Sergio Crivelli

Sergio Crivelli

Una guerra ardua para dejar atrás un pasado deplorable. Pero para ganarla no necesita alumbrar nuevas ideas movilizadoras, sino algo más difícil y concreto: derrotar la inflación, causa y efecto de la pobreza y el atraso de la Argentina populista.

 

El que hasta 2015 fue el partido hegemónico de la Argentina enfrenta un problema inédito: su máxima candidata, Cristina Fernández de Kirchner, no es peronista y le bloqueó el camino al poder. Le faltan votos para llegar al poder y para colmo atrae a figuras en decadencia como Hugo Moyano.

 

Maquiavelo aconsejaba hacer todo el mal junto y administrar el bien de a poco. Esa es la estrategia detrás de la devaluación y el tarifazo, que encomienda a la inflación la tarea de licuar el gasto.

 

La ministra de Seguridad explicó con toda claridad que el primer bien a proteger es la vida de los ciudadanos que no delinquen

 

Hugo Moyano quiso amedrentar al Ejecutivo con una profecía golpista. Otra demostración de la costumbre de la CGT de arremeter contra los gobiernos no peronistas.

 

Sigue cometiendo errores no forzados en momentos en que su imagen baja por el recorte del gasto. Lo único que lo ayuda es la fractura del peronismo y el desprestigio kirchnerista.

 

En sus dos primeros años de mandato el Presidente sorteó la amenaza populista haciendo populismo encubierto bajo el nombre de gradualismo. Ha resuelto no confrontar, dejar el reformismo para más tarde y seguir cobrando el impuesto inflacionario que es nocivo, pero genera menos pataleo.

 

En Europa Mauricio Macri aseguró que el país salió de un ciclo populista y entró en uno reformista sin crisis. Pero se prepara para negociar el ajuste con el peronismo menos beligerante.

 

 

Zaffaroni cultiva la propensión a escandalizar a sus objetores con declaraciones y a veces con fallos, pero en esta oportunidad les ha hecho un servicio, porque no es igual que exprese sus deseos de que Mauricio Macri se vaya en helicóptero una senil Hebe de Bonafini que lo haga alguien tenido por jurista famoso.

 

El ministro de Trabajo no sólo maltrató a una empleada, sino que la ubicó en un sindicato intervenido. Tomó al Estado como agencia de empleo con una actitud propia del gobierno anterior

 

 

74 años después los líderes de gremios poderosos son en buena parte empresarios, poseen patrimonios imposibles de justificar y cobran "peajes" en las actividades que controlan, hecho denunciado por investigaciones judiciales en curso.

 

El peronismo en sus distintas variantes acusa al gobierno de ajustador, a contramano de la realidad. Lo real es que el desborde del gasto sembró dudas sobre el crecimiento futuro

 

La unidad del PJ comenzó con una división entre kirchneristas y antikirchneristas.

 

Ahora los gremialistas también van a la cárcel. En el año del ajuste la CGT quedó en medio de un movimiento de pinzas entre Macri y las organizaciones que responden al papa Francisco.

 

El panorama no es sencillo, pero el gobierno tiene tres circunstancias a favor: que la oposición está liderada por el dúo Cristina-Kicillof, responsable de un verdadero desastre económico, y que con dos años hasta la próxima votación el aterrizaje podría no ser tan brusco.

 

Con gradualismo pudo el gobierno ganar las elecciones, pero al precio del deterioro de las variables macro. La inflación, el déficit y el atraso cambiario lo devolvieron a la realidad.

 

La sanción de la reforma previsional es el test político más exigente que se le presentó hasta ahora al gobierno y pudo superarlo.

 

Todos habían festejado y apoyado el reparto de fondos fiscales, pero cuando hubo que pagar el costo de sacarle la plata a la Anses. Macri descubrió que estaba solo. El precio de la mala praxis

 

El estruendoso fracaso de Cambiemos en la Cámara de Diputados abre por lo menos cuatro interrogantes: sobre la gobernabilidad, sobre la impericia de los principales operadores políticos (Peña, Frigerio y Monzó) y sobre la confiabilidad de las acuerdos con los gobernadores peronistas. También sobre la alianza con Elisa Carrió.

 

Los políticos nombran a los encargados de investigarlos, delinquen sin disimulo y pretenden que estos los protejan por tiempo indefinido. Pero cuando los encargados de controlar al poder político detectan que el balance de poder cambió, modifican su conducta. Resultó clave para el "destape" judicial el triunfo del macrismo.

 

El pacto con los gobernadores que incluye la polémica reforma previsional fue aprobado en el Senado. Las quejas y advertencias de un experto: Miguel Pichetto. El nuevo escenario del poder.

 

Muchos de los que acusaban al Gobierno nunca antes habían dicho una palabra sobre el proceso de deterioro del aparato militar que lleva más de tres décadas. Y los que señalaron el deterioro debido al desfinanciamiento, no explicaron su causa: que las Fuerzas Armadas no tienen función real.

 

Naufragó la reforma laboral. Avanzó la previsional y el pacto con los gobernadores sobre coparticipación y ajuste fiscal. La polémica que abre la desaparición del submarino San Juan

 

El Presidente ganó las elecciones y cree que por eso puede acelerar la aprobación de una serie de leyes fundamentales en 30 días, pero el Congreso no es una autopista, sino un barrial en donde conseguir un remolque tiene una tarifa todavía incierta.

