Domingo, 03 Enero 2021 10:55

Sin vacuna para el ladri progresismo - Por Ricardo Roa

Escrito por

Al fin la ciencia pudo con vacunas contra la peste. La política no puede contra la peste de la corrupción.

Si uno supone, como supone todo el mundo, que Cristina Kirchner está donde está para sacarse la mochila judicial de encima, lo que acaba de decir Amado Boudou sobre su vuelta a la cárcel confirma la sospecha.

Dijo: “Pensé que a un año con este gobierno en el poder no iba a ser así”. Traducido: con Alberto Fernández él no iba a continuar en prisión. Y más: “A partir de febrero van a ir contra Cristina”. Se entiende: siempre con este gobierno en el poder. Traducido 2: Fernández no está haciendo lo que había arreglado hacer con Cristina.

Boudou está condenado por corrupción. Se robó la imprenta Ciccone, la única privada que fabricaba billetes. Es como decir que se robó nada más ni nada menos que la máquina de hacer plata. Fue tan escandalosa la maniobra del vicepresidente de Cristina, que para taparla Cristina debió echar al jefe de los fiscales, un camporista de toda la vida, apartar al juez y al fiscal y estatizar finalmente la imprenta.

Está claro que Fernández no se lo banca a Boudou. Y tampoco la mayor parte del cristinismo. ¿Entonces por qué lo protegen? Hay, al menos, un par de razones. Una es que detrás de la operación Ciccone estuvo Néstor Kirchner. La otra es que Boudou llegó a vice del brazo de Cristina. En cuarentena, un juez lo sacó de la cárcel y lo mandó a la casa con el insólito argumento de que su mujer precisaba ayuda para cuidar sus dos hijos. Resulta que en la casa donde está, hay pileta, quincho, cinco dormitorios y hasta ascensor propio. ¿Tiene una casa así y no tiene plata para que ayuden a su mujer? ¿O estamos hablando del Boudou que todos conocemos, el que declaró como domicilio un médano en la Costa? Boudou es un ícono de la degradación política.

Con la peste hemos padecido y seguimos padeciendo otras cosas, como tener más voceros que entendidos en serio. Jorge Rachid, asesor de Kicillof, explicó lo que el Gobierno no explica: Pfizer, para vender acá la vacuna, quiere de garantía los glaciares. Pfizer vacuna en Chile: ¿le habrá pedido también su parte de los glaciares?

El problema no es que Rachid diga disparates, sino que los diga como funcionario del gobierno bonaerense. Es médico, pero mucho más conocido por su militancia política. Como secretario de Prensa y Difusión de Menem armó un grupo que él llamó Evangelizadores del Pensamiento Menemista. Se fue denunciando complots imperialistas. Nunca dejó de ser setentista y ahora hace mérito kirchnerista, aunque Fernández diga que descree de los méritos.

En marzo del 2010, viajó a Irán con su amigo Luis D’ Elía y el jefe de Quebracho Fernando Esteche. Entre otros jerarcas del régimen, visitaron a Moshen Rabbani, con pedido de captura de la Justicia argentina por la bomba contra la AMIA. En la colectividad judía miran otro dato: el científico estrella de Pfizer, Mikael Dolsten, estudió inmunología de vanguardia en el Instituto Weizmann de Israel.

Entramos en el 2021 y es bien difícil hacer las cosas peor que en el año que se fue. Habría que poner mucho empeño. Pero aquí nunca se sabe.

Ricardo Roa

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…