Jueves, 02 Enero 2020 00:00

El verano de Alberto Fernández: sin vacaciones, con ritmo vertiginoso y preparando nuevas medidas para “la etapa de gestión dura” - Por Martín Dinatale

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

El Presidente quiere mostrarse activo con su gabinete para avanzar con medidas de corto y largo plazo. Preparan las sesiones extraordinarias y solo habrá viajes por el interior del país

 

Alberto Fernández inició desde el primer minuto del año la etapa de construcción de su gestión real de gobierno, que en este verano estará marcada por un “ritmo más vertiginoso” en la toma de decisiones. No habrá vacaciones de los funcionarios y la agenda presidencial carecerá de viajes al exterior para dar lugar a una presencia del jefe de Estado en el interior del país.

El Presidente cree que desde el 10 de diciembre hasta ahora ya se lanzó la primera "etapa de emergencia”, que apuntó precisamente a atender la situación de los sectores más vulnerables, garantizar medidas de reactivación del consumo y congelamiento de precios y tarifas para la clase media y el control del mercado de divisas, entre otras cosas.

“A partir de ahora se vendrá la etapa de la gestión dura”, resumió ante Infobae un funcionario que tiene oficinas a pasos del despacho presidencial. Conceptualmente esta etapa que comienza implicará tomar medidas a corto y largo plazo, donde Alberto Fernández buscará mostrar el pleno ejercicio de poder en su control absoluto. Esto significa que el Gobierno evitará dar muestras de que las decisiones tienen una injerencia de Cristina Kirchner más allá de que el Presidente consulta y habla en forma permanente con la vicepresidenta, que ahora estará en Cuba para visitar a su hija Florencia por unas semanas.

Alberto Fernández les ordenó a todos sus ministros que se queden en Buenos Aires en enero y febrero. “Nada de vacaciones. Ni siquiera podemos mostrarnos en la costa los fines de semana de escapada. La situación del país de tanta gravedad no da para que estemos en malla en el mar”, graficó un ministro. Es el mensaje que recogieron todos los funcionarios de la Casa Rosada, que estarán atados a la agenda cambiante y vertiginosa que tiene el mandatario.

En la práctica esto implicará que el Presidente tenga una agenda activa y cambiante, por lo que los ministros deberán ir ajustando las suyas con el correr de los días. Habrá encuentros con personalidades como el que tuvo Alberto Fernández con Diego Maradona en la Casa Rosada, pero también convocatorias como el Consejo contra el Hambre.

También el Presidente les pidió a sus ministros “empezar a mostrar gestión”. Es que pasado el tiempo de acomodamiento de los funcionarios en cada Ministerio, con la designación de todos los equipos y las directrices básicas ya lanzadas ahora el Gobierno buscará exponer desde cada dependencia señales concretas de que se está gestionando para el corto y largo plazo.

¿Habrá viajes al exterior del Presidente?, preguntó Infobae a un funcionario de la Cancillería. “Nada por ahora. La prioridad del Presidente es estar en la Argentina que es donde más lo necesitan”, respondió tajante la fuente consultada. El canciller Felipe Solá era de la idea de que Alberto Fernández viaje al Foro Económico de Davos, que se realizará a fines de enero. Pero tanto el jefe de Gabinete Santiago Cafiero como el mismo ministro de Producción, Matías Kulfas, aconsejaron que no era necesario estar en Suiza. No hará falta que esté el Presidente en Davos ya que puede ir el ministro de Economía, Martín Guzmán, o el propio canciller Solá. Alberto Fernández suscribió esta idea y no tiene pensado viajar al exterior en lo inmediato.

En la agenda internacional aparece la visita de la comitiva del FMI a Buenos Aires para empezar a negociar con el nuevo gobierno la reestructuración de la deuda. Se prevé en este plano algún viaje de Guzmán a Washington en enero o febrero, pero no de Alberto Fernández.

Tampoco viajará el Presidente a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que deliberará desde el 8 de enero en México. Allí irá el canciller Solá. Tampoco está cerrado por ahora un viaje de Alberto Fernández a Estados Unidos o a Francia como se especuló en algún momento antes del 10 de diciembre.

El Presidente concentrará su agenda en Buenos Aires y cuanto mucho se trasladará a algunas ciudades del interior. En rigor, quiere empezar a inaugurar el ciclo del “gabinete federal”. Se trata de las reuniones en alguna provincia donde el jefe de Estado irá rotando con todo su gabinete para mantener un encuentro con algún gobernador y su equipo cada mes. La idea original era armar ese primer encuentro del gabinete federal en la localidad entrerriana de Concordia, pero luego se suspendió ese viaje hasta nuevo aviso. No se sabe aún dónde será la primera reunión del “gabinete federal”, pero será en lo inmediato.

El verano de Fernández estará marcado también por el llamado a sesiones extraordinarias, que se hará desde el 22 de enero. Así lo acordó el Presidente con Cristina Kirchner y con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. El Gobierno preparará en los próximos días el temario de sesiones en el Congreso con la agenda que busca imponer el Poder Ejecutivo.

Según el armado del temario de sesiones extraordinarias que elabora con reserva el jefe de Gabinete, la idea es incorporar allí el proyecto de ley de góndolas que contempla un procedimiento para que una marca no pueda ocupar más del 30% de la góndola. También se prevé la aprobación de una ley de creación del Consejo Económico y Social para que antes de marzo los gremios y empresarios ya puedan empezar a definir paritarias o el salario mínimo en ese ámbito. Y, a la vez, se prepara en el despacho del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, la ley para crear un Consejo de Seguridad y un programa de créditos para las pymes.

Por otra parte, el Presidente le pidió al ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, que avance cuanto antes en el cronograma de reparto a nivel nacional de la tarjeta alimentaria destinada a atender a dos millones de madres con hijos en situación vulnerable y un plan para desarrollar trabajo genuino a los jóvenes Ni-Ni (no estudian ni trabajan).

En tanto, la ministra de Justicia, Marcela Losardo, se encuentra abocada a elevar también al Congreso el ambicioso proyecto de ley de reforma judicial, que contempla sumar jueces en un fuero unificado con el objetivo de licuar el poder de los actuales magistrados de Comodoro Py, transparentar el sistema de sorteos y revisar la figura del “arrepentido” impulsada por el macrismo. Aunque en lo inmediato el Presidente no descarta avanzar por decreto con la implementación urgente del nuevo Código Procesal Penal y la puesta en marcha del “sistema acusatorio”, donde la instrucción de la causa pasará a manos de los fiscales.

Todo esto forma parte de la etapa de construcción de gestión plena del Gobierno. La muestra clara de que Fernández tomó el control del Estado a pleno y que el verano transcurrirá a un ritmo vertiginoso y acelerado donde las vacaciones de los funcionarios brillarán por su ausencia.

Martín Dinatale
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 342 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…