Domingo, 05 Julio 2020 00:00

Estrategias perdedoras - Por Ignacio Zuleta

Escrito por 
Valora este artículo
(4 votos)

El efecto de la peste perfora la política y posterga más la recuperación de la iniciativa del gobierno, enredado en peleas internas y alejado de una oposición que le disputa poder en el Congreso, y les pone un cepo a sus iniciativas más audaces.

 

Se deja arrastrar, de paso, por la estrategia de deslegitimar a los medios para quitarles credibilidad. La misma que desplegó desde 2003 Néstor Kirchner y que, a lo largo de los años, le restó prestigio al peronismo, lo dividió y lo hundió en derrotas durante una década. Podés repetir que la gente tiene el cerebro lavado por los medios y los periodistas. No que no podés es hacer política desde esa falacia autoritaria, porque conduce al fracaso.

La suerte electoral del peronismo entre 2009 y 2017 es la prueba de ese fracaso. Más grave aún es que esa estrategia dañe personas, limite libertades y despierte los demonios autoritarios del peronismo, y que se haga al amparo de la conmoción colectiva que recorre a la sociedad apestada.

En la cúpula explican este desmadejamiento por las limitadas capacidades del gobierno para llevar adelante iniciativas que les habían creado expectativas. Agregan el efecto sobre el vértice de la incertidumbre general sobre la suerte de la peste. No es algo que afecta sólo a Alberto, pero a él le toca poner lo que falta en esas ocasiones, que es liderazgo – lo demás, los recursos y la sensatez las pone el sistema y la sociedad, y por eso la Argentina tiene los mejores números de esta crisis universal.

¿Cómo se hace si nadie sabe el rumbo de ese bicho maldito, algo de lo cual da testimonio Ginés cuando habla con sinceridad? Desconcierta en Olivos que los expertos hayan embarcado al AMBA en un endurecimiento de las medidas, justo cuando se advierte una clara desaceleración en el ritmo de incremento de fallecimientos en las últimas tres semanas, al igual que las altas.

Temen por ahí que el plan Fase 1 haga estallar la paciencia del público y se resienta más el prestigio del gobierno. Dramáticas contradicciones que no son exclusivas de él. Pero es el oficio que él solito eligió. No le sirven los señalamientos obsesivos de los movileros amigos sobre quienes incumplen las medidas.

Tampoco que monten un caso sobre el incidente de Sergio Berni en un retén e ignoren la carta de los curas villeros de La Matanza, que es un retrato patético de cómo la lleva el gobierno de Axel en el conurbano. "Vemos cada vez con más urgencia la necesidad de que exista un Estado inteligentemente presente" dice la queja que encabeza el obispo Eduardo García. Este religioso se declara peronista, ni liberal ni marxista, y critica a los abortistas. Un personaje incómodo pero genuino pero que cierra la pinza de reclamos que hace, desde otros balcones, la burguesía cacerolera de la Capital.

La crisis del Vicentazo

La principal es hoy el vicentazo, proyecto en el cual Olivos avanzó con marcialidad revolucionaria, pero termina como "una canción de gesta [que] se ha perdido/entre sórdidas noticias policiales" (Borges). Alberto busca salirse de la cuestión gugleando soluciones. Una prueba reveladora: el diputado santafesino Luis Contigiani, que viene del socialismo y alberga hoy en el bloque de “Bali” Bucca - un fino trenzado de peronistas disidentes con capacidades especiales porque suma, entre otros, a Graciela Camaño y a Jorge Sarghini, luminaria de las finanzas de su partido y el apoyo externo de Roberto Lavagna - preparó uno de los tres proyectos de ese interbloque sobre el tema.

