Miércoles, 25 Marzo 2020 00:00

Flor K y el virus de los "chetos" - Por Laura Di Marco

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

El Presidente se enojó esta semana con los miles de argentinos que viajaron al exterior, en plena expansión del coronavirus. "El día 13 de marzo yo les avisé que había una pandemia", fustigó con razón y sin advertir, tal vez, que el reproche alcanzaba indirectamente a su propia vicepresidenta, que en la madrugada del lunes 16 -y sin urgencia aparente- decidió subirse a un avión hacia La Habana para buscar a su hija Florencia, desafiando además la limitación por su edad: ya entonces, el Gobierno había recomendado el aislamiento social para los mayores de 60.

 

Florencia estuvo un año bajo tratamiento médico en Cuba, ¿en qué cambiaba la situación si ese regreso planificado se postergaba dos o tres meses, con la crisis sanitaria más controlada? Mientras los moderados de uno y otro lado de la grieta se mostraban cooperando con Alberto Fernández, Cristina aparecía boicoteando, en los hechos, el pedido de su propio gobierno de quedarse en casa.

El ministro Sain fue otro que derrapó, pero, en su caso, al borde de la autoincriminación. No solo culpó a los "chetos" por la pandemia, sino que consideró que "estamos cagados" si la solución depende de las clases medias y altas. ¿Habrá pensado Sain que gran parte de la clase política, a la que él pertenece, es de clase alta? ¿O acaso la familia Kirchner se incluye dentro de la clase trabajadora? Tampoco podría definirse como proletarios a muchos intendentes del conurbano, identificados con el partido del gobernador santafesino, que viven en lujosos countries, en medio de esa gigantesca fábrica de pobres que es el conurbano profundo. Mientras Sain responsabilizaba a los "chetos", una serie de motines se desataba en las cárceles de su propia provincia. El de Coronda dejó como saldo un muerto y varios heridos. Los reclusos -entre los que, por lo general, no hay mucho "chetaje"- están reclamando medidas elementales de higiene para evitar contagios masivos.

Es que la otra cara de la emergencia sanitaria es la seguridad. En las últimas horas, el Gobierno teme que se desate una crisis carcelaria, como la que está sucediendo en Colombia, también a raíz del coronavirus. Hubo otros incidentes esta semana en las cárceles bonaerenses de Batán y Florencio Varela. El combate al virus enfrenta a la política con situaciones inéditas. Rodríguez Larreta y los intendentes de Juntos por el Cambio descubrieron una preocupación común: la escasez de recursos en materia de seguridad para enfrentar la pandemia. Es que cada policía que entra en contacto con una persona, que no sabe si está contagiada o no, debe salir preventivamente del servicio.

Después de la reunión que encabezó el Presidente con los intendentes bonaerenses, Diego Valenzuela describía la doble emergencia en barrios vulnerables, como Fuerte Apache: "Es difícil hacer cumplir la cuarentena en un barrio pobre, donde muchos integrantes de una misma familia viven en un solo cuarto y encima con los chicos que no van a la escuela. También la presencia del Estado tiene su complejidad. Si un policía entra a hacer cacheos en los barrios, tiene que entrar él mismo en cuarentena". Las imágenes del enfrentamiento a tiros en Ituzaingó entre vecinos que violaban la cuarentena y la policía, que buscaba hacer cumplir la ley, son más elocuentes que cualquier teoría.

Y, sin embargo, también es cierto que esta pandemia tiene una lectura clasista, aunque no en el sentido prejuicioso en que lo expuso Sain. El coronavirus impacta diferente entre los dos tipos de argentinos: los que tienen casas con cuartos y los que viven hacinados.

Cerca de Kicillof especulan con que el virus ya empezó a circular en el conurbano, un panorama que se va a poder evaluar con mayor precisión dentro de algunos días. Lo explican así: "Hay gente que regresó de viaje sin saber que estaba contagiada, y se recluyó en los countries, donde emplean personal que vive en zonas vulnerables. Es por eso que, suponemos, el virus ya está circulando en los barrios humildes". Ocurre, también, que, según los epidemiólogos, hay un 30% de casos que son asintomáticos, lo que vuelve más difícil el cálculo real de penetración en las villas o asentamientos.

El éxito (o el fracaso) no cambia a las personas: las muestra tal como son. El concepto podría hacerse extensivo a la pandemia: nos obliga a replegarnos y a mirar con mayor claridad. Sucede en la vida y en la política. El intendente de Ezeiza y el gobernador de Jujuy mostraron un costado trumpista desconocido: los dos respondieron amurallando sus distritos. Y un par de intendentes peronistas del conurbano se envalentonaron en la emergencia y le plantearon a Alberto Fernández que había llegado la hora de transparentar la red de asistencia social manejada por determinadas organizaciones sociales. Cada crisis alberga su oportunidad.

Laura Di Marco
Ilustración: Javier Joaquín

Visto 342 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…