Walter Schmidt

El éxito o fracaso de la gestión del ministro de Economía impacta en Juntos por el Cambio. La lógica de los escraches que promovió el kirchnerismo y ahora se vuelven en contra. 

La vice busca la supervivencia política. Junto a la CGT y los gobernadores peronistas los une el espanto al 2023. También se unen los piqueteros.

La vice demostró que es ella, y no La Cámpora la que decide y manda. Pero también la que comete el error de empujar a Martín Guzmán y causar mayor recesión. 

Hizo varios ofrecimientos a economistas, pero ninguno aceptó. Su área de influencia se achica. Al final, Cristina le designó a Batakis.

La pelea que lanzó Cristina es por la caja, no por la falta de empleo. Por eso se oculta que unas 5 millones de personas tienen un empleo indigno o son desempleados. 

La pelea que lanzó Cristina es por la caja, no por la falta de empleo. Por eso se oculta que unas 5 millones de personas tienen un empleo indigno o son desempleados. 

La mesa chica del Presidente cada vez tiene menos miembros. Mientras su vice, habla con todos y arma la estrategia bonaerense.

Desinterés e impericia es lo que demostraron los gobiernos de Cristina, Macri y Fernández para erradicar los planes a cambio de empleo. Cómo lucra la izquierda. 

El tigrense propuso a Ignacio de Mendiguren. Cuál fue su advertencia a Alberto. Cristina se queja por los dólares para los caños del gasoducto, pero no para los barcos de gas. 

Cristina Kirchner y Mauricio Macri buscan decidir el rumbo de sus coaliciones. El escenario complejo que delinean el PRO y la UCR. 

Ambos buscan capitalizar el hartazgo social y se muestran ajenos a la clase política. Pero su suerte está atada a la profundización de la crisis económica. 

Todos saben que el problema del gobierno es político, no económico, más allá del acting de la vice. El escenario que ve el candidato radical. 

Cristina Kirchner avanza hacia la disgregación del peronismo sin que nadie se inmute. El avance de la ruptura, vía Unidad Ciudadana. Y una rara similitud. 

Intentarán encolumnar a toda la UCR detrás de un candidato y, si es competitivo, que nadie juegue por afuera con el PRO. Qué pasará con los planes de Larreta y Bullrich. 

La vicepresidenta alimenta al líder de derecha, al que ideológicamente debería enfrentar. El puente entre el cristinismo y los libertarios. Y el dilema opositor. 

De cara al 2023, Cristina y Máximo Kirchner podrían ser los artífices de un duro desenlace que dejaría mal parado al Presidente. La alternativa opositora. 

El albertismo se niega a negociar luego que el cristinismo confirmará que no dejará el Gobierno. El proyecto que retomarían los K, que no concretaron en 2019. 

En un gesto de sinceramiento, Máximo Kirchner y Cristina admitieron su desprecio por los habitantes de la Ciudad. Los intentos de acercamiento debajo de Alberto y Cristina. 

Es un hecho inédito que una vicepresidenta no le contesté los llamados al Presidente. Pero más aún, que se informe de ello en una conferencia de prensa. 

Con su posición contra el acuerdo, la vice blanqueó su alejamiento del Presidente. El Frente de Todos se ha roto. En la oposición, se calmaron por ahora las discrepancias. 

Los diputados de La Cámpora y los que responden a Cristina Kirchner no hablaron y esquivaron la discusión. Juntos por el Cambio se adjudicó evitar el default. 

El Presidente dejó en claro ante el Congreso que no hará reformas y pateará los problemas estructurales. En Juntos por el Cambio, preocupados por el 2023. 

La guerra en Ucrania y el acuerdo con el FMI reflejan las posiciones encontradas del Presidente y su vicepresidente, un cargo que sigue creando crisis políticas. 

Corrientes es un ejemplo del destrato político y económico del mandatario y su vice, hacia los opositores.

Busca refugiarse en la provincia de Buenos Aires. En alianza con los intendentes, La Cámpora no descarta desdoblar la elección. 

