Miércoles, 02 Octubre 2019 00:00

Las Kulfanómics

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

 

La inflación imbatible estimula nuevas teorías en plena campaña para derrotar este flagelo.

 

En unas pocas décadas la Argentina le ha quitado trece ceros al peso y todavía hay discusión acerca de si la emisión genera inflación o no. Y como es país récord en materia de inflación, aunque pueda parecer nada técnico preguntarnos si no será que por no ponernos de acuerdo con las teorías, tenemos la inflación que tenemos. Indudablemente sería una gran e interesante pregunta a responder. Eso, antes de ensayar recetas mágicas, a estirar durante años y años aunque estén fallando, o dejar las recetas ortodoxas y comprobadas a medias, justamente porque la inflación no se para como la teoría indica.

Siempre se habla de que hay que exportar más, algo a lo que nadie en su sano juicio podría oponerse. Luego de ese enunciado, falta acordar qué podemos exportar más, qué inversiones se necesitan, qué marco legal y sindical, etcétera. Y ahí de nuevo aparecerán las ortodoxias y las heterodoxias. En concreto, la pregunta es: ¿qué lugar ocupan entre nuestras exportaciones los dólares a los que se convierten depreciados pesos y que se envían afuera, considerando que el colchón es también afuera, al menos afuera de la producción? Ese dólar del colchón algunos economistas de Alberto F. también lo llaman fuga.

Durante décadas se pronosticó la caída del capitalismo y lo que cayó fue el comunismo, cuyo derrumbe comenzó hace casi 30 años con la caída del Muro de Berlín. El problema es siempre el mismo: el clima no depende de los pronósticos del tiempo, es decir de los pronosticadores. ¿Qué sentido tiene preguntarse por el gusto de la sopa si es siempre la misma sopa? Entonces: ¿produce o no inflación emitir dinero? La pregunta adolece de imprecisiones básicas: ¿cuánta emisión? Y otra, entre muchas otras: ¿cuánta de ella irá a consumo y cuánta a ahorro? Es uno de los factores, si no el principal.

Matías Kulfas, un economista que talla en el entorno del candidato del Frente de Todos, acaba de decir en el Malba que “financiar el déficit con el Banco Central es una herramienta que existe”. Existe y se ha hecho. Y no hace falta recordar la inflación crónica de cada día. ¿Quiso decir que acudiría a las reservas o la emisión, o a las dos, para financiar un déficit cuyo número no se conoce? Sí. Claro que todo, usado moderada y prudentemente, aclaró Kulfas, por las dudas ante un auditorio sensible de banqueros. ¿Qué número es moderado y prudente? No lo reveló.

Guido Sandleris, a cargo del Banco Central, había dicho antes lo contrario. ¿Para qué está el Central si no es para defender al peso de la emisión sin respaldo para no terminar teniendo que defenderlo del dólar? Al menos es esa su misión, aunque los resultados de toda la gestión económica de este gobierno hayan sido esta durísima realidad, con indicadores sociales que avergüenza, que no nacieron de un repollo.

Los índices son oficiales y estatales. Está claro que hablan por sí mismos y que condenan al Gobierno. Hay que decir, también, que cumplir con su medición y difusión es un acto de servicio. ¿O acaso los que hoy esgrimen esos números de la vergüenza como un trofeo político -que también los condenan a ellos- no decían que no se medían ni se daban a conocer porque estigmatizaban la pobreza?

Lo que sí es cierto es que la teoría termina cuando hay que entrar a la cancha. Antes que el técnico ordene saltar al campo de juego, siempre ha habido una receta infalible con su ejecutor más hábil a mano y dispuesto a una prueba más. Esta es una de ellas.


Ricardo Kirschbaum

Visto 201 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…