Martes, 29 Octubre 2019 00:00

Ni triunfazo de Alberto ni catástrofe de Macri - Por Ricardo Roa

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El resultado lo resumió mejor que nadie el humorista Dady Brieva: Me quedé con sabor a poco.

 

Ganaron Alberto y Cristina, perdió Macri​. Pareciera decirlo todo, pero no lo dice y según pase el tiempo y vayan las cosas, tendrá o no importancia lo que no dice, que es: Fernández ganó por menos de lo que se esperaba y Macri perdió por menos de lo que se esperaba.

Poco importa que haya sido por conveniencia o por convicción o por ambas cosas: lo importante es que Macri y Fernández han empezado a reunirse para ajustar lo que no se pudo ajustar desde que la reelección macrista empezó a ser espejismo y más real la vuelta peronista a la Rosada, kirchnerismo incluido.

Es importante no para la historia sino más bien para calmar al dólar y dar señales hacia afuera, y hacia los lugares de afuera que verdaderamente pesan, que hay sintonía y no ruidos entre el gobierno que entra y el que sale. Es un mensaje también para los acreedores. Los buenos acuerdos con los de afuera empiezan por casa, cosa que no ha sido corriente entre nosotros. Buenas ondas no es lo mismo que Macri pague el costo de decisiones que Fernández preferiría no tomar.

El límite es lo que Macri ha conseguido después de las PASO. Y algo para cuidar: que Macri termine su turno y entregue el gobierno como Dios manda. Cuesta recordar un gobierno no peronista que haya terminado su mandato sin tener que entregarlo antes al peronismo. Puede no parecer un símbolo tan importante como la recuperación de la democracia. Pero no es un dato cualquiera y Macri siempre le escapó a una posibilidad semejante.

El número de votos no le ha dado al peronismo la diferencia que, cuando no perdió, acostumbró a tener desde Alfonsín en adelante. No tendrá, como tuvo, al menos en Diputados, la escribanía que votaba todo sin chistar. Todo será mucho más equilibrado. Incluso Cambiemos será la primera minoría con 119 legisladores, 9 más que hoy. Los Fernández juntarán 108, sin contar aliados. Tendrán que negociar y, solo por eso, será algo nuevo.

En el Senado, las cosas apuntan mejor para el kirchnerismo: sumó tres bancas y tendrá entre 37 y 39 votos, según se cuenten aliados. Cambiemos no pasará de 29.

Falta el escrutinio definitivo pero los números no cambiarán ese cuadro. Y lo que muestran los números es que se alejaron bastante de lo que el nuevo gobierno esperaba y que no era repetir sino agrandar la diferencia conseguida en las PASO.

Lo dijo mejor que nadie el humorista Dady Brieva: “Me quedé con sabor a poco”. Poco fueron casi 8 puntos en lugar de los 20 que pronosticaban la mayoría de los encuestadores. Rouvier: 52,3 a 34,3; Federico González: 54,4 a 33,6; CIGP: 51,37 a 35,08: Proyección: 53,8 a 33,4. Hicieron fila para equivocarse.

Macri achicó las diferencias con la economía en estado de desastre. Sacó casi 2.400.000 votos más que en las PASO. Fernández, unos 270.000. Aún falta escrutar mesas ¿De dónde vinieron los votos de Macri? De varios lugares. Los casi 1.300.000 nuevos votantes y parte de los 300.000 que en las PASO votaron a partidos que no llegaron a esta ronda. También, de los 500.000 que en las PASO votaron en blanco y ahora eligieron. Y de Lavagna que perdió casi 500 mil votos y de los 400.000 que se les fueron a Espert y Gómez Centurión.

¿Y por qué gran parte de estos votos fueron a Macri? Hay una mezcla de explicaciones. Algunas: voto útil, miedo a Cristina, campaña final de Macri. Al fin, ni triunfazo de Fernández ni catástrofe de Macri. Un resultado equilibrado que le viene bien al país.


Ricardo Roa

Visto 242 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…