Domingo, 10 Enero 2021 13:26

Alberto Fernández y el canje que le faltaba - Por Ricardo Roa

Escrito por

Lo cerró con Máximo, al que pondrán a dedo en el PJ bonaerense. Un viaje de ida: de hacer política a hacer negocios.

Fernández al PJ nacional, Máximo al PJ bonaerense. El canje está abrochado. Falta otro, bien complicado: bajar la ley que les quitó a los intendentes la reelección indefinida de la que gozaron durante muchísimos años.

A los intendentes y también a los senadores, diputados, concejales y hasta consejeros escolares que no tienen chances de seguir. Un vagón de gente en puestos importantes, bien pagos y de poder. La salida pasa por encontrar algún juez amigo de los tantos jueces amigos que tiene el peronismo que beneficie con un amparo no sólo a intendentes peronistas sino a los de todos los colores. La lista incluye casi el GBA completo: los oficialistas Descalzo, Granados, Ishii, Insaurralde, Gray, Menéndez, Zamora, Nardini, Cascallares y Zabaleta y opositores como Posse, Macri, Grindetti y Valenzuela.

Necesitan alguien que reinterprete la ley de modo que se aplique a partir de este período y no desde el 2015/19, como está hoy. Así, todo el mundo tendrá al menos un mandato más, como Menem con la re-re. El problema es que en este punto la ley bonaerense es muy precisa. Hacerle decir lo que no dice sería un despropósito. Pero se sabe que acá un despropósito puede convertirse en lo contrario de un plumazo.

Intendentes de cartel peronista se oponen, aunque sólo uno lo hace bien claro: Gray, de Esteban Echeverría, que encabeza el partido en la provincia junto a Menéndez, de Merlo. Acordaron que cada uno gobernara un año: a Gray le tocaba asumir en diciembre y seguir hasta fin de año, cuando termina el mandato de la dupla. Pero la tensión de la interna lo impidió.

Pese a que recibió un llamado de Fernández para que abandone la resistencia, Gray modeló en las redes una especie de sutileza o que quiso ser una sutileza. En las redes la picardía suele imponerse sobre el mensaje. Difunde una campaña de forestación municipal y, pala en mano, arbolito, pila de tierra, regadera y carretilla, Gray se pone en pose de plantar y dice: “Yo me planto”, como si se estuviera plantando ante Máximo Kirchner.

Gray le dijo no a La Cámpora. Para que La Cámpora avance precisa ganar intendencias que son peronistas. Tanto la ley que frenó las interminables reelecciones como las PASO son ahora funcionales a ese proyecto. Detalle: la ley fue impulsada por Massa con el apoyo de la gobernadora Vidal. Massa lideraba entonces un grupo de intendentes que ya no le responden. No tiene casi construcción política propia salvo aferrarse a ministros como Meoni, al que acompaña en inauguraciones como si fuera el Presidente y no el jefe de Diputados.

Se le cierran caminos de la política y se le abren caminos de los negocios, como el desembarco de la dupla Vila-Manzano en Edenor. Manzano recorrió un camino parecido. Fue renovador con Cafiero, jefe de los diputados del peronismo y ministro de Menem: hizo célebre la frase robo para la corona cuando la corona era Menem. Terminó de lobbista de Kirchner, no para hacer política sino para hacer negocios. Es un clásico de la política que usa el poder sólo o más que nada para enriquecerse.

Ricardo Roa

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…