Esperaba que avanzara en el gobierno, siguiendo la indicación estratégica de esperar los movimientos de Olivos: el proyecto es del gobierno, que ellos lo saquen del enredo y después vemos. Enterado que fue el asesor presidencial y concejal porteño, el ex radical Leandro Santoro, llamó al santafesino y le puso en el teléfono a Alberto. "Me tenés que dar una mano", le pidió el presidente. Durante 40 minutos escuchó su idea de crear una sociedad mixta entre el Estado - es decir una estatización parcial - y los privados. El presidente cerró la charla: muy interesante todo, pero tendrías que lograr que el juez me dé bola a mí. Mute. Sin palabras.

El que se enoja pierde

Gobernar a la retaguardia tiene sus razones, y también sus costos. Y cuando no te van bien las cosas, te vas de boca. En ese entorno hay críticas al rap evocativo de la América morena que profirió en la videoconferencia con Lula sobre la peste y el futuro del continente. Evocó a los ex presidentes del grupo de Puebla, ese PAMI de la política que fue (“No lo tengo a Evo…”, etc.) sin que se entienda cuál es el público de ese fraseo, propio de los recuerdos de Tito Lusiardo sobre Corrientes angosta.

Respuesta: estaba enojado porque Estados Unidos dinamitó las aspiraciones de la Argentina para la presidencia del BID. Un presidente no se enoja, los dictadores se enojan. Y si un presidente se enoja, no habla. También estaba embroncado con los socios del Mercosur, por haber salido a apoyar la candidatura del asesor de Trump para Asuntos Latinoamericanos Mauricio Claver-Carone, sin consultar a Buenos Aires (Paraguay, Brasil, Uruguay).

¿No podían esperar un poco para que hiciéramos una movida? ¿Cuál? Por ejemplo, explotar mejor la posibilidad de boicotear la elección del BID, dejando al organismo sin el quórum necesario, para intentar un repechaje por Gustavo Béliz. Había un entendimiento tácito de que la elección estaba postergada hasta después de las elecciones de los Estados Unidos. Washington se adelantó y bordó el apoyo de los representantes europeos en el BID, que habrían podido ayudar a la Argentina a condicionar el quórum. Unas llamadas a París y a Madrid desalentaron más al gobierno. En Madrid, en donde hay más amigos, la cancillería de Pedro Sánchez sacó la pelota de la cancha. Podemos trabajarlo, pero necesitamos tiempo.

Béliz es el más herido porque lo tenía a Claver como el amigo americano con quien traficaba información entre Olivos y la Casa Blanca. Claver debe haber advertido el interés de Béliz por esa designación, y quizás le gustó probarse el traje. Deja un cargo de asesor en la Casa Blanca y pasa a una función de las más importantes de mundo. Se cubre, además, de la suerte de su jefe Donald Trump en las elecciones de noviembre. La embajada argentina en Washington informó a Buenos Aires que en el comité de campaña de Joe Biden, candidato demócrata, había caído muy mal ese apoyo a Claver y, más todavía, el empujón para darle el cargo antes de las elecciones, confirmando a ese funcionario.

Con ese ánimo llegó Alberto a la reunión del Mercosur del jueves, de la que había prometido levantarse cuando le tocase hablar a Jair Bolsonaro. Pero como improvisó un buen discurso de unidad, debe haber creído que borraría su buen efecto si dejaba la conexión. Debió aguantarse imágenes como las del presidente del Brasil al criticar a Venezuela. En esas improvisaciones, Alberto incurre en frases que parecen más de despedida que proyectos de gobierno. En el rap por los expresidentes PAMI lamentó: "Teníamos el sueño de construir una América Latina fuerte, soberana". ¿Ya no lo tiene? En el discurso del Mercosur se rindió por otro flanco: "No tengo derecho a frustrar la aspiración continental que tenemos, simplemente porque no pienso igual". ¿Qué va a hacer ante ese dilema moral cuando asumió hace seis meses apenas?

