Lunes, 30 Septiembre 2019 00:00

La quimera del “voto julepe”, Pichetto disruptivo y el minué de puercoespines en Mendoza - Por Ignacio Zuleta

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Es difícil que el voto, un acto muy racional, mude de un partido a otro, como creen en un sector del Gobierno.

 

Cambio de voto, la ilusión de los campañólogos del Gobierno

El único camino que le queda al oficialismo para que le mejore la suerte es convertirse en representante de los tercios dispersos del 11 de agosto -el que apoyó a Mauricio Macri, y el tercio del peronismo disidente que perdió las PASO con el cristinismo en las categorías inferiores a presidente-, y del décimo del voto "perdido" del trío minoritario – Lavagna, Gómez Centurión, Espert.

Puede sumar votantes en los dos millones que se agregarán en la asistencia a las urnas, los argentinos que viven afuera, o un resto del voto en blanco.

Se ilusionan, más que nada, con la hipótesis del “voto julepe”. Según esta creación de los campañólogos del gobierno, hubo un número de votantes que lo quiso asustar a Macri para disciplinarlo, y que ahora va a recapacitar. Una quimera, como confiar en las encuestas, que ahora se dan cuenta que fallaron porque basaron su pesquisa en resultados viejos de la Encuesta Permanente de Hogares, que en octubre del año pasado manifestaban referencias de las clases medias, que cambiaron seis meses después.

En el armado de la representación del oficialismo, el rol de Pichetto es clave. Su presencia en la fórmula evoca lo que significó aquella foto de Alternativa Federal como expresión del peronismo republicano.

La resistencia de Juan Schiaretti a formalizar algún apoyo a la fórmula F&F, es una señal de que ese sector puede mantener la disidencia interna en el segmento victorioso del 49%, que le dieron las PASO a F&F.

La insoportable racionalidad del voto

Estas percepciones estratégicas del Gobierno se basan en preconceptos que comparte con la oposición: que el voto fluctúa, que pueden modificarse grandes tendencias en poco tiempo, que un candidato se impone también en poco tiempo, que la decisión de la última semana se puede modificar con quemas de cajones-Herminio, o medidas de alivio del bolsillo.

El paquete de preconceptos choca con la realidad electoral de la Argentina, cuyas tendencias electorales son más bien permanentes, se movieron poco entre 2015 y 2019 y muestran la fragilidad estéril de las campañas y los debates.

La idea de que existe un voto que se lo puede cambiar con una campaña es propia de los sistemas de voto voluntario, como en EE.UU. Allí un candidato gana porque atrae a la participación a grupos de votantes que estaban fuera del sistema, y aleja a otros.

Pero en un país de voto obligatorio, y con cultura de alta participación, es difícil mover el voto de un partido al otro, cuando es una decisión basada en la percepción del futuro que ofrece el candidato, en tradiciones históricas, de familia, de clase, geográficas.

Con todo eso el votante construye su idea de futuro, en elecciones en las que tiene más ventaja el candidato y el partido que ofrece futuro. Tampoco está probada la hipótesis de que el voto sea una decisión sentimental, sensible, sensitiva– como diría el poeta Darío en “Yo soy aquel…”. Es decir, un acto irracional sujeto al viento de los avisos publicitarios. Por el contrario, es el acto más racional y sopesado del ciudadano. Lo primero que mira el votante, en punto a campañas, es el respeto del candidato por su decisión. Quiera juega arrastrarlo, pierde.

Cornejo, Macri, y el minué de puercoespines en Mendoza

Reperfilados que sean los números de la elección mendocina, en las primeras horas de hoy, el oficialismo nacional echó a rodar el más delicado juego de puercoespines en ese distrito, que le da un envión para las legislativas del 27 de octubre.

La provincialización extrema que le impusieron a estos comicios los triunfantes radicales de esa provincia, expresó dos tipos de decisiones: la personal de Alfredo Cornejo, de mantenerse lejos de lo que cree es un karma negativo en la figura de Macri; segundo, la estrategia de despegar el destino del candidato radical Rodolfo Suárez de cualquier contaminación amarilla.

En la noche del domingo, apenas telefonazos de saludo desde Olivos a los dos, y anuncio de que Macri estará el sábado próximo en esa provincia como una etapa del viaje de los sueños. Y un desembarco delicado este lunes de Rogelio Frigerio, que ya estuvo hace dos semanas, casi agazapado, dándole una mano a los radicales sin que se notase mucho, como tampoco la de algunos de sus funcionarios, que visitaron la provincia de manera casi clandestina.

El juego de puercoespines se entiende porque Cornejo, más allá de las inquinas con Macri, va junto a él como candidato a diputado nacional en octubre, y desde ahora, ya despegado en lo local, tiene que alcanzar alguna forma virtuosa de convivencia en el destino común.

