Lunes, 16 Mayo 2016 05:57

Ingresos en baja: en 8 meses el salario real perdió 10 puntos - Por Ismael Bermúdez

Escrito por

Salarios y jubilaciones detrás de los precios. La caída del consumo, del 4,8% en el primer trimestre, se explica por la pérdida de la capacidad adquisitiva de los trabajadores.

La baja del consumo es claramente un efecto directo del descenso del poder de compra de los salarios y de los que trabajan por cuenta propia, de las jubilaciones y de las prestaciones sociales. Según cifras oficiales del Banco Central, entre enero y marzo, la caída del consumo en los supermercados fue del 4,8% y en los centros de compras alcanzó al 6,4%, mientras que las ventas minoristas disminuyeron el 2,4%.

Los ingresos de la mayoría de la población se fueron ajustando muy por debajo de la inflación. Para el caso de los asalariados, en promedio, para el período que va de agosto a marzo (últimos 8 meses, del que se disponen de cifras oficiales) hay una pérdida del poder de compra salarial de casi 10 puntos.


Los más perjudicados fueron los trabajadores de la industria y la construcción, que tuvieron subas salariales mínimas. Esos sectores atravesaron ese período crítico inflacionario -de entre 25 y 27%-con ajustes de tan sólo el 8,1%, de acuerdo a las cifras del Ministerio de Trabajo. Es una pérdida salarial de 15 puntos.


Días pasados la construcción renovó el convenio con un alza semestral, hasta setiembre, del 22%. Metalúrgicos acordó un aumento en 3 cuotas más dos sumas fijas que sumados alcanza al 35%.


En abril y mayo la inflación sumaría un 10%, como piso, en tanto el  BCRA mantuvo la tasa Lebac en el 37,5% porque "continúa esperando un descenso de la inflación subyacente en abril con respecto a marzo, pero recientes subas en el precio de algunos bienes sugieren cautela”.


Según Trabajo, en promedio, los salarios en blanco de los 6.240.000 trabajadores del sector privado sumaron en febrero los $ 16.783, pero la mitad de esos trabajadores gana menos de $ 13.000 mensuales y los de la construcción, por debajo de los $ 9.000 mensuales. Para FIEL, en tanto, la canasta familiar de pobreza a abril fue de $ 10.580.


Los jubilados, pensiones y AUH también perdieron poder de compra porque tuvieron un ajuste semestral del 15,35% en marzo y, previamente, en diciembre $ 400 por única vez para los beneficiarios de AUH y jubilados y pensionados con haberes mínimos En abril hubo alguna recuperación salarial porque se firmaron más convenios. También es cierto que el mes pasado la canasta de pobreza subió 7,8% (según FIEL) y la inflación promedio porteña fue del 6,5%, acumulando una inflación interanual del 40,5%.


Ahora se estima que la inflación acumulada a mayo podría oscilar entre el 41 y 42%, por los nuevos aumentos en el mes, como en combustibles, cigarrillos, precios cuidados, teléfono y otros servicios. En junio suben 15% las prepagas (en julio suben otro 5%).


En tanto, los últimos convenios se firmaron con alzas de entre el 30 y 35%, en 2 o 3 cuotas, consolidando o una pérdida salarial de hasta 12 puntos.


A su vez, nuevamente la ayuda de $ 500 que cobrarán este mes, también por única vez, los jubilados y sectores de menores recursos, quedarán absorbidos por la inflación de abril y la de mayo. 


Los trabajadores por cuenta propia también resultaron perjudicados porque sus ingresos dependen de la actividad económica, que registró un retroceso que se estima del orden del 2%. Ahora, un sector de los monotributistas tendrá una mejora por la extensión de la AUH.


Hubo un marcado deterioro del poder de compra de asalariados, jubilados, cuentapropistas y beneficiarios de prestaciones sociales. Y que mientras los precios fueron variando mes a mes, los salarios y las jubilaciones se ajustaron mucho menos, provocando una pérdida de ingresos que no se recuperó con las subas salariales posteriores, siempre inferiores al aumento de precios. 


Ismael Bermúdez

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…