 

Más allá de su efectividad para terminar con los desajustes de la macroeconomía, el entendimiento con gobernadores y sindicatos peronistas fortaleció el liderazgo del presidente.

 

Macri ganó dos elecciones con el lema "cambiemos", pero a la hora de traducirlo en hechos el cambio real es poco.

 

Este miércoles se reunirá en el Senado la Comisión de Justicia para analizar una reforma a la Ley de Ministerio Público con un significado político que excede largamente el legislativo.

 

Lanzó un programa de reformas que afecta a las corporaciones política, sindical y empresaria. Debe conseguir su aprobación en el Congreso, donde los poderes "de facto" esperan atrincherados.

 

Lo que la sociedad necesita para hacer el cambio de fondo es un líder con mandato popular que desenmascare a los falsarios y termine con el "relato".

 

Con el triunfo del domingo terminó la primera etapa del gobierno de Macri. La segunda será de cambios en la economía para terminar con el círculo vicioso de crisis periódicas de los últimos 70 años.

 

Macri está confiado luego del abultado triunfo del domingo. Pero el "círculo rojo" sigue una lógica que no sabe de cuestiones electorales.

 

Este resultado traza un nuevo mapa del poder con el presidente en el centro. Lo ubica en una posición privilegiada para competir por la reelección en 2019, lo que extiende el horizonte político con un efecto positivo para la economía.

 

La campaña cerró con más conmoción mediática que política. El cadáver de Maldonado apareció sin lesiones, el segundo de De Vido fue preso por corrupción y su jefe puede seguirlo el miércoles

 

El Presidente liquidó el mito criollo de que sólo los peronistas pueden gobernar. Venció a la corporación política que tenía el monopolio electoral, al mismo tiempo que hizo de los radicales dóciles aliados.

 

El triunfo del oficialismo en Corrientes está ligado en forma directa al aumento de la imagen positiva del Presidente.

 

Se aceleró en el Congreso la estrategia post 10 de diciembre de­ hacer un interbloque de diputados con legisladores que respondan­ a los gobernadores y a Massa. En el Senado, un bloque PJ sin CFK.

 

Los aviones, helicópteros, lanchas de lujo, bolsos con dólares, cajas de seguridad repletas de millones como la de Florencia Kirchner y las máquinas de contar billetes en La Rosadita constituyen imágenes imborrables que valen por mil denuncias.

 

A pedir de Macri: ventaja en las encuestas, índices económicos positivos, impulso a la obra pública, sindicalistas en la cárcel, Julio De Vido ante la Justicia, Cristina Kirchner en los medios.

 

El peronismo está en un callejón al que no encuentra salida. Tiene como mejor candidato a Cristina Kirchner que no sólo es una carta perdedora, sino también una rémora. Lo primero, la derrota, es algo que los peronistas nunca perdonaron, pero lo segundo puede resultar todavía más peligroso, porque los retrotrae a una época anterior a 1983 que muchos de ellos ya creían superada.

 

La obra pública y la construcción reanimaron la economía. Las cementeras amplían plantas por la reactivación. Mientras tanto con una actitud ortodoxa los "K" cuestionan el déficit fiscal.

 

Lo que muestran las encuestas es que el caso Maldonado no tuvo impacto en la elección y que la oposición no ganó terreno. Seguramente influyó que quisiera comparar a Macri con Videla.

 

Encuestas difundidas en los últimos días revelaron que el caso Maldonado ha tenido hasta ahora poco impacto electoral (por no decir casi nulo). Nada anormal. Ninguno de esta naturaleza lo tuvo, aunque muy pocos hayan gozado de la fuerte exposición mediática de la desaparición del artesano.

 

La intensificación de la violencia política está ligada a la decepcionante elección de Cristina Kirchner en Buenos Aires.

 

Cristina Fernández cambió de compañía y de discurso. Volvió a mostrarse con el aparato del PJ y en lugar del "ajuste salvaje" habla de Maldonado. Todos tras los votos de Massa y Randazzo.

 

Los cristinistas cambiaron de estrategia y pasaron a machacar con Santiago Maldonado. Cuando llegó el momento de debatir sobre economía se retiraron del recinto.

 

Los organismos de derechos humanos responsabilizaron al gobierno de Mauricio Macri del secuestro y la desaparición de Santiago Maldonado.

 

En la Casa Rosada creen que la reactivación se consolidará por lo que seguirán con el ajuste gradual. El envión electoral tuvo también consecuencias políticas: la ruptura con los sindicatos.

 

Después de 20 meses de gestión macrista las PASO demostraron como dato central la confianza en el gobierno. Un hecho elocuente es que Cambiemos mejoró su performance respecto de 2015 en todos los partidos del conurbano menos uno: Avellaneda. Por lo contrario, Cristina Fernández, que se presentaba como la líder política del conurbano retrocedió en todos, hasta en Avellaneda. Lo de Sergio Massa fue directamente una catástrofe: perdió más de medio millón de votos. Esos son hechos, no opiniones.

 

El gobierno, los mercados y un amplio sector social pasaron de la incertidumbre al optimismo. Si el resultado de las PASO se confirma en octubre Macri podrá aspirar a ocho años en el poder.

 

Las PASO registraron dos hechos nuevos: una onda expansiva de Cambiemos por todo el país y su consagración como "marca" política.

 

Página 1 de 3

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…