En ese minué odioso que comparten quienes en el fondo se desprecian, son pocos los llamados a bailar. Uno es Martín Lousteau, que estuvo en las Barrancas de Belgrano y reapareció este domingo en Mendoza, uno de los pocos radicales de la Capital que se hizo ver en los cuarteles del cornejismo. Algún otro, como el diputado Jorge Enríquez, acompañó, pero con el argumento de que tenía un congreso en la misma fecha.

El trabajo sobre las plazas que hay que asegurar

Macri despejó la agenda entre sábado (Barrancas) y Junín (este lunes) para estar atento a algún llamado desde Mendoza, que exigiese algún movimiento. En el resto de la semana se reparten el mapa con Alberto Fernández, para ocuparse del voto en algunas plazas, que puede acentuar las diferencias a su favor.

Las elecciones del 27 de octubre son de una naturaleza distinta a las PASO. Toda primaria es una situación de rosca en la que gravitan de manera sustancial las afinidades electivas de los dirigentes. En las del 11 de agosto lo más notable fue la unidad del peronismo, proeza estratégica de la que depende el destino futuro de esa fuerza. También el oficialismo logró el acierto de mantener un porcentaje de votos que había tenido en 2015.

Eso establece la línea de largada para la elección de octubre, que ya no es una situación de rosca y los dirigentes ya no controlan el voto en estas elecciones, en las que el protagonista es el votante. Por eso los candidatos se ocupan de descremar los distritos: eligen las comarcas en donde hay que sostener lo que se tiene y aquellas en las que puede aumentarse lo logrado.

Es lo que harán este martes Macri y Fernández. Mauricio participa de la conferencia industrial de Córdoba, plaza fetiche para el candidato y su partido. Estará este martes y ya tiene fecha para el cierre nacional de la campaña en el mismo lugar, en donde ha hecho sus cierres siempre el radicalismo: el Patio Olmos.

Alberto, que estuvo en esa ciudad la semana anterior, prefirió no estar en la conferencia industrial y le deja la silla a Macri. El estará este martes en otro distrito en donde tiene que reasegurar la diferencia a su favor, San Juan. Allí Sergio Uñac ganó en junio la reelección a gobernador por 55,84 % contra 33,87% de Marcelo Orrego, de Cambiemos sin la marca Cambiemos – se anotó como Frente por Vos.

Alberto Fernández, la semana pasada en Mendoza con gobernadores del PJ en un acto de campaña y de apoyo a la candidata mendocina, Anabel Fernández Sagasti. ariano Arcioni gobernador de Chubut y Sergio Levy candidato a gobernador de Salta. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes

En las PASO Uñac mantuvo esos 55% en favor de los Fernández, y la oposición perdió 6 puntos para Macri (27,35%). El compromiso de Uñac es mantener esa diferencia en favor del peronismo, e impedir el crecimiento del macrismo, que ha marcado en el mapa a San Juan como uno de los distritos en los que necesita crecer. La agenda de Alberto es completa, une cortes de cintas con reuniones con empresarios. Busca lo mismo que Macri en Córdoba, mantener la diferencia en su favor que fue de 50% a 31%.

Pichetto, disruptivo de la línea "oficial", se ocupa de la campaña "olvidada"

Pichetto seguirá con la campaña propia, que entiende debe ser disruptiva frente a las rutinas que impone el mando de Marcos Peña - la campaña "pro los valores" que aferra el voto propio. El candidato a vice impone rutinas que cree olvidadas por sus socios de Juntos por el Cambio, por ejemplo ocuparse de mejorar la fiscalización, en distritos en donde las urnas no tuvieron la vigilancia adecuada.

Este lunes estará en Santiago del Estero, adonde la fórmula F&F sacó casi el 78% de los votos. Trasmitirá las decisiones de la mesa política del gobierno que se reúne los lunes: habrá dinero para trasladar fiscales, algo que faltó el 11 de agosto.

Reconocen que para esas manualidades se gastó este año la mitad de lo que se había usado en 2017. ¿Razones? Nadie da ningún argumento. La movilización nacional de los fiscales está a cargo de Guillermo Dietrich, ministro de Transporte, y que es el responsable de una red de voluntarios y de militantes, que tienen que asegurar vigilancia en todas las mesas del país.

Mueve a algunas estrellas del oficialismo, como al cineasta Juan José Campanella, que ha participado junto a él en alguna sesión de coaching de fiscales. También logró que la mesa de Olivos suelte unas monedas y mande a imprimir boletas en número equivalente a un padrón y medio.

Es la manera de asegurar que los fiscales tengan para reponer, cuando se las destruyen sus adversarios al entrar al cuarto oscuro. Parecen cosas elementales, pero se descuidaron, según el propio oficialismo.

