigotes, que maúlla, estamos en presencia de un gato y de ninguna otra cosa.

Que haya gente muy enojada con Macri, no significa que podamos olvidar los efectos residuales de gobiernos peronistas –con o sin uniforme-, que nos vendieron una y otra vez el ticket supuestamente “premiado” …para explicarnos tiempo después que habría algunas postergaciones a lo prometido, POR CULPA DEL IMPERIALISMO APÁTRIDA.

Ese fue el punto de partida; hasta en los versos de la marcha partidaria en la que se juramentan “combatir al capital” (sic).

Solo falta ahora que en los próximos días dicho peronismo decida si acompañará a Cristina hasta la puerta del cementerio para dejarla allí, y provoque de tal modo un nuevo “volantazo” de su parte, para promover vaya a saber qué otra ocurrencia sublime de su cosecha.

O ver el renacimiento de ese síndrome de Estocolmo que llevó una y otra vez a gran parte de la sociedad a cobijarse en el miserable cobertizo con techo de chapas que nos ofreció siempre un movimiento camaleónico, confirmando el fracaso nacional para encontrar un rumbo político y social inteligente de cara al futuro próximo.

Nosotros, mientras tanto, seguimos manteniendo nuestra esperanza en que esto no ocurra finalmente.

A buen entendedor, pocas palabras.

Carlos Berro Madero
carlosberro24gmail.com

Visto 252 veces Modificado por última vez en Miércoles, 22 Mayo 2019 18:05

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…