Martes, 17 Marzo 2020 00:00

Alberto Fernández en el centro de la escena política - Por Sergio Berensztein

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

En algún sentido, el presidente se puede reinventar en el contexto de esta crisis provocada por la pandemia de coronavirus. Puede salir mucho más afirmado en su status como un “piloto de tormentas”.

 

Con señales de unidad y de estar a cargo de la situación, Alberto Fernández buscó llevar tranquilidad a la ciudadanía acompañado por el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense Axel Kicillof. Luego de una prolongada reunión con expertos en salud y educación y ministros del área desarrollada en la tarde de ayer en la quinta de Olivos, anunció un conjunto de nuevas medidas preventivas para evitar la propagación y circulación del coronavirus.

Entre ellas se destacan la decisión de suspender las clases en todos sus niveles, a partir de hoy y hasta el 31 de marzo; el cierre por 15 días de todas las fronteras, aéreas, marítimas y terrestres, para el ingreso de extranjeros al país; instrumentar mecanismos para disminuir el tránsito en el área metropolitana, por concentrar la mayor cantidad de infectados; la prohibición de realizar espectáculos deportivos, musicales y que supongan aglomeración de personas como cines, teatros y shoppings y dar licencia a los ciudadanos mayores de 60 años por considerarlos como el grupo de mayor riesgo, para que permanezcan en sus hogares y eviten el contagio. Sin embargo, la letra chica de todos estos anuncios se conocerá recién hoy, una vez que se reúna el gabinete económico y social para evitar los efectos de esta pandemia.

Es muy probable que estos anuncios sean bien recibidos por la ciudadanía. En nuestra columna anterior adelantamos algunos resultados de la última encuesta que realizamos junto a D´Alessio- Irol en la que medimos también el impacto de las medidas destinadas al combate y la propagación del Covid-19. Vale la pena resaltar que, en general, los argentinos las avalan ampliamente. En efecto, para el 94% de los consultados, las dos medidas consideradas como más necesarias son la cuarentena de 14 días impuesta a aquellos que regresan al país y a los que estuvieron expuestos. Le siguen la suspensión de los recitales, los vuelos y actividades deportivas, con 86%, 84% y 81%, respectivamente.

En cuanto al cierre de cines y teatros, el 78% lo considera necesario y para el 74% lo es modificar los horarios de oficinas públicas y privadas para descomprimir el transporte público. Sin embargo, persisten algunas dudas respecto de una verdadera necesidad de suspender las clases en sus distintos niveles. Así, para el 57% hacerlo en las universidades es una medida necesaria; un 21% la considera necesaria, pero exagerada y un 19% le parece innecesaria. Respecto de suspender las clases en secundarios y primarios, para el 56% es necesaria; para el 19%, necesaria, pero exagerada y para alrededor del 20% es una medida innecesaria. (Datos correspondientes a la medición de marzo realizada en forma online a 700 mayores de 18 de años de todo el país).

El presidente Alberto Fernández hizo hincapié en que "si hacemos las cosas bien y respetamos las instrucciones, los riesgos se van a minimizar”. Lamentablemente, ante la pregunta de si cree que la población va a colaborar con los cuidados de la salud que se recomiendan, 8 de cada 10 consultados sugieren lo hará parcialmente con los cuidados necesarios, siendo una creencia más acentuada entre el nivel medio; 8% cree que lo hará totalmente y un 11% opina que lo ciudadanía no colaborará para nada.

El nuevo paquete de medidas adoptado se debe al reconocimiento de que se trata de "un problema dinámico”, donde se siguen “muy de cerca las experiencias que se están dando en el mundo y las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en el sentido de que se tomen medidas drásticas y se ataque en conjunto”, según expresara el presidente. Efectivamente, el gobierno revisó su estrategia luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declarase la emergencia nacional por el coronavirus y es muy probable que este sea el comienzo de un proceso bastante más riguroso (se esperan nuevas medidas durante el día de hoy).

A diferencia de su par estadounidense que delegó la gestión de la crisis del coronavirus en su vicepresidente, Mike Pence, es notable el protagonismo de Alberto Fernández como titular del poder ejecutivo, como el presidente que toma las riendas y trata de capitalizar la crisis consolidando su liderazgo. En algún sentido, el presidente se puede reinventar en el contexto de esta crisis provocada por la pandemia de coronavirus, puede salir mucho más afirmado en su status como un “piloto de tormentas”.

Esto no quiere decir que pueda eventualmente pilotear con similar suficiencia la cuestión económica, pero, indudablemente, es algo que puede permitirle mayor capacidad de maniobrar en un entorno sumamente complejo.

La crisis generada por el COVID 19 recién está comenzando. Será necesario monitorear el curso de los acontecimientos y evaluar cómo impacta en la imagen y legitimidad de esta administración. Dependerá en buena medida de los resultados y de la paciencia de los argentinos. En ese sentido, en el referido sondeo hay una información que genera inquietud: el 53% considera que los efectos de esta pandemia se revertirán en el corto plazo. Esta expectativa puede sin duda generar decepción si, cómo sugieren muchos especialistas, deberemos pasar el invierno para que la situación comience a mejorar. La oportunidad para reafirmar el liderazgo de Alberto Fernández sin duda existe. Pero se trata de un camino sinuoso, lleno de incertidumbre y con obstáculos difíciles de superar.


Sergio Berensztein

Visto 394 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…