Un complot riojano para salvar las sesiones virtuales

La presión del oficialismo por enlatar toda la actividad legislativa en las sesiones virtuales habilitas tramas conspirativas que alguien deberá explicar. Por ejemplo, por qué las autoridades de La Rioja publicitaron el nombre del diputado nacional de Pro que había dado positivo con el virus, cuando los protocolos indican resguardar la identidad del enfermo. Con eso lograron que sigan las sesiones semivirtuales.

Saca pecho Massa como el más poderoso del esquema de gobierno. Ocurrió en la noche misma del domingo pasado. Julio Sahad había estado en la última sesión de la cámara y al llegar a su provincia se hizo diagnosticar en el hotel destinado a esas manualidades sanitarias. Dio positivo y lo embutieron en una habitación en la que debió abrigarse - durmió vestido - porque la calefacción no estaba en el protocolo. Lo que no esperaba es que esa misma noche le llegase un whatsapp de Sergio Massa, presidente de la cámara con quien nunca había tenido diálogo.

Según el protocolo, debía mantenerse su nombre en secreto, pero al terminar la jornada ya circulaba por todos los medios. Massa ya informado, lo puso en contacto con el médico de la cámara, quien le indicó que debía cuarentenarse. ¿Quién bocineó? La oposición entiende que fue el gobierno provincial, comprometido con la estrategia oficial de rechazar el intento de la oposición de pedir sesiones presenciales, después del escándalo en el Senado con el botonazo de Cristina que dejó sin palabras a Luis Naidenhoff. ¿Quién se iba a animar ahora a pedir el final de las sesiones semivirtuales con el virus recorriendo el recinto - Miguel Bazze, de la UCR, o Carlos Selva, del peronismo?

Negociando con ira

Le sirvió al oficialismo este bocinazo del nombre de Sahad, y tiñó de bronca las negociaciones que tuvieron los bloques con Massa para renovar el protocolo vencido. La oposición debió doblegarse y aceptar la prórroga por 30 días corridos del protocolo semivirtual. En la del jueves, Massa hizo intervenir de nuevo al médico de la cámara que indicó que todos los legisladores que habían estado en la sesión maldita debían guardarse.

En la república hay igualdad, pero algunos son más iguales que otros. Los cuarentenados se preguntan si también Massa no debió quedar enjaulado por 14 días. Hasta el jueves seguía "zoomeando" desde su despacho de la cámara, a menos que esté usando esa función tan simpática que tiene "zoom" de que le podés poner un fondo virtual a tu imagen y aparecés, por ejemplo, en una playa. O que haya mudado su residencia al palacio, en donde hay espacio para las comodidades, incluso las conyugales, que debe honrar todo hombre de Estado.

El asunto agrió los debates: "Bali" Bucca, jefe del interbloque camaño-levagnista, es además médico y sugiere medidas de blindaje sanitario que nadie cumple en la cámara. Les costó a sus diputados encontrar un registro cierto de quiénes habían estado en el recinto. Se sabe qué diputados, pero no los empleados y fotógrafos que entran y salen.

Tampoco quién usa el spa que construyó Emilio Monzó en el bajo-recinto, un acomodado living con sillones, barra, muelles alfombras y luces bajas. Una especie de Pasos Perdidos secreto que habilita "un instante que hoy emerge aislado, /sin antes ni después, contra el olvido, /y que tiene el sabor de lo perdido, /de lo perdido y lo recuperado" (Borges, "El tango").

En la reunión del bloque Pro el debate entre presencialistas y virtualistas fue tan ácido que Cristian Ritondo debió mandar a votar. Ganaron los primeros por 45 a 8, pero no se resignó Fernando Iglesias a una cuarentena forzosa, por haber estado en aquella sesión. Corajudo, insiste en que deben sesionar de manera presencial en un estadio. ¿Cuál? Alguno de vóley, deporte que ejerció profesionalmente y en el cual ganaba más plata que como diputado. El cruce no mejoró sus relaciones con Ritondo, que obligó a votar, aunque quedaron mejores que las de Silvia Lospennato con Luis Juez.


Ignacio Zuleta

Visto 653 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…