Miércoles, 08 Enero 2020 00:00

Kicillof entró con el pie izquierdo - Por Ricardo Roa

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Si algo demostró en su debut como gobernador es que la política no es su fuerte.

 

En su debut como gobernador de Buenos Aires, Kicillof​ ha demostrado por si hacía falta demostrarlo que la política no es su fuerte. Y lo ha demostrado pegándose un porrazo con la política.

Tuvo que meter la marcha atrás con dos artículos de su ley de emergencia: en uno pretendía superpoderes y en otro controlar la plata que la Nación les manda a los municipios. Cristina Kirchner y Alberto Fernández tuvieron después que sacarle las papas del fuego con la reforma impositiva que trató de aprobar poco menos que de prepo entre Navidad y Año Nuevo. Decir que entró con el pie izquierdo es decir poco.

Con la reforma impositiva patinó en el intento de apropiarse de parte del impuesto a los autos que cobran las intendencias y manejar a su gusto y conveniencia los topes al impuesto Inmobiliario. Es un tema que se va resolver en las próximas horas.

En una movida incomprensible, había llevado el proyecto al Senado donde no tiene mayoría y donde se lo bloquearon. Y enfurecido buscó revancha esa misma noche en Diputados, pero no alcanzó quórum: le dieron la espalda dos legisladores oficialistas. Tiene un problema con el pie izquierdo.

La Provincia recauda de dos grandes fuentes: los impuestos nacionales que entran en la coparticipación como IVA y Ganancias y los impuestos provinciales como Ingresos Brutos y el Inmobiliario. En el reparto de los dos están los municipios, según cuotas fijadas por ley y asociadas al tamaño de cada uno.

Los intendentes también tienen recursos propios como el ABL. Y eventualmente fondos que llegan de la Casa Rosada, que funcionan parecido a un sistema de premios y castigos. Una herramienta de alineamiento político que nadie usó tanto como Kirchner.

Kicillof carga con un pecado de origen: ningún intendente logró colar en su Gobierno. Armó un gabinete bicolor: él puso una parte, sobre todo al equipo económico, y Cristina​ puso el resto, especialmente en los ministerios de Gobierno, Justicia y Seguridad. Un dato: los intendentes peronistas tienen unos 13 diputados y 8 senadores. No son muchos, pero son claves a la hora de votar.

Kicillof tampoco está dándoles juego en el reparto de las empresas provinciales. El único premiado hasta ahora ha sido el jefe de Lomas, Insaurralde​, que colocó a su ladero Otermín como presidente de la Cámara de Diputados. Los intendentes tienen motivos de sobra para masticar bronca y esperan un guiño del gobernador y del cristinismo para repartirse las seis secretarías y prosecretarías legislativas. En una de ellas, la de Relaciones Institucionales, Cambiemos había designado a la venezolana Elisa Trotta, que de ahí saltó a embajadora de Guaidó en la Argentina y ahora de embajadora a ex embajadora.

La Legislatura bonaerense no es la legislatura de una provincia feudalizada como San Luis, alguna de las del norte o Santa Cruz. En Buenos Aires se acostumbra a repartir el poder. Por eso fue posible que con Vidal​ de gobernadora, el peronista Sarghini haya sido presidente de la Cámara de Diputados.

Y por eso el propio Fernández​ está negociando ahora una salida acordada. O la tabla de salvación de Kicillof. Pero tendrá que hacer algo más por Kicillof, que ya mismo debe afrontar una deuda de US$ 570 millones y otra de $ 50.000 millones con proveedores. Qué duda hay de que él y Cristina lo ayudarán. Experiencia nueva y dura para este peronismo: gobernar sin plata o con muy poca plata.

Ricardo Roa

Visto 866 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…