Jorge Raventos

Tras once meses de gestión de la presidencia  de Mauricio Macri en  el país se va configurando una plataforma de gobernabilidad compartida, tejida con acuerdos y conflictos explícitos y también con conflictos y acuerdos tácitos: leyes aprobadas de conjunto (ahora, nada menos que el presupuesto), negociaciones, tironeos, leyes aprobadas y vetadas, paros gremiales votados pero no ejecutados…

 

Con el respaldo activo de la CGT unificada y el apoyo de la Iglesia, los movimientos sociales marcharon el viernes para dar respaldo al proyecto de ley de emergencia social que ya cuenta con la media sanción del Senado.

 

La muerte de Fidel  Castro le da una tonalidad crepuscular a las noticias del  fin de semana. Castro  hace años que había dejado su papel dominante, inclusive en el reducido escenario cubano; se mantenía como el sobreviviente de  una era  de la que quedan pocos vestigios: sus principales compañeros de revolución fueron menos longevos, se los llevaron las enfermedades, las balas o, en muchos casos, el “fuego amigo”; la Unión Soviética que sostuvo  económicamente su gobierno, implosionó hace décadas; la Venezuela chavista que lo subsidió con petróleo perdió primero a Chávez  y enseguida su prodigalidad y sus recursos.  Sus discípulos de la Isla  temen que la elección de Donald Trump  interrumpa  la reconciliación con  el imperio norteamericano.

 

El Presidente ha llamado “impostor” a uno de los líderes de lo que sus propios funcionarios han designado como “la oposición racional”.  El jefe de gabinete, Marcos Peña designó al mismo dirigente (Sergio Massa) como “el político menos confiable”. La Casa de Gobierno luce alterada.

 

La demora en elaborar un proyecto propio para cumplir con el compromiso preelectoral  de que los trabajadores no pagaran el impuesto a las ganancias y, finalmente, la inclusión del tema en  sesiones extraordinarias sin  negociaciones para aprobarlo constituyeron, para muchos analistas, una  lamentable cadena de errores del Poder Ejecutivo.

 

La negociación de la deuda del Estado con Correo Argentino S.A. en el marco del concurso preventivo de esta empresa privada, se ha convertido en un sorpresivo flanco  vulnerable para el gobierno. 

 

Página 5 de 5

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…