Martes, 01 Octubre 2019 00:00

¿El resultado de Mendoza servirá para que Macri dé vuelta la elección nacional? - Por Sergio Berensztein

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

La Argentina es un país lleno de matices que impiden hacer generalizaciones. Lo que ocurrió el domingo pone de manifiesto que estas características de heterogeneidad y pluralismo tienen sobre todo que ver con el proceso político electoral.

 

Con una participación cercana al 79%, el candidato elegido por el gobernador Cornejo, Rodolfo Suárez se impuso este domingo con el 50% de los votos por sobre su principal contendiente, Anabel Fernández Sagasti, quien obtuvo cerca del 35%. Será el décimo gobernador que tuvo la provincia de Mendoza desde el retorno de la democracia y el quinto radical. La aplastante diferencia del 15% en una elección a gobernador es la segunda desde la llegada de la democracia, el primer puesto sigue siendo para Rodolfo Gabrielli, del Partido Demócrata de Mendoza, quien en 1991 aventajó por 23 puntos al radical Víctor Fayad.

Además, Cambia Mendoza mejoró su performance respecto de las PASO en casi 7 puntos porcentuales, en tanto que Elegí Mendoza obtuvo 1,5 puntos menos. A nivel municipal, Cambia Mendoza triunfa, ampliando la ventaja de las PASO, en las intendencias de 11 de los 14 distritos en juego. En la Capital, llegó a sacar casi 39 puntos de diferencia e incluso revirtió los resultados en Malargüe, donde el Frente Elegí Mendoza había sacado el 70% de los votos. Por otro lado, el Frente Elegí estuvo lejos de sacar grandes ventajas en las comunas afines y sólo en tres distritos festejó: Maipú, con una diferencia de casi el 7%; Santa Rosa, de 3,5% y La Paz, por apenas 0,7%.

Argentina es un país diverso, plural, lleno de matices que impiden hacer generalizaciones tanto en términos económicos, políticos, sociales y culturales. Lo que ocurrió ayer en Mendoza pone efectivamente de manifiesto que estas características de heterogeneidad y pluralismo tienen sobre todo que ver con el proceso político electoral.

A pesar de que las tendencias macro pueden sugerir que, dado el predominio del peronismo en grandes distritos urbanos, como el Gran Buenos Aires o el Gran Rosario, en el NOA y en el NEA, y que tal vez de cara a las elecciones del 27 de octubre todavía el Frente de Todos cuente con una mayoría relativamente importante, de todas maneras, las idiosincrasias locales (como se notó en todo este proceso a lo largo del año) son muy significativas.

Las identidades provinciales importan, tal como lo vimos en el caso de Neuquén, en Río Negro, en Córdoba y probablemente veamos en la Ciudad de Buenos Aires. También, aspectos socioeconómicos y culturales que son relevantes y esto incluye la memoria sobre gobiernos recientes y las apreciaciones sobre la gestión. En Mendoza, gobernaron dos peronistas, Celso Jaque, del 2007 al 2011 y Francisco “Paco” Pérez, del 2011 al 2015, quienes tuvieron administraciones que no lograron satisfacer las demandas de la ciudadanía y, por el contrario, la gestión del actual gobernador Alfredo Cornejo es valorada con altos índices por los mendocinos, especialmente en cuestiones vitales como la seguridad y la infraestructura.

Al mismo tiempo, si bien es cierto que Mauricio Macri, como ocurre en otras partes del país, cuenta con un desgaste significativo en la provincia, Alfredo Cornejo siempre se posicionó como uno de los principales críticos de la gestión de Macri, y se diferenció en cuestiones como las tarifas o la necesidad de suspender la PASO, entre otras iniciativas que ponían de manifiesto matices respecto del gobierno nacional. Estos elementos puntuales podrían llegar a explicar los resultados de esta elección, confirmando, además, la ventaja del incumbente o de los oficialismos provinciales, que resultaron reelectos en el transcurso de este año en su gran mayoría, salvo en Tierra del Fuego y Santa Fe. Así como también el acierto por parte del gobernador Cornejo de desdoblar y de imponer la estrategia de provincializar la elección.

¿Implica esto que Macri puede volver a tener momentum y encarar el proceso electoral con otras perspectivas? Indudablemente, este triunfo le dará a la campaña de Juntos por el Cambio una energía positiva y alimentará las esperanzas que de alguna manera ya se expresaron en el acto del sábado pasado en CABA, en las Barrancas de Belgrano, la primera posta de la campaña del #Sí, se puede, que pretende recorrer 30 ciudades en 30 días.

Sin embargo, son dos cosas distintas, lo nacional tiene otra dinámica y no se puede generalizar lo ocurrido ayer a nivel nacional. En especial, tenemos que comprender que cuando se piensa la elección de Mendoza, el hecho de que se haya enfrentado un candidato moderado como lo es Rodolfo Suárez con otro más radicalizado y representando al kirchnerismo más duro, como lo es la derrotada Fernández Sagasti, con los prejuicios y la reputación que tiene La Cámpora, pudo haber hecho la diferencia. En cambio, en la vereda opuesta a la de Macri se encuentra Alberto Fernández, que ha logrado consolidar una imagen de sí mismo como moderado, a pesar de estar Cristina Fernández como su vicepresidenta, aunque su papel en la campaña ha sido bastante acotado.

Esta suerte de inyección de autoestima ¿alcanzará para dar vuelta los resultados obtenidos por Juntos por el Cambio a nivel nacional y lograr el ansiado ballotage? La campaña se pondrá a partir de ahora más interesante de lo que parecía.

Sergio Berensztein

Visto 241 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…