La vicepresidenta conserva el manejo del Senado, pero no de Diputados. Reunión clave de la cúpula de Juntos por el Cambio.

Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, los radicales y la Coalición Cívica, prefieren ser cautelosos. Un sector interpreta que Cristina Kirchner busca contener a los propios. 

La ausencia de una posición de la vicepresidenta sobre el entendimiento mantiene callados a ministros como Eduardo Wado de Pedro, o al jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, entre otros. 

Toda la acción gubernamental, y por ende del Jefe de Gabinete, parece estar supeditada a un acuerdo con el FMI. 

Posicionó a su fuerza como la tercera en la Ciudad, en base a una combinación de propuesta económica atractiva y un discurso disruptivo con agravios, ante una sociedad enojada. 

Desde el inicio el Gobierno sabía que debía negociar con el Fondo, pero no comprendió que el verdadero jugador es Estados Unidos. El impacto en la oposición. 

Sin clima festivo, la crisis se refleja en la calle. Mientras, el Gobierno apuesta a la reelección y Cristina Kirchner busca candidato. La oposición, en trance. 

En el acto, quedó en evidencia la lejanía entre los máximos referentes del Frente de Todos y la gente. Hay quienes admiten que no hay nada para festejar. 

Su carta repitió conceptos y dio pocas definiciones, en un intento porque se hable más de la misiva que de los jueces que la beneficiaron en la causa Hotesur y Los Sauces.

Es en la Cámara de Diputados. Ella quiere que el bloque del PRO refleje el discurso de los halcones. El jefe de gobierno porteño busca bloquear ese avance. 

En Casa Rosada dan por perdida la elección, pero intentan mirar hacia adelante y afirman que Cristina Kirchner no va a tirar de la cuerda. Señales que alarman en el arco peronista.

El cristinismo replica el error de Néstor Kirchner e ideologiza una relación que necesita más que nunca. Los peronistas olfatean debilidad.

A tres semanas de la elección, crece la disputa dentro del oficialismo. Hay diferencias por la estrategia electoral y se adelanta la discusión del escenario del 15 de noviembre.

En el oficialismo hay posiciones encontradas sobre el resultado de las elecciones. Después del 14 de noviembre, nada será sencillo en el Gobierno. La estrategia opositora.

En el oficialismo nadie cree que se pueda revertir la elección. Pero lo que está en juego es cómo queda conformado el gobierno después del 14 de noviembre.

Una vez más el kirchnerismo se escuda en los planes y apuesta todo a las dádivas para atraer votos. Pero no resuelve el problema de fondo.

El regreso de Aníbal Fernández le aporta al Presidente en la interna pero le resta posibilidad de sumar votos del centro. La renuncia que sí acepto Alberto F.

Unos exigen un cambio de gabinete ya. Los otros, culpan a la Nación por sus derrotas en las PASO y ponen condiciones hasta el 14 de noviembre.

El resultado del domingo comenzará a delinear sus objetivos políticos. Uno, el perfil de su gobierno; el otro, si se asegurará una silla de candidato en 2023.

La caída de la figura presidencial y los errores inquietan a los socios del FdT. Si bien creen que habrá un triunfo ajustado en las elecciones, hay desilusión y no llegan a los jóvenes.

Ambos hicieron campaña esta semana. A ella le preocupa la mala gestión de su propio Gobierno. A él, que Rodríguez Larreta sea el gran ganador de las elecciones.

El escándalo por el incumplimiento de la cuarentena en Olivos alteró la campaña. Hasta pulverizó el discurso de Cristina. Aumenta la incertidumbre económica.

Mientras la mayoría de la sociedad desconfía tanto del oficialismo como de la oposición, las agrupaciones sociales se pelean con el sindicalismo por la caja.

El jefe de gobierno porteño deja en claro qué se juega en las PASO. Sus incursiones en la provincia y el rol de María Eugenia Vidal.

La agenda del inicio de la campaña está muy lejos de las prioridades de la sociedad. Nadie sabe en qué derivará el cocktail pandemia, más crisis económica, más grieta.

Página 1 de 3

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…