La trama líquida: Patriotas vs. Legalistas

En tren de blindar su intención de hacer una campaña disruptiva, es que Pichetto apareció, sigilosamente, en Brasilia para verse el viernes con Bolsonaro, que venía de recibir en su hotel de Nueva York al ex alcalde Rudolf Giuliani, el socio de Sergio Massa en emprendimientos de seguridad por el continente, y que se había saludado, en la ONU, con Macri.

La política líquida en su extremo, porque Giuliani tomó posición en esa cita con el presidente brasileño, por una agenda bien distante de lo que representan por acá Alberto o Massa.

Dentro de esa condición líquida quedan incógnitas sin resolver. Trump dijo en la ONU que el futuro les pertenece a los patriotas y no a los globalistas. Él es el jefe de los patriotas, Bolsonaro es un patriota, los Fernández están en el padrón de los patriotas, pero Macri es el del club de los globalistas. ¿Dónde está la tasa de corte para marcar esa cancha, que parece líquida como la del waterpolo? ¿O mejor seguir hablando sin preguntar, porque en política lo que importa es lo que se hace y no lo que se dice?

Las tribulaciones con el principal socio de la Argentina

Dijo que Bolsonaro era un líder auténtico y sentenció: "Cuando hay una de estas personas de izquierda, los empresarios huyen". Para el extravagante brasileño, los Fernández son la izquierda, un estereotipo que será muy difícil de disolver.

Pichetto había estado con Bolsonaro en Buenos Aires, cuando Macri le ofreció un almuerzo en junio pasado. Fue una semana antes de que se anunciase que integraría la fórmula del oficialismo, pero en esa oportunidad Bolsonaro lo invitó a visitar su país. Pichetto se comunicó, por las suyas, con la embajada de Macri para organizar su visita a Bolsonaro. "Al presidente directamente se lo comuniqué", aclaró cuando se conoció el viaje.

Fue una manera de despegarlo a Macri de un gesto audaz, que puede tener algún costo en macristas que son críticos de la homofobia y el derechismo de historieta que encarna Bolsonaro. Pero Pichetto sostuvo la iniciativa, en la necesidad de dar una señal ideológica al voto de centro derecha que el oficialismo tiene que atraer en octubre, y también en la necesidad de reforzar la agenda conjunta de los dos países.

"El desarrollo de la Argentina está ligado al de Brasil, y a que se concrete el acuerdo Mercosur-Unión Europea”. En la charla, Bolsonaro le dijo que Macri presidente trae confiabilidad a la región. Para eso, la Argentina debe tener las mejores relaciones de país a país con Brasil.

Antes de verse con Bolsonaro, el jueves, Pichetto estuvo a solas con el general Augusto Heleno, jefe del gabinete de Seguridad y el hombre fuerte en Defensa y Seguridad. Es uno de los lanzallamas de Bolsonaro, porque fue comandante en la zona de la Amazonia, y fue uno de los críticos más duros de la política de Lula da Silva en esa región, que está hoy en el candelero.

Pichetto se dijo sorprendido del detalle con el cual Bolsonaro y este ministro conocen los vericuetos de la política argentina y trajo, en el informe que le rindió a Macri, en la previa al acto del sábado en Barrancas de Belgrano, la preocupación regional por Venezuela. Ese país comparte una extensa frontera con Brasil y sus vecinos, que tienen una novedad para atender: la reaparición de un sector de las FARC, que ha tenido antes el padrinazgo de La Habana y de Caracas.

Mueve la dama: Juliana por los votos en España

Juliana Awada desembarcó el lunes pasado en Madrid por 24 horas para acompañar el show que animaron esa noche un conjunto de cantantes argentinos, a dúo con españoles y que trascendió por un “saca la mano Antonio” que pudo haber entre cantantes.

La primera dama buscó acompañar a los argentinos que residen en Madrid, y que pueden votar en las elecciones del 27 de octubre. También existía la posibilidad de una foto con la reina Letizia, pero se agotó todo en una llamada por teléfono. Los reyes estaban ese día en Canarias, acompañando a las víctimas de los incendios en esas islas. Ese padrón puede llegar a aportar, en España, unos 20 mil votos. Los votantes debían inscribirse hasta el 30 de marzo, y habrían podido ser más si les hubieran extendido el plazo.

El oficialismo dice que la mayoría son votos para la fórmula Macri-Pichetto. El peronismo también se atribuye el control de esos sufragios, sobre la base de una red de Casas Argentinas, que montó el cristinismo en muchas ciudades españolas cuando era gobierno, y que responde a la fórmula opositora. Otro de los enigmas para la primera vuelta.


Ignacio Zuleta

Visto 283 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…