Miércoles, 20 Abril 2022 12:11

En medio de rumores, Juan Manzur levanta el perfil y Alberto Fernández lo usa como contrapeso de Wado de Pedro - Por Ignacio Ortelli

Escrito por

Está puliendo el DNU de Presupuesto, refuerza su presencia en los anuncios y su vínculo con gobernadores que le sirve a Fernández para contener el avance del ministro camporista. 

En el reordenamiento del Gobierno que traza Alberto Fernández para salir hacia adelante en la interna que atraviesa al Frente de Todos, Juan Manzur sabe que debe cumplir un rol diferente al que mostró en los 7 meses que lleva como jefe de Gabinete. 

Una tarea más parecida a la de aquellos primeros pasos en los que se resaltaba su “volumen político” y se aventuraba que tenía el visto bueno de Cristina Kirchner para jugar en 2023 que a la de este último tiempo, en el que pareció más abocado a Tucumán, lo que alimentó las especulaciones en torno a su vuelta a la gobernación y el desembarco de otros nombres en su lugar. Por eso, con el respaldo del Presidente, en las últimas horas decidió subir su perfil y avisó en la intimidad que no tiene previsto dejar el Gabinete.

“Yo sigo, sin dudas. Mientras el Presidente crea que puedo ser de utilidad, estoy a disposición”, dice a distintos interlocutores que le consultan por su permanencia en el cargo. “Este es mi Gobierno, quiero que le vaya bien y estoy para hacer mi aporte”, agrega.

Es que este último fin de semana las versiones estuvieron a la orden del día. El titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, volvió a sonar para incorporarse al Gabinete al frente de un superministerio para articular entre la política y la economía. Aunque el rumor apuntaba principalmente a Martín Guzmán, también repercutía en la figura del tucumano. Días atrás, como contó Clarín, funcionarios albertistas le habían sugerido la posibilidad al Presidente de formalizar la incorporación de Agustín Rossi, hoy un ministro sin cartera por su influencia en el mandatario, en la Jefatura de Gabinete.

En el Ejecutivo hay quienes nunca terminaron de asimilar la salida de un incondicional fernandista como Santiago Cafiero, lo que se sumó a que Manzur nunca ocultó su juego propio acorde a un gobernador con pretensiones presidenciables.

Como contó Clarín, en esos primeros días Fernández se mostró molesto por el alto perfil de Manzur y desactivó las reuniones de Gabinete. Ahora, en cambio, le encomendó volver a convocar periódicamente a los ministros.

“En las próximas semanas se reactivan. Alberto le pidió que reúna al Gabinete”, anticipan en Balcarce 50, desestimando cualquier posibilidad de que el tucumano deje su lugar. Al mismo tiempo, por estas horas Manzur pule los últimos detalles de un DNU que firmará el Presidente para suplir la falta de ley de Presupuesto 2022. “Queremos sacarlo antes de mayo”, precisan en su entorno.

Otro pedido que Manzur recibió desde Presidencia tiene que ver con la comunicación. Al igual que Guzmán, quien recibió reproches públicos por no defender la gestión económica lidera, al jefe de Gabinete se le viene pidiendo mayor presencia en los medios. “Tenés que aparecer más. Es importante para Alberto y para el Gobierno”, le dijo un importante funcionario con despacho en Casa Rosada.

Es curioso: como gobernador, el tucumano tenía una agenda intensa de contacto con periodistas, mientras que desde que se sumó al Gobierno nacional, si bien no perdió nunca el vínculo, se vio obligado a reducir sus movimientos.

Ahora la idea es que se suba a los anuncios de los ministerios que no sean del Presidente. En los últimos días, trabajó con Matías Lammens en los detalles del lanzamiento que se hará en las próximas semanas del Previaje 3.

Otro punto importante que mantiene a Manzur con acciones en el Gobierno es su vínculo con los gobernadores. Mantiene una relación aceitada incluso con las provincias gobernadas por el radicalismo, algo que excede a las posibilidades del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.

El avance del camporista, convocando a una gira a Israel a ocho gobernadores, no pasó desapercibida en Casa Rosada. El dirigente de extrema confianza de Cristina es impulsado por un sector para competir en una PASO presidencial en el Frente de Todos y ensaya movimientos para seducir al peronismo no kirchnerista. En ese contexto, para Alberto Fernández, la presencia de Manzur oficia de dique de contención.

Ignacio Ortelli

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…