Lunes, 07 Octubre 2019 00:00

Argentina y su destino de secesión

Escrito por 
Valora este artículo
(7 votos)

 

El problema no empezó en las pasadas elecciones primarias argentinas. Algunos lo retrotraen a Perón en 1946, a Farrell en 1943 o al golpe militar de 1930 del que ambos fueron entenados. Otros llegan a Irigoyen en 1917. Lo cierto es que hace un siglo, ¿o dos?, que Argentina vive con su cuerpo y su alma surcados cada vez más de tajos, grietas, brechas o como se llamen. Sobran ejemplos que por vergüenza la columna no enumerará. Hoy otra vez el país aparece partido.

 

Un peronismo que cuando gobierna destroza la producción, el ahorro y las libertades. Una oposición que cuando gobierna no se anima a cambiar en serio por miedo a la acción violenta de su enemigo (sí, enemigo) y termina pareciéndosele en los resultados. La secesión económica argentina ya ocurrió.

A partir de que millones de individuos viven a costa de otros millones que no pueden negarse a cederle sus ahorros, sus ilusiones y el fruto de su trabajo. Eso fue cierto con el peronismo primero, con los golpes militares y ciertamente con Cambiemos. Nadie se atreve a alterar el sistema. Por temor, falta de convicción, ambición política o por la trama de negociados y perversiones de todo tipo que corrompió al sistema insalvablemente. El sector expoliado, entonces, se escinde, se separa de mil maneras. Virando a la economía negra, que es, lamentablemente, lo más parecido a la libertad que encuentra, huyendo físicamente, como saben los uruguayos que disfrutaron de esa huida, o viviendo una doble vida real o virtual. Cuando no puede hacerlo hiberna, minimiza su inversión y su riesgo y se queda esperando el próximo manotazo que le robe un poco más de patrimonio y de futuro. Una suerte de cuarta dimensión marginal, como en la secesión extradimensional imaginada por Ayn Rand en su biblia profética Atlas Shrugged.

También el sector reputado parasitario transcurre en otra marginalidad irreal y oscura. Porque una gran masa de población subsiste con jubilaciones para las que no aportó, planes que no merece, trabajos en negro que oculta para recibir los planes, todo imbricado con algún delito, traco, rapiña o limosneo, a veces resumidos en la misma persona. Hasta tiene gobierno propio en las villas, sistema de justicia mafioso, soldaditos y esclavos. Y es simultáneamente choripanera, en la jerga, asistentes pagos a cualquier marcha convocada por punteros, ladrones de los supuestos beneficios que les consiguen.

Quienes todavía no están en ese pobladísimo extremo igual viven amparados en el estado, que obra como un gigantesco puntero político, y esperan que los burócratas a cargo “hagan justicia” y les repartan lo que sostienen que por derecho les corresponde. Un derecho basado sólo en su propia dialéctica y convicción. Otra marginalidad transdimensional impagable. La secesión también es social. Ni hace falta la trillada comparación entre las villas miserias y los barrios cerrados para advertirlo. Basta remitirse a la educación estatal, con su sistema incluyente mentiroso que finge que educa, pero solo despilfarra con esa excusa, que es algo distinto.

Una especie de placebo que hace creer a las familias que sus hijos se están preparando, cuando fabrica disfuncionales aprobados de lástima. Y que el sistema privado a veces copia. Educación que no trasmite valores, o trasmite consignas también secesionistas a mentes no cultivadas con toda deliberación.

Que desprecia la enseñanza de oficios y el aprendizaje o pasantías, considerando hoy una explotación por los sindicatos-punteros. Una universidad que gasta el 60% de su presupuesto entre el CBC y el primer año, solo para dejar felices a los que quieren “igualdad de oportunidades”.

Un amplio sector de población que jamás tendrá ninguna capacitación, ninguna oportunidad, ni aun la de formular ideas coherentes. Que vivirá en una eterna dimensión desconocida.

Hay una secesión laboral. Los que están amparados-explotados por los sindicatos y los que no tendrán nunca oportunidad de trabajo por culpa de la acción de los sindicatos. Crimen social convenientemente amparado por el sistema de medición del empleo que ayuda a ocultarlo.

Estas secesiones, y otras, como la ética, ya ocurrieron y son irreversibles. Es milagroso que aún los dos sectores se vean y se perciban unos a otros, viviendo en tales dimensiones distintas. La virulencia de las redes sociales no es un simple estilo. Es una prueba de ello, un espejo que simplemente muestra todos los tajos incicatrizables. Lo único que conecta a esas dimensiones es el estado, una entelequia, un dios que sirve para absorber recursos de una grieta y repartirlos en las otras, tanto dinero como inseguridad, violencia, delincuencia o droga.

Tales multidimensiones convergen en un solo momento, en una sola instancia: el voto. Y de ese proceso surge un único gobierno que debe conformar a todos, que nacerá ya agrietado instantáneamente. Con una democracia que ha entregado el poder a un oligopolio de partidos y que no tiene adecuados controles para evitar abusos contra la república y contra las minorías, un triunfo del populismo es mortal y un triunfo de la racionalidad es un acto bélico de invasión, según desde donde se mire.

Ya que la secesión liberadora, la geopolítica, nunca será permitida por los miembros de las grietas que viven del esfuerzo, el ahorro, el estudio y el trabajo y la paz de las otras grietas, ningún gobierno será considerado legítimo. (Recordar el no traspaso de mando de Cristina). En tales condiciones, no hay tal cosa como una democracia. Ni tal cosa como un país.

Tal vez esta descripción se pueda aplicar a buena parte del mundo, con mayor o menor virulencia o velocidad. Ella no le quita un ápice de certeza.

La secesión argentina ya sucedió. Si no se puede institucionalizar civilizadamente, evolucionará hacia una atomización final.


Dardo Gasparré

Visto 531 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…